En la meca

Esta generación de jugadores argentinos nos ha mal acostumbrado con sus logros y su nivel de popularidad. Desde aquella victoria épica en Suecia contra una potencia como los locales, hasta la destacada participación olímpica Los Gladiadores han llevado al Handball argentino a lo más alto de su historia.

Esta generación jóven de seguidores que los idolatra, que los adora por las redes sociales y los espera una hora después de los partidos para recibir un autógrafo quizás no esté tan al tanto que hace 10 años la Selección Argentina no tenía ni loco este nivel de popularidad, y que al Handball sólo lo conocía el que lo había jugado en algún playón escolar y los enfermos como yo mendigábamos VHS para ver como formaba el Portland o que hacían las mejores selecciones del mundo.

Si hay un lugar del mundo donde el Handball es religión ese es Dinamarca, sin duda. Los encuentros de Mini Handball se realizan en estadios de fútbol donde participan miles de chicos, cuando su selección logró el título Europeo fueron recibidos en el aeropuerto como auténticos heroes por miles de personas. Los daneses lograron disputar un partido de Champions League en el estadio de fútbol donde hace de local su selección, y sus logros a nivel mayor y de inferiores tanto en varones como mujeres son indiscutibles.

Este fin de semana nuestros Gladiadores estarán cara a cara con uno de los mejores equipos del mundo, y lo mejor de todo es que este equipo ha logrado ser considerado por todo el mundo handbolístico, hace 15 años los argentinos no íbamos a Dinamarca ni de vacaciones de invierno. Hoy el conjunto liderado por Dady Gallardo es invitado a disputar dos test match del más alto nivel.

Los amistosos no sólo servirán para llegar en buena forma al mundial, si no para seguir demostrándonos que esta generación dorada no tiene techo y está llamada a quedar en la página más grande de la historia de nuestro deporte, una vez más GRACIAS.

No comments yet.

Join the Conversation