Debut con victoria

Muy buen primer partido de Los Gladiadores en su presentación en el Mundial de España 2013. Fue 28 – 26 sobre Montenegro, un rival de buena categoría entre los Europeos, quien contaba entre sus antecedentes con un par de victorias ante Suecia y Alemania por ejemplo.
Argentina jugó muy bien durante todo el partido y mostró un buen nivel, similar a aquel que nos llevó a dar la sorpresa en la anterior Copa del Mundo, aún sin jugadores claves como Agustín Vidal, Juampi Fernández y Sebastián Simonet.
Era muy importante este primer paso para las aspiraciones de nuestra selección, y los jugadores y cuerpo técnico demostraron estar a la altura y respondieron de la mejor manera: jugando bien y con un triunfo.

La pelota siempre al 6

Faltaban cinco segundos, Argentina ganaba por un gol y Dady Gallardo pidió time out. Seguramente en ese momento por la cabeza de todos los argentinos que veíamos el partido habrá pasado lo mismo: “¡¡¡denle la pelota al 6!!!”. Y así fue, Dieguito se quedó con la última bola, logró conquistar los 6m como toda la tarde y marcó su séptimo tanto del partido, convirtiéndose en el máximo goleador del juego.

Pero todo empezó con un equipo que presentaba buen juego durante los primeros 15 minutos del primer tiempo, ganando 6 – 3 en ese lapso, con un ingreso temprano del debutante Pablo Simonet (presumo habrá sido por el sistema defensivo propuesto por Montenegro) convirtiendo como si fuera su sexto mundial, y una muy buena tarea de Guido Ricobelli en el lateral izquierdo que a esa altura había conseguido tres asistencias. En defensa el habitual cambio de Querín por Vieyra y con F. Fernández en el otro lateral, acompañando a la enorme tarea, de quienes trabajan en el centro, P. Portela y Gonzalo Carou.
Montenegro transformaba constantemente del lado contrario a la pelota pero Argentina cambiaba bien de oponente y llegaba equilibrado para defender los lanzamientos de los europeos, que igualmente inquietaban con su lateral derecho zurdo y acciones de 2 vs 2 en la zona lateral con el pivot.

Me resulta necesario volver a destacar el trabajo del capitán argentino en defensa, ayudando, bloqueando, sacando constantemente al pivot de los 6m y logrando infracciones en ataque, etc. Un defensor totalmente completo, inteligentísimo, eligiendo los momentos para hacer falta, evitando las mismas cuando no son necesarias, saliendo a nueve o diez metros a proponer contacto, cortando línea de pase y colaborando con todos y cada uno de sus compañeros con la humildad de los grandes.

En ataque, y por suerte para los que amamos este deporte, tuvimos la chance de volver a ver a Diego Simonet en la cancha. Y mientras él esté dentro del 40×20 habrá que darle la pelota al número 6. Liberó un poco a Pablo durante ese primer tiempo de la organización del juego ofensivo, y cumplió de manera sobresaliente con esa función. Con los dos Simonet más chicos en la primera línea el juego ofensivo continuaba siendo organizado para iniciarse, pero le agregaron mucha verticalidad en la definición.

El primer tiempo finalizó 13 – 12 a favor de los Gladiadores, quienes siguieron con la misma intensidad durante la segunda mitad.
Dady Gallardo eligió bien los momentos para la rotación de los jugadores. Como bien sabemos sacar de la cancha a algunos jugadores es tomar riesgos para lograr alguna ventaja en el futuro. Y así fue que a la efectividad de Fede Fernández se le sumó un gol más desde el extremo de A. Portela; el Colo Vainstein marcó dos tantos más con muchísima personalidad para tomar un par de lanzamientos; F. Schiaffino le dio los minutos que necesita Carou para llegar bien al cierre del partido.

El partido seguía gol a gol. Los hermanos Simonet fueron importantes también en conseguir muchas exclusiones, que a su vez en defensa se saben aprovechar muy bien. Fede Vieyra fue de menor a mayor y logró convertir y asistir en momentos importantísimos del segundo tiempo. Se acercaba el final y el partido continuaba gol a gol. Los arqueros esta vez no tuvieron su mejor tarde, y eso le impedía a la selección sacar una ventaja mayor. Pero Matías Schulz se quedó con la pelota más importante de la tarde, la última del zurdo y Argentina logró ir con la ventaja al ataque.

El final del juego fue, como todos pedíamos, con la pelota en las manos del 6.

Victoria importantísima de Los Gladiadores contra uno de los rivales que se presumía un escalón por encima. Mañana Brasil, que va a ser de especial atención, con un entrenador como Jordi que conoce mucho a los jugadores argentinos, y es muy inteligente en los planteos y que hoy tuvo un rato largo a maltraer a Alemania. Será a las 11 de la mañana de nuestro país, entre mates y medialunas domingueras. ¡Vamos Argentina!

No comments yet.

Join the Conversation