¿Viejo continente o nueva competencia?

De un tiempo a esta parte vengo escuchando y leyendo con cierta recurrencia la necesidad de que nuestros jugadores y jugadoras se vayan a Europa para levantar su nivel, creo que se remarca más en el caso femenino debido a que hay menos cantidad jugando afuera.

Es una verdad de perogrullo que los jugadores levantan, y mucho, su nivel compitiendo en Europa. De alguna manera esta generación de Gladiadores debe muchos de sus éxitos a que sus jugadores han estado jugando en gran nivel en el viejo continente, entre otros factores.

Ahora bien, me permito plantear la siguiente duda. ¿No sería bueno también pensar en realzar el nivel de la competencia local? Seguramente Argentina ya nunca llegará a tener el nivel que tiene la Bundesliga, ni siquiera la Bundesliga B, pero mejorar la competencia interna también hará que los jugadores levanten el nivel, y no sólo lo hará con más cantidad si no que popularizará el deporte, generará trabajo y nos permitirá tener un mejor Handball en general.

Seguramente los jugadores tops seguirán emigrando, pero también se debe revisar la propuesta porque si a todo lo que aspiramos es a ser exportadores de jugadores nuestras falencias estructurales seguirán sin modificarse. Es de alguna manera lo mismo que pedirle a los jugadores de algún lugar del interior donde haya pocos equipos que vengan a jugar a Femebal para mejorar, que aquí jugarán más seguido. Sin duda lo mejor para todos será generar una competencia local fuerte, una liga competitiva y federal.

La gente del interior ha demostrado en una y otra oportunidad que tiene capacidad y sobre todo ganas, es hora de mover cielo y tierra en busca de sponsors que permitan jugar un torneo Nacional competitivo, y no este formato que reúne equipos en una semana con todos los gastos pagados por los jugadores. La única manera de crecer es que se juegue más y mejor, que cada vez más chicos opten por el Handball, si no será imposible, y si, la única salida será enviarlos a Europa, a que hagan lo que no podemos hacer acá.

Con esta propuesta también se pasa por alto un detalle, el desarraigo que sufre el jugador. Ustedes me dirán exagerado, que les encantaría estar en Europa y ¿a quién no? Pero los chicos y chicas deben abandonar su familia, sus parejas, sus estudios, adaptarse a otras culturas, a otros idiomas y demás cosas que no son nada sencillas. Convengamos que no son Balotelli, Ibrahimovic ni Manu Ginobili que ganan fortunas, muchas veces deben estar fuera de su casa por un sueldo menor al que ganarían trabajando acá de lo que eligieron como profesión.

En fin, jugar en Europa es evidentemente evolucionar, pero también debe evolucionar el Handball argentino. Si no veamos como es en Brasil, que tiene muchas de sus jugadoras en Europa pero su Liga es tan competitiva que tiene a dos argentinas allá.

No comments yet.

Join the Conversation