Monopoly

Esta semana fue tratado en la Federación Metropolitana la siguiente resolución que indica que los clubes afiliados a la Fe.Me.Bal no pueden participar con ninguno de sus equipo en otras ligas. Esta medida me parece no sólo injusta si no contradictoria y que incluso impide el crecimiento y el desarrollo del Handball no sólo en nuestra provincia si no también en el país.

Muchos clubes, como Velez por ejemplo, tienen algunos equipos “promocionales” participando de ligas como Fe.De.Ba con el objetivo de dar rodaje a sus jugadores y reducir costos. No escapa a nadie que jugar en federación es caro, no sólo en concepto de inscripición si no también de traslados. La gran ventaja de las ligas como Fe.De.Ba, Asbal o Liga del Oeste es que son regionales, entonces los traslados son cortos y posibles. Estas ligas denominadas “promocionales” cumplen una función más que importante: PERMITEN LA PARTICIPACIÓN DE MUCHOS JUGADORES Y JUGADORAS QUE POR DIVERSOS MOTIVOS NO PUEDEN HACERLO EN FEMEBAL. Albergando mucha cantidad de participantes y en crecimiento este tipo de competencias ahora sufren el acoso de la Fe.Me.Bal quitándole varios de sus equipos.

La cuestión es muy sencilla, supongamos que afortunadamente un equipo tiene 32 cadetes varones, 14 particpan en Federación ¿y los otros? ¿Está el club obligado a inscribir un equipo “B”? ¿Por qué no puede participar de estas ligas abaratando costos y dándole competencia a TODOS sus jugadores que es uno de los objetivos que un club debe tener (que los chicos jueguen). Me parece una locura absoluta querer monopolizar absolutamente todos los equipos, ya jugar en Federación es caro, pero se sabe que a la vez es la única manera de tener crecimiento y competitividad. Entonces no comprendo por qué la Femebal en lugar de segregar a estas ligas no las cobija, las apaña y las ayuda.

El objetivo de una Federación Deportiva no es solamente recaudar dinero con inscripciones, también debe ser lograr la participación de la mayor cantidad de gente posible, de todas las edades y de todos los lugares. Ver a las ligas “promocionales” como enemigos o competencia es que el árbol tape el bosque. La Femebal nunca va a perder su cantidad de inscriptos (a menos que se cree otra Federación) entonces ¿por qué no ayudar a estas ligas que dan oportunidad a mucha gente? Por ejemplo los equipos campeones de Asbal participan en los Nacionales de Clubes, un logro conseguido por Mario Moccia, a quien dicho sea de paso le debemos gran parte del desarrollo y crecimiento de nuestro deporte. Fijense que notable, el equipo campeón de una liga regional es premiado con la participación en un Nacional con los mejores equipos del país ¿no es la situación ideal? Yo creo que si.

Además es una medida contradictoria en si misma y perjudicial para la propia Femebal porque son muchísimos los clubes que comenzaron en una Liga Promocional para luego pasar a Federación (Don Bosco de Ramos Mejía, Imdep de Lomas, Larre, etc, etc)

Si me preguntan cuál es mi propuesta, sencilla: debemos lograr que cada mes, cada año mayor cantidad de chicos jueguen al Handball. Esta es la única posibilidad de crecer, así tendremos más y mejores jugadores, así se acercarán los sponsors (ya que sus productos llegarán a mas gente) y así tendremos lugar en los medios de comunicación.

Cuidar lo propio y no permitir el crecimiento ajeno es una medida cohercitiva y monopólica, de ninguna manera las ligas promocionales jaquearán nunca a la Femebal, lo que está claro es que de esta forma muchos jugadores quedarán sin jugar, muchos clubes no tendrán rivales y la Femebal se tornará antipática para muchos.

Cierro aclarando que el hecho de que la circular no sea nueva no lo justifica, hay leyes obsoletas que deben ser modificadas en pos del bien general y del crecimiento del Handball.

Ojalá se pueda reveer la medida, y entendamos que estas ligas deben ser apoyadas, y ojalá que alguna vez el capitán de la selección argentina en lugar de salir de SAG Ballester pueda salir de Villa Modelo, Temperley o Ruta Club.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation