Lo que nos dejó el Nacional de Clubes

Con las vueltas olímpicas de Ballester y Cideco se cerró el Nacional de Clubes A, que reúne a los mejores, en este caso 9, equipos del país. En la previa decíamos que sería muy extraño que puedan bajar del podio a los equipos de Femebal, por supuesto sin animo de ofender a los amigos del interior y finalmente fueron en ambas ramas los 4 primeros puestos para equipos de Buenos Aires. Se disparan dos cuestiones ¿Son mejores los jugadores de Bs As que del interior? Respuesta NO ¿Colabora este formato de torneos en el desarrollo del Handball en el interior? Nuevamente NO.

El Handball

En cuánto al nivel deportivo podemos decir que se vió muy buen Handball, fundamentalmente los días viernes, sábado y domingo donde se comenzaba a definir el título. Por el lado femenino se dio el gran batacazo, el invicto SEDALO y el campeón anterior Estudiantes terminaron jugando por el 3er puesto, y la final fue para Luján y Cideco, las chicas de Peruchena repiten el 2do puesto obtenido y Cideco sube como gran ganador.

Por el lado masculino Ballester fue un gran campeón, invicto y superando momentos de adversidad en cuanto al resultado. River como siempre metido en la gran pelea, con un plantel larguísimo y con la consagración de Juan Francisco Ojea y la vuelta a los primeros planos de Gabriel Canzoniero, un auténtico crack de los 3 palos. El Colegio Ward tuvo un gran torneo, venció dos veces a Quilmes, perdió por poco ante River y tuvo al jugador emblema del torneo: Pablo Vainstein. Quilmes fue el único equipo del torneo que jugó sin un solo refuerzo, todos jugadores Made in Quilmes, quemó las naves en los cuartos ante Pías y estuvo muy cerca de la hazaña ante Ballester. Mostró dos grandes apariciones como Schuldt y Culzoni, Facu Torres siempre con el equipo al hombro y el flaco Zago clave en el arco.

Escuelas Pías y Maipú de Mendoza se erigieron como los mejores equipos del interior, poniendo en jaque a Quilmes y Ballester respectivamente mostraron un gran nivel de juego, buenos jugadores como el ya conocido Ruiz, sumado a Bianchi, Echevarria y Aciar. Nuevamente quedó claro que si estos equipos tuvieran más partidos, más roce y la consiguiente experiencia podrían cerrar mejor los partidos y obtener así el resultado tan esperado.

Horarios y días de partido

En este punto debemos ser cautelosos, convengamos que la final en día Domingo y día de la madre hacía complicada la concurrencia de público. Pero también es cierto que las delegaciones tienen que viajar ese día porque todos trabajan el lunes, algunos deben hacer muchísimos kilometros. Es cierto que si las finales se hubieran jugado digamos a las 19 y las 20 el público hubiera acudido masivamente, pero eso hubiera sido presuponer desde la organziación que sólo los de Femebal la jugarían y no hubiera estado bien. Además las mismas delegaciones no la hubieran podido ver porque ya estarían volviendo en su mayoría. En la semana coincidimos con Julio Cantore que los horarios eran incómodos pero apuntaban a dar descanso a los jugadores, que en definitiva son lo más importante del torneo. Muy duro el 3er puesto a las 9 de la mañana, los jugadores de Ward tuvieron tan sólo 15 horas entre un partido y otro (habiendo jugado el viernes también).

El Fixture

Creo que este es el punto más débil del torneo, el fixture no sólo preveía un número impar de equipos lo que hace muy dificil su confección, sino un sistema de competencia complejo y con cuestiones a reveer. Las 3 zonas de 3 generan dos cosas que no suman al sistema, la primera que 2 equipos tengan un día de descanso mientras los otros 4 deben batallar por entrar a las semis dejando en ese encuentro demasiada energía y quizás jugadores por lesiones o suspensiones. La otra es la obligación de los equipos de meter muchos goles, generando resultados como el que se dio entre Estudiantes y ETIEC de 51 a 9, que claramente no suma nada para ninguno de los dos equipos. Quizás con un sistema de competencia donde se clasifique sólo por puntos los equipos podrían rotar mucho más sus jugadores con lo que los partidos no serían tan dispares, claro que con 9 equipos es complicado.

En cuanto a la federalización de nuestro deporte y el desarrollo del mismo; este tipo de torneo no parece echar demasiada luz sobre el caso. Que los equipos del interior vengan 5 días, se los obligue a jugar incluso 2 partidos el mismo día y a buscar resultados abultados no parece elevar demasiado el nivel.

La transmisión

Sin duda uno de los puntos más altos del evento fue la posibilidad de ver en vivo y con relatos profesionales la mayoría de los partidos. Un trabajo de producción enorme y digno de destacar. Gente como Hernán De Lorenzi, Gastón Rudich, Julio Cantore, Leo Andersen han dejado su vida en este fin de semana. También era emocionante ver por ejemplo a Daniel Salvati, metido en el cuartito con la notebook a full actualizando estadísticas, resultados y casi sin poder disfrutar del evento. Ojalá esto pueda repetirse.

Unitarios versus Federales

En esta página se generó un clima tenso con aquel post sobre Goliat, lo cierto es que el desarrollo del Handball en el interior es una materia pendiente y que debe tomarse en serio de una buena vez.

El panorama es sencillo, en Buenos Aires hay muchísimos equipos, incluso desde el año pasado hay una 4ta categoría en mayores caballeros lo que implica que hay 5 categorías con 14 equipos como minimo, todo un éxito. Sin embargo aún en las provincias más fuertes como Córdoba y Mendoza no tienen ni por asomo esa cantidad de equipos y por ende muchos menos partidos. Eso es lo que genera la brecha entre los equipos, nada más. No hay mejores jugadores acá que allá, no se debe mezclar cuestiones de antaño como aquella de «unitarios contra federales», nada de «porteño agrandado» ni «provincianos» aquí la cuestión es sencilla o se genera un torneo mejor y más significativo que desarrolle el deporte en las provincias o los títulos se seguirán repartiendo entre los de Femebal.

Sabemos que Mauricio Torres está trabajando en la detección de talentos y la creación de Centros de Entrenamiento en las provincias. Eso sin duda es lo que necesita el Handball, la posibilidad de que chicos como Agustín Vidal puedan entrenar cerca de sus casas y no tener que dejar todo para venir al Cenard. Debido a la geografía de nuestro país se deberían regionalizar las competencias, capacitar entrenadores en todo el país y difundir el deporte siempre utilizando como bastión a Los Gladiadores. Eso sin duda generará que más chicos quieran jugar al Handball. Para eso, todos debemos hacer un esfuerzo, seguramente Buenos Aires perderá protagonismo, pero Argentina mejorará, dejando los egos de lado y con una planificación seria y responsable quizás podamos acercarnos poco a poco al Basquet, al Rugby o al Voley.

No comments yet.

Join the Conversation