Uso y abuso de los petrodólares

Comenzó ayer el torneo mundial de clubes conocido como Super Globe, por tercer año consecutivo se realiza en Doha y no por capricho ni por contar con un ambiente favorable para la práctica del Handball si no por la sencilla razón que a algunos magnates les agrada ver a los mejores del mundo en «el patio de su casa».

El torneo reúne a los campeones continentales, más dos organizadores y el último campeón. De esta forma está más que claro que los europeos tienen total y absoluta ventaja por sobre el resto, esto sería lógico si no fuera por las abultadas chequeras que manejan los muchachos del turbante. De esta forma el Al Jaish cuenta en sus filas con algunos refuerzos como Nikola Karabatic, Accambray, Prost, Gajic, Tej, Hmam y Malmagro que hicieron sufrir a los vigentes campeones del Kiel perdiendo tan sólo por 4 goles, 26-29.

El otro conjunto qatarí Al Sadd cuenta con jugadores como Stanic, Horvat, Sprem, Spiler, Manoklovic, Dolenec, Skoko y Celica, de esta forma le hicieron un gran partido al Atlético de Madrid.

De esta forma equipos como Metodista que han ganado su legítimo derecho de participar del prestigioso torneo no tiene absolutamente ninguna chance contra estos super equipos, ni digamos por ejemplo la Universidad de Sydney donde el Handball no es un deporte ni siquiera conocido.

Entonces mi conclusión es la siguiente: es un torneo practicamente de exhibición donde todo gira en torno al dinero. Lo justifico de la siguiente manera, si se prohibieran los refuerzos, cosa que no sucederá porque desde la IHF hasta los jugadores pasando por los clubes reciben suculentas sumas de dólares, pasaría algo elemental, los europeos ganarían practicamente caminando y el tercer puesto se definiría entre un eventual club coreano (que queda afuera con los qataríes reforzados) y el americano.

Con los refuerzos sucede que los clubes de Qatar pierden absolutamente toda su representatividad, francamente no entiendo que sentido tiene que un club como el Al Jaish juegue cuando en realidad lo hacen 7 jugadores de Montpellier o el año pasado Valladolid, para eso que vayan directamente esos equipos.

¿Hasta que punto es positivo un torneo así? Ni toquemos el tema de que una super estrella como Karabatic se lesione en uno de estos torneos, porque los billetes serán muy importantes pero lo que representa Nikola para Montpellier no tiene precio. ¿No sería hora de replantear la competencia de modo que fuera más seria? Quizás al igual que en el mundial podría haber más cantidad de europeos, o que se les permita a todos reforzarse (no comparto), pero así como está parece más el capricho de los jeques que una competencia oficial de la IHF. Por supuesto que es sólo una opinión subjetiva, espero las suyas…

No comments yet.

Join the Conversation