Mas que un club

El FC Barcelona dio el gran golpe en la capital española. Es sabido que la rivalidad entre españoles de Madrid y Catalanes trasciende lo deportivo, por eso generalmente en esto clásicos hay mucho mas en juego que una victoria o el liderato de la tabla de posiciones.

Ambos equipos llegaban invictos y en excelente forma, Vistalegre era una caldera con un nuevo record de espectadores 12.743 almas para ver y disfrutar del mejor Balonmano mundial, y el que crea que la pasión está sólo en las tribunas futboleras se equivoca. El público cantó y alentó los 60 minutos por su amado Atlético, lo que hace aún mas meritoria la victoria del Barca.

En un principio hubo varios errores y pérdidas, quizás producto del ambiente y de todo lo que había en juego. El Barcelona muy firme en defensa con su 6-0 agresivo con Jernemyr y Oneto en zona central, ni Markussen ni Lazarov aparecían para vulnerar a los culés. Por el lado del Atlético el 5-1 interrumpía momentaneamente a Rutenka y Nagy y no les permitíta llegar cómodos a posición de lanzamiento.

El duelo de arqueros comenzaba temprano y tanto Stebik como Saric fueron de los puntos más altos del encuentro. El arquero del Barca y su defensa compacta dejaron al conjunto mas goleador de la ASOBAL con sólo 4 conquistas en 20 minutos, donde mandaba el Barca por 4-8.

 

Laszlo Nagy fue sin duda la gran figura de la tarde, autor de 8 goles (incluídos los dos últimos) fue la llave para abrir la defensa de los capitalinos, lanzando y penetrando, también asistiendo a la segunda línea, el capitán del Barcelona redondeó uno de sus mejores partidos con la camiseta azulgrana y se erigió como figura y héroe en Vistalegre.

El partido fue muy intenso, con mucho ida y vuelta y apasionante hasta el final. La primera mitad concluyó con un 10-11 que animaba a los de Talant a salir con todo el segundo tiempo ya que se habían sobrepuesto a inferioridad numérica y en el marcador de hasta 5 goles. Sin embargo el Barcelona mandaba en el encuentro, con un Nagy sensacional y el aporte de Noddesbo cuando ingresó seguía mandando en el tanteador.

Como todo clásico que se precie tuvo sus incidencias, el Barcelona perdió tontamente una pelota en un intento de salida rápida y cuando Guardiola estaba franco para el gol Rutenka lo cruzó sin miramientos, sin utilizar los brazos es cierto pero sin ninguna intención de jugar la pelota y en un contra ataque. Penal para el Atlético, roja para Rutenka y superioridad para los madrileños. Lazarov impactó la pelota de lleno en el rostro de Saric, lo que le valió otra roja por lo cual se emparejó rápido la cuestión. Luego de esta acción y liderados por la solidez y eficacia de Nagy el Barcelona tomó una ventaja que parecía definitiva 20-23, sin embargo el Atlético resucitó y con un Cañellas genial mas las corridas de Abaló logró meter un parcial de 3-0 para empatar las acciones.

Con 1 minuto por jugar fue un festival de Nagy, mandando a callar a mas de 12 mil personas con un soberbio lanzamiento externo que le daba la mínia ventaja a los blaugranas. Con una gran defensa el Barcelona recuperó la pelota y fue a atacar con 20 segundos, como dicen los libros jugó hasta el final y con el tiempo cumplido el húngaro decoró el resultado con un tiro libre directo.

Sin duda un partido hermoso que los amantes del Handball hemos disfrutado y vivido con intensidad.

No comments yet.

Join the Conversation