Diestros en la derecha

Una frase que en política sería mas que fascista “los diestros a la derecha” en el Handball fue mucho tiempo mal vista también. En general cuando un diestro ocupa un puesto del lado derecho del ataque se considera que es por falta de zurdos.

Sin embargo en este breve pero profundo análisis me propongo pensar que en  ciertas circunstancias es útil tener un diestro, sobre todo en el lateral derecho. En el extremo se sobre entiende que por una cuestión de ángulo de lanzamiento es mas que preferible un zurdo. Como decía en el lateral muchas veces un derecho puede otorgar mayor capacidad de penetración e incluso juego con el extremo.

Partiendo de la base de que el diestro “tiene la cancha al revés” aclaro que entre un zurdo de primer nivel y un diestro por supuesto que en el lateral derecho debería jugar el zurdo. Pero estamos hablando de alternativas y también de no vivir la presencia en la primera línea de tres diestros como un déficit si no como una oportunidad.

A nivel internacional el primer equipo que comenzó a jugar con un diestro en la primera línea por opción, es decir prefiriendo esto fue Rusia, cuando Pogorelov ocupaba esa posición. Ya sea para transformar, para brindar juego hacia el extremo con un mas que efectivo Denis Krivochlykov o para buscar un lanzamiento en apoyo.   En la actualidad es bien conocido el caso de Jerome Fernandez, en el gran equipo francés ganador de absolutamente todo. Jerome devino en lateral derecho una vez reitrado del equipo nacional Joel Abati, el último de los zurdos legendarios, tras Cazal o Stoecklin, pero de mucho menor nivel que los talentosos mencionados. Onestá ante la ausencia de Abati y la juventud de Barachet corrió a Jerome a la derecha, logrando excelentes resultados.

Por supuesto que el jugador debe ser conciente de que no tiene las mismas posibilidades de uno que de otro lado, su nivel de participación descenderá, pasando a tener un juego mas discreto en lo visual pero muy efectivo para el equipo. En la derecha el diestro deberá aprovechar el espacio entre 1 y 2 para buscar la penetración o asistir al extremo, ya que es ese su punto fuerte. Y dejar la salida hacia adentro para circunstancias mas que especiales. Tanto es así que Valero Rivera ha declarado en mas de una oportunidad que a los diestros en la derecha se los debe marcar cambiando el perfil, o sea impidiéndoles la salida hacia afuera. A nivel local Daniel Betti siempre fue un acérrimo defensor de esta idea.
Hablando del medio local un jugador que siempre tuvo muchísimo oficio para ocupar esa posición fue Juan Dalesio, de SAG Lomas. “Juani” siempre hizo un juego muy inteligente, sabía que no era el encargado de lanzar desde 9 metros o de llevarse los aplausos, pero culminaba todos los partidos con muchas asistencias al extremo, lastimando entre 1y 2 (todo un especialista) y transformando para generar volumen de juego.

Entonces concluyo con que la presencia de un diestro debe ser vista como una oportunidad de variar el juego y aprovechar las cosas que puede brindar justamente un diestro en esa posición. También aclarando una vez, por supuesto, que si en el lateral derecho está Laszlo Nagy, Kim Andersson o Federico Vieyra lo más lógico, obvio y natural es que el zurdo sea el protagonista, digo simplemente que el diestro puede aportar cosas interesantes. La frase de Cachito Vigil para concluir, “pensar en esto tengo, y no esto me falta“.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation