Haciendo historia

  • Autor de la entrada:

En el mundo de la gimnasia artistica cuando un gimnasta inventa un movimiento este lleva su nombre, como homenaje y forma de perpetrar el nombre del creador. Es así como el gimnasta argentino Federico Molinari tiene un ejercicio con su nombre en las anillas. Algo así como si la rosca se llamase «Voinea» en el Handball.

Esta historia tiene mucho de lo anterior y los protagonistas son la pareja de árbitros argentinos Marcelo Gotz y Thedy Adjemián. Agradezco a Fabián Aizen (árbitro internacional) no sólo por contármelo si no por facilitarme el vídeo que verán a continuación. La situación habla por sí sola pero bien vale la explicación. Mundial de 2007 se enfrentaban Eslovenia e Islandia, faltando escasos segundos los eslovenos tienen un gol de diferencia entonces un defensor se propone dar falta a costa de no dejar sacar ni progresar al jugador islandés. Thedy Adjemián descalifica a Uros Zorman, jugador esloveno y cuando repone practicamente no tiene tiempo el equipo para igualar. Fin de la historia, victoria para Eslovenia por la mínima y con mucho de antideportivo.

Pero la pareja argentina no se quedó conforme con la roja, les pareció que tal situación acreditaba un castigo mayor, entonces en el informe de la descalificación pusieron que la acción «tenía caracter de sabotaje». La comisión arbitral los llamó y les pidió que aclararan a que se referían, y los argentinos reafirmaron su concepto, la falta no había sido violenta, pero atentaba claramente contra la posibilidad de empatar de Islandia. La comisión integrada por muchos y notables arbitros y ex arbitros les dio la derecha.

Gracias a esta acción y este informe es que la IHF adoptó la medida de penar con descalificación e informe obligatorio en todas las acciones que revistan caracter de sabotaje sobre el final de un partido con cierre ajustado.

Estos excelentes arbitros, Marcelo y Thedy han entrado en la historia del Handball mundial con su accionar, algo que no es muy conocido ni difundido pero que merece la pena ser contado. ¡Felicitaciones!

Bruno Ferrari

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano. Máster en horno de barro y parrilla.

Deja una respuesta