¡Gracias!

Este no será un post analítico, no será un lugar para analizar estadísticas y nivel de juego. Será más bien un post del corazón, una muestra de agradecimiento, eterno agradecimiento a un grupo de jugadores y un cuerpo técnico que han llevado a nuestro Handball argentino a lo más alto donde ha estado nunca en su historia, a ese lugar donde hace 15 años ni siquiera podíamos soñarlo.

Como si no bastara con estar presente en un Juego Olímpico (con todo lo que significa) este grupo se ha propuesto ganar dos partidos y de esa forma avanzar a los cuartos de final, llevándose un diploma olímpico.

Argentina tuvo ayer su primera victoria en un Juego Olímpico, un hito en la historia de nuestro deporte, una fecha que quedará marcada a fuego en todos los sitios y fundamentalmente en nuestros corazones. Fue nada menos que ante el equipo local, con un estadio repleto y todo prácticamente en contra. Ahí estaban estos chicos solitos, estos 14 Gladiadores del 40 x 20, como cuando en Roma los tiraban a los leones. Argentina y todos los que nos gusta sabíamos que el partido podría ser favorable debido a la diferencia de nivel entre ambos equipos y a la calidad individual de sus jugadores. Pero el factor externo era muy significativo, sabemos que hablar es gratis ¿cuántos comentarios de Handball hemos escuchado en estos días? ¿Cuántas cosas se han dicho acerca de un deporte que hasta hace un año prácticamente no se mencionaba entre la gente no especializada? Pero seamos sinceros ¿Cuántos de nosotros tenemos aunque sea una idea de lo que es disputar un Juego Olímpico? La respuesta es sencilla: NINGUNO.

Incluso para este equipo todo es experiencia permanente, desde la convivencia con atletas en la Villa, pasando por la locura de la fiesta inaugural hasta la sensación inigualable de pisar el taraflex del Copper Box. Cuando en algunos medios se hablaba de Francia pensemos que es CAMPEÓN OLÍMPICO, estos jugadores han venido a revalidar lo conseguido hace 4 años, todas estas sensaciones ya las vivieron, es mucho más sencillo concentrarse y enfocarse en la competencia. Pensemos en Croacia, su entrenador fue 2 veces medalla de oro ¿qué puede sorprenderlo? ¿Hay algo de este evento que pueda quitarle el sueño? Lackovic, Balic y Vori ya saben lo que es colgarse la dorada, esto es historia ya conocida para ellos.

Nuestros Gladiadores han sabido sobreponerse a la novedad, han sabido descansar la noche anterior, han administrado los nervios y las ansias para construir una victoria muy importante. Nadie en su sano juicio podrá plantearse que fue ante un equipo sin historia, la victoria olímpica es antes que nada eso: UNA VICTORIA OLÍMPICA, después díganme lo que quieran.

A estos chicos debemos agradecerle todo, la posibilidad de hacernos madrugar para disfrutar de su juego, la difusión, la masividad que está teniendo el deporte gracias a sus actuaciones y una cosa fundamental: la cantidad de chicos que se acercarán a los clubes con un sueño, ser como el Chino Simonet o atajar como Matías Schulz, eso sin duda no tiene valor. Por todo eso ¡GRACIAS!

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation