El primo

Como en aquellas reuniones donde alguna abuela o tía nos decía ¿por qué no te portas como tu primo? o el primo Eduardito entró en Boca, Eduardito sacó 10 en geografía y comentarios de ese estilo, en este mundial nos toca analizar a nuestros primos del país tropical, son los archi rivales de siempre, les queremos ganar como sea y donde sea. Sin embargo su crecimiento nos atrae y le deseamos que les vaya bien,aunque siempre encontremos alguna abuela que nos meta el dedo en la llaga.

Brasil se encuentra en pleno proceso de recambio, con el objetivo de llegar en las mejores condiciones a “SU” Olimpíada en Rio de Janeiro. Para ello volvió a contratar a Jordi Ribera, un gran entrenador que había tenido un paso previo y que luego se marchó para volver a Asobal.
La Confederación Brasilera de un tiempo a esta parte viene invirtiendo en entrenadores extranjeros con el objetivo de dar el salto de calidad tan ansiado por el balonmano americano, en femenino tienen al danés Morten Soubak y tras la ida de Garcia Cuesta en masculino retomaron con el mencionado Jordi.

Pese a atravesar un periodo de transición nuestros “primos” han hecho un mundial excelente. Nos ganaron y muy bien el duelo sudamericano y lograron pasar como 3eros de la zona para enfrentar en 8vos a una siempre difícil Rusia. Se sabe que cualquier equipo europeo que avance de la zona de grupos es un rival durísimo y mucho más para equipos sin tanto volumen de competencia como lo son los de nuestro continente (pensando que un Panamericano son 2 partidos y un Europeo es aún más duro que el Mundial). Rusia atraviesa también un momento particular tras la salida de Maximov, el mítico entrenador que estuviera tantísimas temporadas al frente de la Selección y los Osos de Chekovskie, el equipo de donde se nutre esta selección con jugadores como Atman, Dibirov y Chipurin entre muchos otros. Su reemplazante es el joven Oleg Kouleschov, aquel jugador que fuera campeón Junior en nuestro país y MVP del torneo, pregunten a la gente con memoria que el estadio de Ballester le cantaba “Diego, Diego” porque el ruso usaba la 10 al igual que Maradona.

El caso es que Rusia se llevó el partido por la mínima, pero sin duda el Mundial de los cariocas fue sensacional. Con rendimientos muy altos y un estilo de juego muy definido.
Está claro que Jordi le ha dado un salto de calidad muy importante al equipo, pero lo que a mi juicio Brasil tiene por encima de todas las cosas es DISCIPLINA TACTICA. Siempre se juega a algo, los Time Out son verdaderas cátedras donde no hay nada improvisado ni arengas vacías. Hemos disfrutado de Jordi diciendo “tu aquí, tu alla, pivote corre aquí, terminamos por acá” y que salga a la perfección, o anticipando (cual ajedrecista) un movimiento para brindar una solución oportuna que termine en la red rival.

Jordi es un entrenador muy capaz, de los pocos que utiliza la credencial con la A puesto que no discute con los árbitros ni siquiera una jugada. Le ha impreso a este equipo un sello propio y una manera muy particular de jugar, los jugadores le creen y se nota mucho. El sistema defensivo es excelente, una propuesta arriesgada y atractiva. Liderada por Felipe Borges en el avanzado yendo más allá de los 11 metros, con excesivos desplazamientos y disuasiones que enloquecen el juego posicional rival. También ocupa esa posición Gil Pirés, aquel capitán de la selección de Beach Handball hoy dedicado de lleno a la selección absoluta. Estos avanzados han complicado y mucho a jugadores como Diego y Sebastián Simonet y al mismísimo Pavel Atman, una de las figuras de la Championes League. Detrás de estos rapiditos s encuentra uno de los puntos mas fuertes de Brasil, el central defensivo. El especialista que no sólo es duro si no que maneja a la perfección los conceptos en un puesto que requiere mucha sabiduría, decisión y acción.

Desde la defensa Brasil sale muy rápido al contra atatque, e incluso muchas veces al contra gol. La punta de la lanza es Felipe Borges, el extremo de Ademar es todo un especialista, del otro lado Candido y Chiuffa lo hacen muy bien también. Diogo es el subidor y Zeba y Arthur los receptores en mitad de cancha que pueden finalizar si reciben en velocidad en la zona de 12-13 metros.

En el juego posicional Brasil ha mostrado mucha fluidez, continuidad y orden táctico por sobre todas las cosas. La convicción que los jugadores tienen en el plan elaborado por Jordi los lleva a dar mucha movilidad para encontrar situaciones propicias para lanzamientos efectivos. Diogo es el cerebro en cancha, Zeba muy importante y un pivote como Vinicius con gran movilidad, excelente recepción y buena definición. Los extremos como la tradición verdeamarelha lo marca son prodigios técnicos, excelente salto, gran muñeca, dominan los 3 tiempos de lanzamiento y las variantes. A estas características que mas o menos conocíamos, y que en mayor o menor medida habían desplegado en Guadalajar y Almirante Brown, Jordi le agregó a Arthur Patrianova, un lateral lanzador como los hay muy pocos en el continente. Un chico de apenas 19 años que fue la revelación y el alma del equipo brasileño.

Sin duda el futuro es auspicioso para los brasileños, y también para nosotros los argentinos que deberemos trabajar más y mejor para ganarles. Como aquella vez en Almirante Brown destacamos y nos alegramos por la evolución de Chile hoy hacemos lo propio con Brasil.

No comments yet.

Join the Conversation