Quilmes campeón LHC 2012

Hace horas nada mas, Quilmes puede disfrutar un partidazo ganado, un título alcanzado, y el fundamental partido de descanso del Super7, para entrar directo a semifinales. (Si bien este año hay una semana de descanso intermedia, y podría no ser determinante el descanso)

Pero vamos a concentrarnos en el partido de hoy. Una final que por esas cosas de la suerte, el sorteo del fixture dejó para la última fecha.

Sedalo fue una fiesta en las tribunas (se definía el título de cadetes, juveniles, y el festejo de la LHD). Un ambiente poca veces visto en las canchas de handball de parte de las dos parcialidades. Hubo mas de 600 personas viendo el partido, que estuvieron a la altura de la situación y enmarcaron una jornada apasionante.

 

Ademas: transmisión del partido por radio, cobertura de Femebal TV y De Mano en Mano. Todo estaba dado para que sea un gran espectáculo y lo fue.

Desde el minuto 0 estuvo claro el pasaje del partido. Quilmes con buen lanzamiento exterior desde su primera linea y un Javier Zago en un nivel superlativo. Fueron de esos partidos donde los grandes se consagran, y sin salir del 40×20 (solamente para un 7m) redondeó una actuación brillante, parando mas del 50% de los lanzamientos, y con una triple atajada memorable.

En la defensa, Marco Aveiro se hacia fuerte tomando a Fede Pizarro e impidiendo los lanzamientos del zurdo que tan efectivos le son a los de Lanus oeste. En lo actitudinal ninguno dejó absolutamente nada guardado para lo que viene. Lo vivieron y lo jugaron al 120% en todo momento. Yendo al piso en las pelotas divididas y defendiendo como nunca.

Los cerveceros encontraron su punto alto en la 3-2-1 bien profunda controlando las penetraciones de Pizarro, y los lanzamientos de Mau. Cuidando además los pases a Moscariello que no tuvo una actuación tan desequilibrante como los últimos partidos.

Si bien una cantidad altísima de exclusiones los hacían replegar a 6 metros, en ningún momento recibieron goles fáciles e hicieron desgastar mucho a los rivales para conseguir lanzamientos limpios. Claro ejemplo de eso, es que hasta el minuto 4, SEDALO no pudo marcar su primer gol.

Eric Gull apareció en cada momento que su equipo lo necesitaba, convirtiendo goles desde los 9 y 10 metros, recibiendo los tiros libres con aviso de pasivo, y hasta convirtiendo un gol desde el pivot en el segundo tiempo. Una actuación excelente del mítico Eric que demuestra estar retomando su mejor nivel dia tras dia, luego de tanto parate por lesiones.

Por su parte, SEDALO intentaba, buscaba e iba con arrestos individuales, pero entre Zago, Aveiro y los palos, hicieron casi imposible poder anotar. Durante los 60 minutos, el equipo que llegaba como puntero estuvo en desventaja en el marcador y recién pudo poner en peligro el título quilmeño a falta de 2 minutos, cuando se puso a un gol de distancia (recordemos que con el empate en cancha, el título se quedaba para los locales) fundamentalmente por el ingreso de Marcelo Scaglione reemplazando a Schamnn en la portería, y varios goles de contragolpe de la mano de Rodriguez y Pizarro.

Una serie de atajadas de Zago a falta de poco tiempo sobre Rockstroh, Morello y Nacho Pizarro, cerraron el partido con un 25 – 28 que hizo delirar a los cerveceros y les regaló la tan ansiada vuelta olímpica.

Festejo alocado en la cancha, con su gente, y foto final entre los dos hermanos que hicieron esto posible. Uno dentro y otro fuera del 40×20.

Felicitaciones para Quilmes y a esperar el Super4 con todo!

(Todas las fotos en nuestro Facebook)

 

Diego Sanchez

No comments yet.

Join the Conversation