España Campeón del Mundo

En lo que será recordado como una de las lecciones de Handball más grandes de la historia, España apabulló a Dinamarca en la final de Mundial con un marcador increíble de 35-19.

Desde el 3-0 España ganó y controló todas las facetas del juego, a los 5 minutos hubo un gran pase de Hansen por detrás de la espalda de Maqueda y dos paradas consecutivas de Landin que nos hacían ilusionar, a los amantes del balonmano, que tendríamos una final apasionante. No fue para nada así.

Es un fenomeno imposible de explicar en palabras Dinamarca fue una sombra de lo que puede ser y España la máquina más demoledora que se haya visto. Eggert y Lindberg tirando afuera del arco, Hansen pasando la pelota a los carteles y Landin en el banco parecían concretar la tan anunciada profecía maya. Pero seamos justos, el mérito es todo de España, un equipo que salió super concentrado con un sólo objetivo: GANAR.

Los hispanos fueron absolutamente superiores en todas las fases del juego, y como si fuera poco promediando el primer tiempo Stebrik contruyó una muralla en su arco y terminó de configurar una verdadera pesadilla para Dinamarca. La defensa fue la clave del primer al último minuto, la salida rápida de contra y las pésimas decisiones de los daneses en ataque y le dieron forma a un insólito partido que pareció terminado desde los 15 minutos del primer tiempo. Gran rendimiento de Maqueda en el lateral derecho y de Valero Rivera jr en ataque, y en defensa la dupla central no sólo defendiendo si no también contra atacando. Uno de las modificaciones del Handball moderno, los centrales defensivos ya no son orangutanes pesados que sólo se mueven un metro a cada lado, son atletas capaces de liderar una subid rápida como el extremo más veloz.

Soldados de Valero Rivera llos jugadores españoles no abandonaron su libreto en ningún momento y siguieron jugando como si el partido estuviese igualado todo el tiempo. Aún disfrutando de un colchón de goles importantes el banco español rotó poco y siguió su plan estratégico, mucha continuidad, permutas y desdobles cortos para propiciar el lanzamiento externo (muy acertado por cierto) o el juego interior con Julen Aguinagalde.

Dinamarca pareció ido del partido, Hansen irreconocible, y en un nuevo mamarracho la IHF le otorgó el premio al mejor jugador del torneo pese a haber tenido un mundial más que discreto. Markussen lanzó mucho y mal, Hansen no encontró el lanzamiento y perdió el acierto en las asistencias, el zurdo Sondergaar recibió poco juego y sus extremos fueron irreconocibles. Muy poco juego interno, hubo 1 gol de Noddesbo y 1 de Toft, cuando por ejemplo en el Europeo René había sido la gran figura de la final.

Impecable partido de Joan Cañellas, que incluso mantuvo en el banco nada menos que al crack de Dani Sarmiento hasta los 45 minutos, y por si alguien dudaba aún de las cualidades de Valero Rivera Jr éste dio una lección de como jugar de extremo, rosca, tendida y 6/7 para un verdadero crack, de esos que no juega por ser el hijo del entrenador si no por ser bueno de verdad.

España aplastó, borró literalmente de la cancha a su rival y consiguió su segundo título mundial de forma brillante, ni el más optimista de los españoles podría haber imaginado una final así. Y yo particularmente jamás vi un partido así en mi vida, entre dos equipos parejos, en una final, impensado.

Sobre el final si entraron todos, Sierra paró y hubo lugar para unos minutos de Ariño que con sólo 19 años logra la medalla de campeón del mundo. España superó las bajas de Entrerríos y Hombrados, construyó una muralla defensiva y en ella basó su juego. Un gran campeón.

No comments yet.

Join the Conversation