Lo que viene

Nuestros gladiadores ya entrenaron en el estadio donde el domingo a las 5.30 de la mañana harán su debut olímpico frente a la selección plata de Beijing, el duro conjunto islandés. Algo está claro, este equipo no tiene techo, o al menos no por ahora. Entonces ¿que podemos esperar de Londres?

Está claro que una competencia tan singular e irrepetible como los Juegos Olímpicos están cargados de una emotividad incomparable, el solo hecho de caminar por la villa y curzarse no solo con Manu Ginobili o Juan Martín Del Potro si no también con Kobe Bryant, Roger Federer o Yelena Isinbayeva hacen que la experiencia sea increíble, practicamente un sueño. Para todos nuestros jugadores será la primera vez, y para muchos será la primera vez en una villa conviviendo con deportistas.

El valor del espiritu olímpico, la tradición que tiene la competencia y la importancia de los Juegos son incomparables, eso hace que el Torneo sea muy particular. Ahora bien, si fuera posible abstraerse de este «paraíso deportivo» y pudieramos analizar friamente la zona de Argentina, el sorteo y un posible cruce veríamos que nuestro equipo nacional tiene grandes chances de realizar un gran torneo.

Lo importante de la zona será poder ganarle a Gran Bretaña y a Túnez, los locales no sólo son debutantes si no que carecen de nivel, roce y tradición en nuestro deporte, tendría que ser una catastrofe para que los Gladiadores no puedan con ellos. Con los africanos otra será la historia, sabemos que son un equipo muy duro, aguerrido y que van a todas las pelotas como la última, tienen una defensa abierta y agresiva, que muchas veces roza lo violento (si no hay lesiones podría ser una ventaja porque se jugará bastante en superioridad numérica). A Tunez sólo se le ganó una vez, en la gira por España de comienzo de año, aquel partido que significó el despegue de Guido Ricobelli en la selección mayor y donde Argentina sacó chapa de grande cerrando un partido muy duro.

Si Argentina logra esas dos victorias que en la previa son factibles se asegurará avanzar a los cuartos de final, por lo que quedará automaticamente entre los 8 y obtendría el tan ansiado diploma olímpico. El cruce será más que bravo, por la otra zona vienen equipos muy complicados como España, Serbia, Hungria, Croacia, Dinamarca y Corea del Sur. Resumiendo los asiáticos son los teoricamente más débiles y bien sabemos lo complicado que son, jugadores super rápidos, todos con lanzamiento, sistemáticas varias y gran capacidad de subir la pelota rápido, todo sumado a una defensa que multiplica piernas y manos todo el tiempo.

Por eso estoy convencido de que si Argentina logra avanzar y hacer un buen partido en ese cruce estaremos ante una enorme actuación. Este grupo es jóven y tiene muchísima proyección, seguramente estarán en Rio 2016 (recordemos que se libera una plaza al organizarlo Brasil) y esto debe ser sólo el comienzo de la historia olímpica del Handball argentino.

Mientras releo lo escrito pienso, ¿cuántas veces este grupo nos sorprendió y nos quitó el habla? ¡Que ganas de ganarle a algún europeo! Que grandioso sería y que reconocimiento que este equipo arme un desparramo como el del Mundial y se meta por la puerta grande en la historia, será dificil sin duda, pero nunca imposible.

No comments yet.

Join the Conversation