Empate con Chile

Tal como se preveía el partido contra la selección chilena fue muy cerrado y disputado, terminó con un empate en 23 y el marcador tuvo variantes en todo momento.

Pensar en el resultado como un mal partido de Argentina no sólo sería soberbio si no también no reconocer la gran tarea de los de Fernando Capurro. Chile tuvo claramente un plan de juego que ejecutó de principio a fin y además tiene más que estudiado a nuestro gladiadores.

En Suecia se ganó, pero fue trabado por momentos, en Guadalajara por 1 sufriendo y ayer llegó el primer empate en 20 enfrentamientos, que registraba 19 victorias en el historial.

Fernando Capurro planteó un partido muy inteligente, y sus jugadores dejaron la vida por él. En defensa un 3-2-1 que por momentos parecía hasta 3-3 e incluso individual sobre los hermanos Simonet, con una movilidad e intensidad infernal. Por momentos parecía que no lo iba a poder sostener, sin embargo la rotación le dio frescura y siempre se mantuvo muy agresivo en defensa, obligando a Argentina a decidir rápido o elegir no siempre la mejor situación. En ataque el lema era clarísimo, jugar largo y rápido hasta poder conectar con Oneto, quién hizo un primer tiempo para el recuerdo, caso contrario un lanzamiento de Salinas o Feutchmann en buena posición, con los defensores planchados por la labor del pivote del Veszprem. El mérito de Chile fue ajustarse a su plan durante los 60´ lo que habla muy bien de su entrenador y de sus jugadores, que tuvieron la experiencia y la madurez de llevarlo a cabo sin dejarse llevar por el frenesí del resultado.

Por su parte Argentina no tuvo el mejor día, esto tiene un lado ampliamente favorable. Que haya pasado en el grupo, que no haya sido derrota y que la diferencia de gol los favorece, por lo que este empate lejos de ser trágico no cambia demasiado las cosas. Con el +14 y enfrentando a Venezuela el primer puesto esta practicamente asegurado.

Matias Schulz abandonó rapidamente el arco para dejar lugar a Fernando García que tuvo una buena labor con intervenciones importantes. En ataque no tuvo demasiada claridad para encontrar situaciones favorables de lanzamiento, en ocasiones apresurados y en otros de lugares poco efectivos. También se registraron un número de pérdidas de pelota muy superior a lo que este equipo nos tiene (¿mal?) acostumbrados. Buena tarea de Federico Vieyra, saliendo hacia los dos lados y con muy buen lanzamiento y Sebastián Simonet clave en el segundo tiempo no sólo desde la conducción si no también desde el goleo.

En defensa Oneto complicó demasiado ganando la espalda de Querín o recibien delante de él y girando, forzando exclusiones, penales y metiendo 5 goles tan sólo en la primera etapa.

El factor de la localía evidentemente fue clave, esta selección no había jugado nunca como local una competencia oficial (si lo hizo ante Brasil y Francia pero en un ambiente distinto), y hay que comprender que la mayoría son jugadores jóvenes, que se encuentran en Europa hace mucho y este reencuentro con la gente y su familia era demasiado emotivo como para pasarlo de largo. Prueba de esto era el desahogo evidente en los festejos de gol, si vemos el partido ante Chile en Suecia podrán notar como la actitud es otra, pero como dije anteriormente es bueno que haya ocurrido ahora en el grupo, contra Brasil será otra historia y los jugadores ya habrán superado este encuentro emocional.

Argentina cerrará hoy a las 18 su participación en la primera fase ante Venezuela, con una diferencia de +14 buscará muchos goles ante el rival más accesible del grupo. Descansará el viernes y el sábado a las 11 se enfrentará casi con seguridad con Uruguay para sellar la clasificación al Mundial y pensar en retener su título Panamericano.

No comments yet.

Join the Conversation