Derrota y eliminación ante Tunez

Dicen que el hombre es más bruto que el animal porque tropieza dos veces con la misma piedra y lo mismo, salvando las distancias y diferencias, podría emparentarse con lo que le pasó hoy a Argentina frente Tunez, ya que llegaba en las mismas condiciones que hace un par de meses en Londres, donde para avanzar a cuartos de final había que ganarles, no bastaba ni con empatar. El resultado es conocido y lo mismo sucedió hoy pero con distintos protagonistas.

En la previa del partido, el técnico de la selección Argentina dialogó con Handball de Primera y manifestó que se iba a plantar una defensa más profunda y casi con marca personal todo el primer tiempo sobre Jallouz, uno de los lanzadores tunecinos. El planteo defensivo dio sus frutos en la primera mitad, sumado a un espectacular Matías Schulz que redondeo un 53% de efectividad dejaron a Tunez en solo 7 goles.

Pero el problema de Argentina estuvo en ataque, donde esta vez no contó con el Chino Simonet encendido como nos tiene sacostumbrado y casi no jugó ese primer tiempo, por lo que los ataques y los goles llegaron de la mano de Fede Vieyra y Fede Pizarro que anotaron 4 de los 6 con los que cerró la selección nacional esa primera mitad. Se sabe, la defensa tunecina es muy dura y aguerrida, por momentos violenta, pero los gladiadores no le encontraron la vuelta y tampoco había ocasión de correr contragolpes. Sumado a que el arquero Magaiez de Tunez también estaba iluminado y sumó 50% de efectividad.

En el segundo tiempo, Argentina estuvo al frente del marcador 2 veces. Al comienzo del período anotó los primeros dos goles y pasó a ganar 8-7 y al minuto 43 cuando se puso 12-11. Ahí vino un momento de confusión y Tunez anotó 4 goles seguidos, uno de Tej llevando la pelota de un arco a otro. Si, leyó bien, Tej. Ese fue el momento de quiebre en el partido y Argentina no pudo recuperarse a pesar de quedar con superioridad pero parecía que la suerte estaba echada.

Para el cierre, tomo las palabras y buena autocrítica de Gonza Carou a Hernan de Lorenzi ni bien terminó el partido: «hay que lamentar las 3 finales que tuvimos: Brasil, Alemania y Tunez. No tuvimos a la altura que tuvimos que estar, ya no nos podemos conformar con lucharla, perder por 1 con Alemania o Tunez, tenemos que cambiar la mentalidad y ganar esos partidos que estamos gol a gol y no los sabemos cerrar».

Consultado sobre la importancia del partido con Brasil, el capitán de la selección dijo: «creo que si le ganábamos a Brasil, le ganábamos a Alemania. No llegamos confiados pero si con la expectativa de ganarles y sellar el pase y perder con ellos nos comió la cabeza».

El mundial todavía no finalizó para Argentina ya que deberá jugar para la reubicación entre los puestos 17 y 20. El lunes lo hará con Qatar a las 9hs de nuestro país y luego esperar a quienes terminen en el quinto lugar de los grupos C y D que disputan la última jornada mañana.

Para después del mundial quedará la evalución y el análisis más profundos para descubrir los errores, trabajarlos y así seguir creciendo. Debemos tomar el ejemplo de Brasil que luego de los Panamericanos, claramente evolucionaron y tienen chances de pasar terceros en la zona si vencen a Montenegro.

No comments yet.

Join the Conversation