El que quiere celeste que le cueste

Seguimos analizando los equipos del Panamericano, en este caso a la selección charrúa.

La selección uruguaya integra el grupo B, junto a Brasil, Méjico y Paraguay. El gran desafío de los charrúas será ganarle a Mejico y Paraguay para acceder a semi finales y luchar por un lugar en el Mundial de España.

El lateral izquierdo Máximo Cancio es quizás la carta de gol más importante de los celeste conducidos por el entrañable y eterno Botejara. Además tienen un pivote no muy grande pero que bloquea muy bien y se mueve eficazmente a los espacios, Chuky el extremo izquierdo es rápido para la salida de contra. En la faz defensiva los “argentinos” Sebastián Abdala y Gastón Rudich manejan el centro y dan firmeza y solidez, pueden defender 6-0 o 5-1. Quizás lo más lamentable haya sido la nacionalización de Pablo Marrocchi como italiano, con lo que Uruguay pierde un jugador clave y de mucha jerarquia.

Pero analizar a Uruguay sin tener en cuenta su realidad sería una injusticia, estos chicos uruguayos no tienen apoyo de ningún tipo, para que nos demos una idea ni siquiera los entrenadores cobran un sueldo por lo que es extremadamente complejo plantear un trabajo serio o a largo plazo.

La realidad de la selección uruguaya de Handball es que tienen un plantel corto, con jugadores no muy altos e incluso otros que no se encuentran del todo bien fisicamente. ¿pero que se le puede pedir a un equipo 100% amateur? Lo mejor de todo, como siempre, y como buenos uruguayos es la garra, el ímpetu y las ganas de sus jugadores. No dan nunca una pelota por perdida y van a todas como si fuera la última.

El equipo celeste buscará la clasificación al mundial, y si lo logra será mérito exlcusivamente de este grupo de trabajo. Pero en realidad mas allá de cualquier resultado lo que el handball uruguayo necesita es patear el tablero, modificar su realidad, intentar una mayor difusión, mejorar la competencia interna y la cantidad de clubes y jugadores para poder dar ese salto definitivo. La materia prima está, los jugadores dejan la vida por la celeste, es hora de ayudarlos.

No comments yet.

Join the Conversation