Lo que nos dejó el Mundial (Parte II)

Las falencias históricas

Así como en el ADN de Los Gladiadores encontramos el amor por la camiseta o la actitud, también como hijos del Handball argentino arrastran falencias formativas, que nos gusten o no, nos caracterizan. En mi opinión las dos grandes carencias de nuestro Handball se ven reflejadas en este tipo de torneos y sobre todo al enfrentar a otros equipos que lo hacen bien. Ellas son: EL LANZAMIENTO EXTERNO Y EL JUEGO EN SUPERIORIDAD NUMÉRICA.

El lanzamiento externo

Argentina se encuentra en el mismo escalón que rivales como Corea del Sur, Brasil, Túnez y quizás arriba de Argelia, a quien no hay que menospreciar. Brasil con la aparición de Arthur, y los coreanos pese a su baja estatura tienen un poderoso lanzamiento externo, preocupan a larga distancia por decirlo así, y obliga a la defensa a adquirir profundidad. En el partido contra Argelia la diferencia estuvo muy clara, por el lado gladiador Guido Ricobelli tiene un gran brazo, y es el más cercano al concepto de lanzador con el que cuenta Dady Gallardo. Si bien Diego, Sebastián Simonet, Fede Vieyra y Juan Pablo Fernandez tienen un buen lanzamiento no son lo que tácticamente se conoce como «lanzadores»

Markussen, Jicha o Hmam son lanzadores, jugadores que desde muy lejos pueden conquistar goles. Historicamente nuestro único jugador con lanzamiento a nivel internacional es Eric Gull. Los demás equipos con sus caracteristicas y limitaciones (como los asiáticos) han evolucionado en esa fase del juego. Los argelinos mostraron varios lanzamientos muy interesantes,mientras que en nuestro país seguimos planteando como hacer para desarrollarlo.

El Juego en Superioridad Numérica

Jugar con 1 jugador más es una fase del juego que a nivel internacional está muy desarrollada, estudiada y trabajada. De hecho muchos resultados ajustados se terminan definiendo por la capacidad que puedan tener los equipos de aprovechar las superioridades e inferioridades respectivamente.
Como un mal que atraviesa generaciones, nuestro equipo argentino al igual que todos los anteriores, no supo resolver con eficacia esta situación. Y en partidos como el de Tunez o Argelia, pudimos ver como con un hombre más no se seleccionaba bien el lanzamiento e incluso los rivales llegaban al gol por zona central, algo impensado e inconcebible.

La superioridad numérica es un concepto que se trabaja desde siempre en la formación de un jugador, saber reconocer la fijación al impar, o la superación del oponente directo son cuestiones que todo jugador de 16 años para arriba debería tener claras. Y ni hablar de los jugadores que disputan partidos internacionales.

La ventaja de tener un hombre más, según mi humilde opinión, puede ser explotada basicamente de dos formas. Una, situaciones simples de jugar amplio fijando al par hasta encontrar a un compañero libre, o dos: con un movimiento definido con anterioridad, que podría ser el pivote entre 2 y 3, o doble pivote, o el que prefieran. Los equipos de jerarquía suelen tener 4, 5 y hasta 10 jugadas para llegar al gol con un jugador más.

Esta fue una fase donde Argentina falló y mucho en el juego, seguramente es un punto a tener en cuenta y mejorar.

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation