Aprender a perder (III)

Tercera entrega de “Aprender a perder”. Podes leer las anteriores para interiorizarte en el tema ACA

Supongamos que el entrenador ya está convencido de que la victoria en categorías de base no es determinante, y se centra en utilizar estrategias para formar y enseñar a sus jugadores antes que en buscar desesperadamente la victoria. En ese momento comienza un camino difícil, deberá convencer a sus jugadores, a la gente del club y muy especialmente a los padres, para que realmente el proyecto pueda funcionar.

A los jugadores deberá convencerlos con hechos concretos, es decir felicitándolos luego de una toma de decisión adecuada pese a que no sea gol, celebrando el juego limpio, aplaudiendo al defensor que “roba” una falta de ataque en lugar de agarrar o empujar, apreciando el proceso de las acciones y decisiones y no simplemente los resultados. ¿Cuántas veces hemos visto que el arquero se da vuelta, la pelota le pega en la espalda y el entrenador pulgar arriba lo felicita por la atajada? Seguramente no haya que retarlo, habrá que lograr que pierda el miedo a la pelota y etc, pero lo que está decididamente mal es celebrar o validar una ación fortuita. El arquero se adelanta para achicar y nuestro jugador tira un globo, se va por encima del travesaño; el entrenador debe felicitarlo porque la solución táctica fue adecuada, le deberá marcar que ajuste y deberá darle chance en la semana de hacerlo, pero el chico percibió bien, vio y actuó en consecuencia. El gol no siempre es sinonimo de bien. Además por supuesto pregonar con el ejemplo, debe rotar a todos los jugadores, a pesar de que “Juancito” sea un crack él también deberá sentarse cinco minutitos y experimentar alentar desde afuera a sus compañeros. Deberá estar mas que tranquilo con la derrota, saludar amablemente a rivales y al otro entrenador y siempre rescatar las cosas positivas.

Los demás entrenadores de la institución, los jugadores más grandes y los dirigentes deberán acompañar esta política de desdramatizar la derrota, acudir a los partidos y felicitar a los chicos. Plantearse objetivos a corto plazo y posibles de ser cumplidos. Recordemos que le mejor manera de fracasar es plantearse un objetivo que no puedo cumplir. Entonces si tengo un equipo en formación quizás sea coherente pensar en: meter más goles que el partido anterior (si podemos), que nos metan menos goles que el partido anterior, que son cuestiones muy palpables, destacar las buenas intervenciones y la participación de aquellos que recién comienzan a jugar, para animarlos y estimularlos a que sigan mejorando. Si un jugador de Liga de Honor resta importancia al resultado y se acerca a felicitar a un infantil por determinada acción les aseguro que eso le generará más satisfacción que ningún resultado ¿Cuánto vale que Andrés Kogovsek o Pablo Portela le digan a nuestro jugador “golazo eh!” o “que buen robo de pelota”? Les aseguro que si el partido terminó mil a cuatro, los chicos guardarán en su recuerdo esa frase de alguien que para ellos es significativo. Aquí me permito hacer un aporte también, con respecto a lo dicho de los objetivos. Se debe ser cauteloso con los objetivos que se plantean para un equipo, y sólo hacerlo luego de un exhaustivo diagnóstico, de lo contrario podría generarse frustración y transmitir esa frustración a los jugadores. Por ejemplo: plantearse GANAR un partido es un error en sí mismo, y esto en cualquier categoría; porque ganar no depende sólo de mi, también depende de otro equipo y no se puede proyectar sobre las actuaciones ajenas. (a menos claro está que se maneje información y juegue el primero y el último y cosas por el estilo, en este caso hablo del partido que viene sencillamente).

El punto mas complejo es convencer al padre, porque además es el padre el que nos va a ayudar desde la casa a reofrzar esta idea de que lo importante es participar, divertirse y aprender. Los padres (todos) en algún punto son un agente complicado en la formación deportiva, cuando un papá o mamá dejan a su hijo en el club también se ponen en juego su historia, sus inseguridades, sus miedos y demás factores que podrían conspirar negativamente. Debemos celebrar que el amateurismo nos salva de esa idea de la familia que pretende hacerse millonaria con un futuro contrato, pero la idea de pensar que el hijo juegue en la selección o en Europa puede trastornar la visión de la realidad. Lo primero que debemos modificar es el discurso, el 95% de los familiares cuando el chico/a llega de jugar le pregunta ¿cómo salieron? o ¿ganaron? ¡¡¡ERROR!!! ¿te divertiste? ¿estuvo bueno? El chico sólo después nos contará el resultado, pero hay que abordarlo por lo realmente importante, no sólo por lo que marca el tablero.

También es fundamental la conducta en los partidos, es muy frecuente que los padres acompañen a sus hijos cuando juegan (diría que debe ser de los momentos más lindos de la vida). Entonces es muy importante que el comportamiento, el lenguaje y el modo de actuar del padre o la madre se condiga con la filosofía planteada por el entrenador (que es un agente educador por supuesto). Si mi hijo sale yo no puedo plantearle “Pero decile que no te saque!, si estabas jugando bien” Hay que entender que todos tienen que participar. Es fundamental alentar el buen juego, aplausos, elogios, nada de comentarios destructivos. Aplaudir al equipo rival una vez finalizado el encuentro y comprender que ese momento es un espacio a compartir y disfrutar con los chicos, no hay nada grave en ganar o perder, lo lindo y significativo es compartir una mañana de deporte, salud, amigos y recreación. Al fin y al cabo para eso los chicos acuden al club ¿o no?

Tambien te puede interesar...

  • Aprender a perder (II)24 abril, 2012 Aprender a perder (II) Una vez que acordamos que ganar no es lo importante en las categorías de base y que somos los entrenadores quienes tenemos que difundir […]
  • Aprender a perder IV8 mayo, 2012 Aprender a perder IV Cuarta entrega de "Aprender a perder". Para el que no leyó las anteriores, le recomendamos hacerlo ACADejando un poco de lado las […]
  • ¡Personal al 10!9 mayo, 2013 ¡Personal al 10! La discusión entre lo permitido y lo eticamente correcto es interminable, en este blog hemos discutido largamente sobre aquella situación […]
  • Aprender a perder18 abril, 2012 Aprender a perder Ser entrenador es un camino largo, de aprendizaje permanente y donde hay que incorporar muchas, muchísimas cosas para lograr ser bueno. Un […]
  • Aprender a perder V (Ferro – River LHD)14 mayo, 2012 Aprender a perder V (Ferro – River LHD) Quinta entrega de "Aprender a perder" motivada por una situación de este último fin de semana en Liga de Honor Damas. Para el que no leyó […]

7 thoughts on “Aprender a perder (III)

  1. Hola Bruno:
    Quisiera exponer brevemente mi opinion sobre el tema.
    Como profe de educacion fisica y como entrenador, te aclaro que en verdad estoy 100% de acuerdo con todo lo que decis.
    Me gustaria agregar que no solo debemos “desdramatizar” la derrota (que precisamente es el mismo termino que yo uso con mis alumnos de profesorado), sino que tambien tenemos que desdramatizar la victoria. Los resultados van y vienen, en ocasiones son fruto del azar, y la idea es salir de la cancha con una sonrisa.
    Los padres y la dirigencia son, sin duda, los obstaculos os mas dificiles de sortear. Sin embargo, un profe con principios e ideales sabe cuando es el momento de dar un paso al costado, acaso cuando las cosas ya no se pueden llevar por el camino que uno desea.
    Celebro una opinion como esta, porque refleja que todavia hay gente que piensa en la formacion aun cuando estamos en un club, que piensa en el futuro del jugador y no solamente en el presente, y que ante todo piensa en valorar y disfrutar del deporte como lo que es, simplemente una herramientas para ser mejores personas.
    Saludos y hasta pronto

  2. Otro gran amigo que me ha dado el handball, el profe Víctor Bloise, alguna vez frente a ciertas actitudes de algunos padres, me dijo: “el día que haya un equipo de huérfanos, ese equipo lo quiero dirigir yo…”.
    Obviamente aclaro, por si hiciera falta, que esto era solo una humorada…

  3. Muy interesantes tu nota, pero como padre fanático de mis hijos, a los cuales acompaño a todos los partidos, creo conveniente darte mi punto de vista, sobre todo en los que nos incumbe, todo lo escrito en teoría es cierto, pero como padre la realidad es otra. Los técnicos instruyen a los chicos a “competir” no a jugar, los entrenan en pos de la victoria, he visto entrenadores con la política de que “jueguen todos” al terminar el partido y darles la charla “recriminarles” por el resultado en tono elevado. He visto entrenadores saltar desaforados, pegarles piñas a la pared, insultar, etc.. He visto que no citaban para un partido a chicos por el echo de no ir a entrenar un día, pero al “zurdo” que tampoco lo hizo, no. Todo está dirigido al triunfo y a la competencia, a la cantidad de goles convertidos . Es muy difícil volver de un partido y verlos con mucha bronca y hasta con lágrimas por perder, de tratar de hacerles comprender dentro de nuestra ignorancia en lo referente al deporte, decisiones de los técnicos, de los árbitros y como le explicas que es un juego si al terminar un partido reciben un reto del técnico por el desempeño, es muy complicado explicarles el porque de tal o cual cambio lo hizo para darle oportunidades a otros (lo que comparto). Como lo explicas a un chico que se mata entrenando, las preferencias que existen por parte del técnico en algunos de sus compañeros. Yo creo que los técnicos son una parte importante dentro de la educación de los chicos, pero para educar tienen que estar preparados y ser coherentes en sus decisiones y lamentablemente hoy por hoy no se va a jugar sino a ganar.

  4. Juan Gregorio es de las mejores personas que me presentó el Handball, un señor, un gran compañero dentro de la cancha y un muy buen tipo.

  5. Impresionante lo simple de tu explicación, que muchos sabemos que es la correcta, y lo difícil que se hace a veces llevarlo a la práctica.
    Todos los días me acuerdo de uno de los profes que marcó muy positivamente a mis hijos, y a los chicos que hace cosa de 9 años atrás arrancaban a jugar handball en Vélez Sarsfield. Me estoy refiriendo al gran profe -y mejor tipo- Juan Gregorio De Arma.

    PD: gracias por permitirme replicar tu mensaje en nuestro blog. Abrazo!

  6. Uff, pevada de problema el de los padres, mi hijo juega futbol (no handball,por falta de escuela y competencia..cuando empezò a entrenar,se aburrio,porque NUNCA jugaban, pero ese es otro tema). Los padres son muy influyentes,y creen-creemos tener la razon, y desautorizan/mos la palabra del entrenador. es importante realizar una reunion previa y explicarles la idea principal del juego…justamente esa es la palabra: JUEGO, que los chicos se diviertan y NO compitan.a mi hijo,no lo dejan jugar al futbol,si no saluda al contrincante antes de iniciar el partido;si refriega un gol en la cara del contrincante;si se enoja por un mal pase;si se enoja porque lo sacan(por mas que a los 5 mnin. lo vuelven a poner;…en fin,cosas dificiles de la simpleza cotidiana.
    Para no seguir aburriendolos,les dejo una foto del cartel que esta en la cancha cerrada:

    Leo (HTV)

Deja un comentario

Leer más
Matías Schulz renueva con Anaitasuna

Matías Schulz atraviesa un gran presente, a la mejor noticia del mundo que es el nacimiento de su primer hijo...

La segunda semi final

Así llegó Alemania a la final, un enorme partido parejo en todo su desarrollo. Egipto jugó de igual a igual...

Cerrar