El peor final

Lo que comenzó siendo un mundial esperanzador para Argentina luego de la victoria ante Montenegro en el debut, terminó como una pesadilla al no clasificar a segunda ronda perdiendo los siguientes 4 partidos de la zona, con el aliciente de que uno de los rivales fue Brasil. Además a esto hay que sumarle la derrota de hoy con Argelia que debe haber sido el peor desde que Dady Gallardo es el entrenador.

Nada pudo ser peor en el comienzo del encuentro de hoy para los gladiadores. Tal es así que Argentina estuvo los primeros 9 minutos sin anotar ningún gol y con 5 perdidas de pelota y no se llevó una diferencia mayor de 3 goles porque los argelinos no quisieron. En ese lapso, se produjeron errores de manejo bastante básicos y llamativos. Era el inicio de una historia cuyo final y desenlace parecían escrito pero que por momentos hubo chance de cambiar.

Luego de esos fatídicos 10 minutos y tras marcar el primer gol, Argentina se acomodó un poco al partido a pesar de que nunca estuvo cómodo. Argelia, claramente inferior a nuestro seleccionado en individualidades, seguía martillando el arco de Mati Schulz con lanzamientos de 9 metros y también con penetraciones. Sin dudas que el equipo sintió el cimbronazo de ese comienzo y si bien llegó a ponerse a un gol en el cierre de la primera mitad, cuando solo restaban 5 segundos la defensa se durmió y sobre la chicharra Argelia anotó un gol de tiro libre sin oposición. De esta manera la diferencia al entretiempo era de 2 goles, demasiado bien pensando en una esperada reacción en el segundo tiempo.

Lamentablemente, poco cambió en la segunda mitad a pesar de que el entrenador hiciera todas las modificaciones posibles, variando los extremos, los laterales, el pivot, el ingreso de Leo Maciel en el arco, etc. La suerte parecía estar echada. El inicio de esta etapa también fue floja, Argelia se fue arriba por 4 goles y Argentina estuvo los primeros 6 minutos sin anotar. Un reflejo de lo que fue el arranque del partido.

Cuando promediaban los 15 minutos del segundo tiempo, los gladiadores se pusieron abajo por la mínima y todo indicaba que llegaba el momento de quiebre para poner las cosas en su lugar y validar el papel de favorito en este partido. Pero allí volvió a verse lo peor de la selección, con perdidas recurrentes y una seguidilla de 4 goles de los africanos sepultaron las posibilidades de pasar al frente. La distancia máxima fue de 8 tantos pero en el cierre Argentina logró acortar la diferencia y el final fue de 29-23.

No creo conveniente hacer grandes análisis y evaluaciones en caliente, pero seguramente en su momento habrá que evaluar lo que se hizo mal y lo bueno, para poder proyectar y crecer. Sin duda que los resultados y el juego muestran que hubo un retroceso respecto a lo mostrado últimamente pero es tarea de los dirigentes y cuerpo técnico analizar las causas y las consecuencias.

Joaquin Sastre

No comments yet.

Join the Conversation