Aprender a perder V (Ferro – River LHD)

Quinta entrega de “Aprender a perder” motivada por una situación de este último fin de semana en Liga de Honor Damas. Para el que no leyó las anteriores, le recomendamos hacerlo ACA

La última entrega de esta saga será sobre un tema muy convocante de esta semana, el partido que no pudo disputarse entre Ferro Carril Oeste y River en Liga de Honor Damas, que fue muy bien tratado en el programa de Hernán De Lorenzi: Handball de Primera.

La cuestión es alarmante, la Femebal programó el partido 21.30 en el Colegio San José de Morón donde Ferro haría de local. La cancha no estaría disponible hasta las 22, cosa que la institución de Caballito avisó telefonicamente a River y a la Federación. Pese a que la institución de River estaba al tanto de la situación su entrenador Pablo Cattone decidió reitrar su equipo a las 21.45 una vez pasados los 15´ de espera reglamentarios y obviamente reclamar los puntos del partido. Una situación para nada agradable y que tiene los siguientes alicientes:

– Un video aportado por le gente de Ferro muestra como el entrenador de River dice que se va ya que “voy anteúltimo y me falta medio equipo”

– El micro en el cual llegaron las jugadoras de River nunca detuvo su motor, en clara alusión a que estaba premeditado el hecho de volver enseguida.

– Siendo el horario programado 21.30 el conjunto de Nuñez nunca entró en calor, cosa impensada si uno va a disputar un partido.

Esto dispara múltiples reflexiones, aquí algunas:

1) Convengamos que el entrenador de River se ampara en la reglamentación vigente, en ningún momento hizo trampa o actuó deshonestamente. Lo que se plantea es una cuestión ética y de deportividad, se entiende que lo importante es jugar y que el resultado de un encuentro se tiene que dar dentro de una cancha y no ganar en un escritorio. Más aún si el equipo visitante estaba al tanto de la demora en la disponibilidad, aún no conociendo esta situación si entendemos que todos quieren jugar lo más lógico sería esperar.

2) La actitud de las jugadoras, si bien el responsable de las decisiones es el entrenador, son ellas quienes deberían haber planteado jugar. Son amateur, fueron un día de semana a la noche, se pagaron el viaje, pagan la cuota y así y todo elijeron volverse a su casa sin jugar. Inconcebible de todo punto de vista. ¿Dónde queda el amor al deporte? ¿Dónde queda el honor de dejar todo en la cancha? ¿Dónde queda el espíritu competitivo?

3) JUGAR debe ser siempre lo más importante, es cierto que en Liga de Honor el resultado es siempre determinante y se juega para ganar. Pero ganar se debe ganar en la cancha, y la prioridad debe ser jugar, no me entra en la cabeza como un grupo elije ampararse en una cuestión reglamentaria para dar por terminado un partido y pedir los puntos. Es una contradicción en sí misma, todos salimos de nuestras casas con la ilusión de jugar, todos entrenamos y nos sacrificamos con un solo objetivo: disfrutar del partido. El resultado motiva, direcciona, realza, pero jamás puede estar por encima de la prioridad que es jugar.

4) Cuando GANAR es más importante que JUGAR se pueden dar situaciones insólitas como esta, ganar es una consecuencia de jugar, nunca puede ser al revés. Porque lo hermoso del deporte es plantear una “lucha” con armas técnico tácticas y que realmente pueda llevarse el premio de la victoria el que mejor haya jugado. Sería muy bueno que la Federación Metropolitana reprograme el partido, aunque es dificil ya que como dije anteriormente no hubo cuestiones anti reglamentarias.

Como ven amigos muchas veces los 3 puntos pueden corromper llegando al extremo de elegir no jugar, que sin duda es lo más lindo que tiene el deporte.

Acá está el link para ver el video en cuestión http://t.co/z5e6EdP

PD: también no está demás destacar que la actitud de River le costará a Ferro una multa muy dura, un castigo economico que de ninguna manera merece la institución que avisó previamente y se manejó con ética deportiva.

Edito y agrego la resolucion del Honorable Tribunal de Penas de Femebal

No comments yet.

Join the Conversation