Mi amigo Timur

Durante este Mundial que este domingo llegará a su fin hemos disfrutado de una infinidad de grandes jugadores. Hoy particularmente quisiera detenerme en uno de ellos, y es el extremo ruso Timur Dibirov.

Ya tenía referencias de este jugador pues está teniendo una Champions League sensacional con los osos de Chekovskie, sin embargo cuando lo vi con Rusia francamente me sorprendió. No por sus capacidad, que son conocidas en el mundo del Handball, si no por lo importante que puede llegar a ser un extremo en un equipo.

Rusia está sometida a un proceso de recambio, luego de muchísimos años al mando del mítico Vladimir Maximov, y tras su salida apostaron por un entrenador jóven y ex jugador de la selección como Oleg Kouleschov (campeón Mundial Jr en Argentina entre varios títulos). Esta selección tiene o está adquieriendo un nuevo perfil en el juego, mucha más continuidad y algo más de libertad en el juego de la mano del talentoso y jóven central Pavel Atman. Quizás antes era todo un poco más rígido y se jugaba más estructurado, hoy parece que se ha modernizado y si bien hay muchas sistemáticas de ataque, el juego también fluye y los jugadores tienen más libertad (esto es una apreciación subjetiva y personal).

Atención que con Maximov Rusia fue campeón mundial y olímpico, no es para nada una crítica al glorioso entrenador. En este “nuevo” esquema de juego ruso Dibirov es fundamental, y cuando uno piensa en un jugador determinante suele imaginarse laterales potentes y lanzadores, un central inteligente y desequilibrante o incluso un arquero determinante. Los extremos, por más buenos que sean, generalmente acompañan a estos jugadores. Pero en este caso Dibirov es imprescindible, su función como avanzado de una defensa profunda (primer cambio, antes Rusia era 6-0 a rajatabla) es vital. Además de neutralizar al central y colaborar con los laterales intercepta una cantidad de pelotas increíble. Es el líder de robos de pelota en este Mundial con 20.
En ataque tiene una gran efectividad y muchísimas variantes a la hora de lanzar. Este mundial habiendo jugado nada más que 7 partidos se ubica como 3er goleador, promediando 6.5 goles por partido. Además como si todo esto fuera poco sumó 12 asistencias, que para su puesto es muchísimo. En la combinación de goles + asistencias está 4to en el ranking. Tremendos números.

Contagia a sus compañeros y no falla, es determinante y el alma de esta nueva generación rusa. Me alegra ver todo lo importante que un extremo puede ser en un equipo cuando es realmente bueno.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano

No comments yet.

Join the Conversation