Cuestión de costumbre

mini2¿Qué se busca con las categorías de base? Es la primera pregunta que deberíamos hacernos todos, y luego del extenso debate pensar y construir un sistema de competencia acorde a lo expresado.

Está claro que en edades tempranas la recreación, el esparcimiento y la diversión son fundamentales, y lo que siempre debe estar presente es el APRENDIZAJE. Entonces aquí surge otra pregunta ¿aprenden realmente nuestros jóvenes jugadores con este formato de encuentros de Mini y tira de inferiores? Inmediatamente podríamos decir que si, puesto que grandes jugadores han salido del semillero argentino, pero a la vez no creen en la siguiente pregunta ¿podrían aprender más y mejor nuestros jugadores/as?

Y yo creo fervientemente que si. Vayamos por partes, en primer lugar EL TIEMPO DE JUEGO. El tiempo de juego esmini1 TRASCENDENTE puesto que es el momento donde se produce el aprendizaje, todo lo que los chicos aprenden e incorporan es para hacer en la situación real de juego. No sirve de nada realizar gestos técnicos sin oposición o situaciones ficticias, si un jugador sabe resolver en el partido sabe jugar al Handball. Para esto es fundamental que jugue, que juegue mucho, muchos minutos. Como todo en la vida, a manejar se aprende arriba del auto, a volar con horas de vuelo, etc.
Desde este espacio somos y seremos acérrimos defensores de los encuentros de Mini, sin embargo creemos que están mal implementados. Pese a estar bien pensados generalmente nos encontramos con que los minis no tienen tanto tiempo en cancha como sería conveniente.

Hablando de la tira de inferiores creo que está a la vista y más que claro que los minutos son insuficientes. En infantiles con planilla completa hay 40 minutos para repartir entre 14 jugadores, es poco probable que un jugador de 11 años pueda aprender jugando 10, 20 o 30 minutos. Pese a todo los chicos nos deleitan cada sábado, imaginense las cosas que podrían regalarnos si en lugar de jugar 10 minutos jugaran 10 partidos. No suena tan descabellado hacer encuentros de 3 o 4 clubes y jugar durante 3 horas la máxima cantidad de partidos posibles, si puede ser en 2 canchas muchísimo mejor. La cuenta es muy sencilla, cuanto más jueguen más aprenderán.

tableroEl tópico dos es EL RESULTADO. ¿Sirve buscar resultados en edades tempranas? ¿Es bueno para los chicos someterlos a la presión del tablero? Yo estoy seguro de que no, no es para nada significativo un resultado, ni siquiera un campeonato de Infantiles y Menores. Es más, el resultado para los chicos a esa edad es intrascendente. Los pibes pueden perder una final y los 40 minutos estar jugando un picadito mezclados con aquellos rivales, a los que nos trastorna el resultado es a los grandes no a los chicos. No deberíamos trasladarle nuestros vicios, deberíamos enseñarles, para ganar y perder siempre hay tiempo, para la presión también, para los partidos definitorios también, cada cosa a su debido tiempo. Esa misma presión a la que los adultos desde el fixture y el banco sometemos a los chicos crea un ambiente nocivo para el aprendizaje. Es muy dificil y contraproducente aprender pensando que un error puede ser decisivo, esa presión es impensada en la mente infantil y absolutamente desaconsejable.
También es cierto que hay muchos “entrenadores” que creen que ganar un título en Infantiles es saber de Handball, o ser buen entrenador. Los buenos entrenadores de la base no son los que ganan, son los que enseñan y dan recursos a sus jugadores. De una vuelta olímpica a los 11 años no se quien se acuerda, de saberle pasar al compañero se trata el Handball, y no se olvida en toda la vida.

Tópico número 3, el arbitraje. ¿Es coherente que un árbitro que está aprendiendo al igual que los jugadores a los que dirige sea sometido a la presión de un fixture con resultados? Los entrenadores no deberíamos protestas, arbitroes cierto pero sería todo mucho más fácil si el tablero no marcara los goles y si se jugaran tantos partidos como sean necesarios para perder la cuenta de los que se gana y los que se pierde. El árbitro tendría muchos más minutos de ejercicio y mucha menos presión, desenvolviéndose en un ámbito mucho más propicio para su aprendizaje. Dirigir en categorías de base no es sencillo, tiene mucho de docente. Los errores técnicos son quizás más evidentes, pero la función pedagógica que ejerce el árbitro es fundamental en la formación del jugador, no sólo para que este aprenda las reglas si no también para que aprenda a jugar.

Para concluir EL SISTEMA DE COMPETENCIA, me pregunto ¿por qué utilizamos este sistema de tira de inferiores? ¿Qué pasaría si fuese como en el Rugby por ejemplo donde las categorías son independientes unas de otras? Para nosotros el promedio de 3 categorías deciden la suerte de las inferiores de un club, por ejempo en Inferiores caballeros “B” Velez fue campeón en Infantiles y descendió a la C, Juventud Unida fue campeón de Junior y descendió. ¿No sería coherente que los equipos jueguen contra equipos de un nivel similar? Seguramente en la C Velez en Infantiles y Juventud Unida en Junior arrase, no le sirve ni a ellos ni a los rivales.

¿Cómo es que habiendo tantos clubes y jugadores no se puede regionalizar? De esta forma se ahorrarían los largos y costosos viajes. Además claro de subir el nivel de los clubes y vernos obligados a promover el deporte. Imaginemos que en zona sur no hay tantos equipos, bueno será cuestión de pasear por los Colegios, de hacer exhibiciones, de facilitar material e ir sumando instituciones de forma que se vaya haciendo más y más fuerte. Luego, al final del año o la competencia, si que los mejores ubicados viajen y si quieren que definan todo. Pero no suena demasiado coherente que una nena de 11 años tenga que desplazarse desde La Plata a Morón para jugar 20 o 30 minutos, ¿no? ¿Será todo una cuestión de costumbre?

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation