La definición

Mañana se define el torneo Metropolitano entre SEDALO y Quilmes, el partido tendrá lugar en la cancha de Sedalo (Mazza y Oliden) a las 19.45 horas.

Ambos equipos se presentan como líderes, quizás sorpresivos, de un torneo muy duro y parejo. Cortando con el binomio Ward – River que venían monopolizando las definiciones del Handball argentino los equipos de Cajales y Gull han demostrado mucha solidez y regularidad y por un capricho del fixture definirán mañana el torneo en lo que será una verdadera final.

¿Qué puede pasar? Siempre hacer pronósticos es inapropiado, por eso les propongo un pequeño analisis de ambos equipos. Comenzando con el local, sin duda el arma sobresaliente que tiene el equipo de Lanús Oeste es Federico Pizarro. Desequilibrante quizás como ningún otro jugador de Liga de Honor el gladiador no ha bajado de 10 goles en todo el torneo, con un repertorio de lanzamientos que incluye hasta faja desde 9 metros: INTRATABLE. Sedalo tiene varios méritos, el primero es la posición de Pizarro, quién pasó de ser un buen extremo a ser este central desequilibrante y goleador. El otro el trabajo de equipo que hay detrás del zurdo. El club de Lanús siempre tuvo una marca registrada «van a todas de cabeza», casi rozando la locura, en algunos momentos ese arrojo les traía malos resultados y quizás se pasaban de rosca. Hoy por hoy los jugadores han madurado y Cajales le ha sabido dar una impronta de equipo que lo coloca quizás como uno de los mejores equipos en la historia de una institución que vio pasar por sus filas a jugadores de la talla de Gusti Fernández, Ferrea y Alejo Carrara entre otros.

Hoy SEDALO funciona como un equipo, la estrella, el jugador emblema es Pizarro y se roba todas las miradas, pero su hermano, Moscariello, Mau, Guzzo y Schamann son determinantes. Tener un jugador tan desequilibrante no siempre es fácil, hay que saber explotarlo formando una estructura que saque lo mejor de él, incluso cuando Pizarro estuvo ausente ante River Mau metió 9 goles, lo que confirma que no son Fede + 6 si no que han montado un sistema donde el zurdo brilla gracias a sus cualidades y al trabajo de los compañeros.

Quilmes por su lado tiene el gran mérito de presentar su querido equipo «de siempre», como toda la vida los alemanes juegan con sus muchachos, todos made in Quilmes. Tras muchos torneos buenos y una gran actuación en el Sudamericano de Clubes el conjunto de Cristian Gull tuvo un torneo brillante, perdiendo solamente ante Luján un partido entre semana y bajando rivales de peso como Ballester, River y Ward. Por contrapartida con su rival Quilmes no tiene un jugador en el nivel de desequilibrio como Pizarro, pero si tiene una estructura sólida de equipo en la que Facundo Torres es determinante y el Flaco Gull puede lastimar desde donde quiera. La presencia de Lucho Torres en el centro brinda juego y desequilibrio, y la combinación de Perrota en defensa y Gillardini en ataque resulta muy productiva. No olvidemos que también cuenta con la potencia física en ataque de Marco Aveiro. Lamentablemente se perderá el partido uno de los mejores extremos, si no el mejor, de nuestro país como Benjamín Testa quien debe pagar una fecha de suspensión por su roja ante Mitre.

En el partido podremos ver como SEDALO explota de maravillas las situaciones de tiro libre, jugando con uno o dos pivotes la situación de Federico Pizarro y Moscariello contra dos defensores. Quilmes tendrá la amenaza siempre presente de Eric Gull, no sólo por su temible lanzamiento si no porque obliga a plantar un defensor muy profundo, generando un espacio que su pivote puede aprovechar.

Ambos equipos apuestan como la contra como opción y sus sistemas son muy buenos, Quilmes no tendrá a su punta por la ausencia de Testa, pero Culzoni ha demostrado también ser muy rápido y efectivo.

Los alemanes de Quilmes tienen una defensa muy sólida que deberá enfrentarse al jugador más desequilibrante, será un duelo para alquilar balcones. El factor arco también será importante y puede ser determinante. Schamann es un arquero jóven pero que ha dado muestras sobradas de rendimiento y madurez, por Quilmes estará el siempre efectivo Algozino y el eterno Flaco Zago capaz de bajar la persiana en cualquier momento.

La localía será un tema a tener en cuenta, el «tachito» de Lanús Oeste será una olla a presión, un marco impresionante. La hinchada de SEDALO demostró en el clásico ante Lomas que lo puede llenar un jueves, imaginense un sábado y por la final del torneo: marco asegurado.

Si quieren conocer más de ambos equipos los invitamos a nuestra sección planteles donde encontrarán nombres y videos para ir entrando en clima:

Quilmes

SEDALO

No comments yet.

Join the Conversation