¿Cómo será el partido con Suecia?

El equipo Sueco será un duro rival, de eso no cabe duda. Pero analicemos un poco su juego para ver las chances que tiene Argentina de revalidad aquel batacazo del último Mundial.

Sin duda el punto más fuerte del equipo escandinavo es el aporte en ofensiva de Kim Andersson, un crack absoluto con un lanzamiento asombroso y una capacidad de resolver situaciones que lo coloca entre los 3 mejores del mundo en su puesto. Ausente por lesión en el último mundial su vuelta al equipo nacional no sólo le aporta gol, y mucho, si no que obliga a la defensa a ir a buscarlo muy lejos generando espacios para el pivote y el extremo.

En el otro lateral Du Reitz parece un jugador “controlable” por la defensa argentina y no ha mostrado hasta aquí un rendimiento superlativo, no lastima demasiado en el 1 vs 1 pero está claro que si llega cómodo a situaciones de lanzamiento lastimará.

Los extremos suecos tienen una característica que los distingue por sobre el resto y es su biotipo. Con una talla muy poco habitual para un extremo convencional Ekberg y Kallman pueden lanzar con el brazo muy arriba consiguiendo goles que para otro tipo de extremo sería imposible. Pensemos por ejemplo en los extremos españoles, equipo que derrotó a Suecia en la definición por el tercer puesto en el último mundial, Victor Tomás mide 1,80 y Ugalde 1,84, obviamente manejan su cuerpo, el salto y las variantes de mil maravillas y no tienen inconveniente alguno para conseguir goles, pero están pracitcamente 20 centimetros por debajo de los suecos. Kallman es sumamente efectivo, jugador desde hace mucho tiempo del Atlético Madrid (ex Ciudad Real) no suele lanzar flojo y maneja muy bien los lanzamientos al palo largo, una vez que mueve al arquero lanza al corto y suele equivocarse muy poco. Ekberg es un poco más amigo de los lanzamientos de calidad, maneja muy bien la tendida y la rosca, pero se vuelve un poco loco cuando el arquero le saca los primeros lanzamientos.

En el medio y conduciendo al equipo encontramos a Dalibor Doder, central clásico, mucho más de hacer jugar que de buscar el propio gol. No ha mostrado en este torneo, al igual que en el Mundial de Suecia un rendimiento superlativo y creo que Argentina tiene mejores centrales, Sebastián y Diego Simonet son mucho más en ese puesto. Doder necesita mucha profundidad para lanzar y lo hace mayormente en suspensión, juega bien con el pivote y en caso de que Kim Andersson abra mucho el espacio quizás tome la determinación de ser profundo.

En el arco, y esto es una opinión muy personal, Suecia presenta dos arqueros que no son para nada de lo mejor del torneo, Sjostrand y Andersson alternan y no podría definirse cuál de los dos es el titular. Sjostrand con pocos minutos en el Barcelona opacado por Saric yAndersson con un estilo que no es de mi agrado. Sin duda son grandes arqueros, no me malinterpreten por favor, pero en el ranking creo que no entran ni entre los primeros 8. Omeyer, obviamente, Alilovic, Losert, Fazekas, Hombrados e incluso Matias Schulz son mucho más influyentes para sus equipos de lo que lo son los mencionados suecos.

Los pivotes Nilsson y Karlsson por supuesto son buenos, pero están por debajo de lo que podría aportar Markus Ahlm, el crack del Kiel.

El centro de la defensa es manejado con maestría por Jernemyr, el especialista defensivo

Carou será clave en ataque y defensa

del Barcelona. Será muy importante que Argentina no se repita por el centro y ubique a Gonzalo Carou entre el 2 y el 3 o entre el 2 y el exterior, ya que si no será complicado. Importante que Gonzalo «limpie» el medio para poder jugar situaciones de 1vs1 para finalizar o bien para desequilibrar y finalizar por afuera.

Los arqueros jugarán un partido determinante, recordemos que en el Mundial de 2011 el porcentaje de Matias Schulz fue fundamental para llegar al cierre del partido con una ventaja que el equipo supo administrar.

La subida rápida jugará un papel preponderante, por una parte será vital capitalizar los errores suecos y recuperos de pelota, y por otro contrarrestando la subida rápida vikinga, puesto que por escuela y tradición los suecos son expertos en subir rápido la pelota.

La preguntas que surjen son ¿cómo se juega con Suecia teniendo en cuenta que en 48 hs se juega con Túnez? ¿Es posible jugar un partido sin pensar en el otro? ¿Será mejor o peor haberle ganado a Suecia? ¿Argentina está obligado a algo por la última victoria ante los escandinavos?

Habrá que ir paso por paso, sin perder nunca el objetivo de clasificar a cuartos de final.

No comments yet.

Join the Conversation