La lucha por las medallas

Hungria 34 – 33 Islandia

La acción comenzó temprano con un partido para el infarto. Islandia llegaba como primero de grupo y con la gran motivación de haber derrotado a Francia. Hungría de más a menos, comenzó arrollando a Serbia y luego se topó con Croacia y España que lo relegaron al cuarto lugar. El partido fue más que parejo, igualado en todo el trámite y de resolución impresionante. La última bola del tiempo regular parecía ser de Islandia, un gol arriba y con penal a favor, a falta de 15 segundos. Lanzó Gudjonsson, atajó Fazekas, y de ese rebote Hungría sorprendió de contra. Gol y a tiempo suplementario. Laszlo Nagy y Olaffur Stefansson, para demostrar que las estrellas aparecen cuando sus equipos más los necesitan, lideraron las ofensivas esos 20 minutos que duraron los dos tiempos extras jugados. El equipo húngaro llegó al final 34 – 33 pero tenían que defender durante 30 segundos la última pelota. Tardó en llegar el arquero-jugador y Palmarsson terminó lanzando un caderazo, que paró Fazekas para terminar de recibirse de heroe.

Francia 23 – 22 España

Las apuestas daban como gran candidato al conjunto galo, Karabatic y compañía llegaban al duelo como segundos y la España de Valero como tercero del grupo B. El primer tiempo fue casi todo para el conjunto español, con un Sterbik sensacional que por momentos rozó el 80% y con Maqueda como abanderado los ibéricos con mucha actitud se aprovecharon de la falta de efectividad de los galos. En la segunda mitad Francia fue poquito a poco acercándose, hasta que a los 10 minutos el conjunto español cayó en un bache donde no pudo convertir, estrellándose una y otra vez contra Thierry Omeyer que apareció como gran figura que es. El ingreso de William Accambray fue determinante, Karabatic no fue gravitante y Narcisse tampoco, pero Willy se cargó el equipo al hombro y con 7 goles marcó el camino de Francia. El final fue para el infarto, España con un jugador menos consiguió más goles que en aquella fatídica racha, en el último ataque Cañellas apremiado decidió mal, paró Omeyer y quedo pelota para los de Onestá con 20 segundos. Lanzamiento en apoyo de Karabatic, parada de Sterbik y rebote a las manos del heroe Accambray que sentenció el partido dejando afuera a los españoles.

Suecia 24 – 22 Dinamarca

En lo que será la gran sorpresa de los Juegos el conjunto sueco se quedó con el clásico escandinavo. Rompiendo todos los pronosticos y con un Sjostrand sensacional los suecos lideraron siempre el marcador. Dinamarca desconocido terminó siendo un equipo que le tiraba todo lo que podía al pivote, tanto que en un momento jugaron juntos Toft y Knudsen, la única solución en ataque. Landin desconocido absolutamente y Wilbek obstinado en mantenerlo en cancha sumado a una actuación más que opaca de Hansen le dieron chances a los suecos. Dalibor Doder jugó el partido de su vida, facturando de contra con los extremos Suecia dio la gran nota de estos juegos.

Croacia 25 – 23 Tunez

Otra sorpresa, Tunez jugó el partido soñado y los croatas no se sabe si confiados o abrumados por la intensidad africana no pudieron nunca despegarse en el marcador. Un partido con un roce físico excesivo, muy complicado para dirigir. Balic declaró que el juego tunecino fue violento por excecso «El Handball es un deporte donde se deben marcar goles, no sólo evitar los del adversario». Hubo roja para un tunecino y Vori zafó ante un codazo, muestra de que los animos estaban caldeados..

No comments yet.

Join the Conversation