El noble repliegue

RepliegueCreo que la fase del juego que tiene menos “prensa” es sin duda el repliegue defensivo. Muchas veces los entrenadores estamos tan ocupados con los sistemas ofensivos y en mejorar la defensa que nos olvidamos de la importancia de volver rápido luego de ya no poseer la pelota.

Replegar es mucho más que correr hacia atrás, si bien esa es la única orden que los jugadores reciben al respecto. Replegar no sólo es una cuestión de actitud, es algo que se debe entrenar y para lo que hay que estar preparado.

El Handball moderno es muy vertiginoso, se juega con mucha velocidad y poder retornar a posiciones defensivas para evitar el contra ataque se vuelve imperioso, es algo que no puede dejarse librado al azar. Los objetivos del repliegue defensivo son: evitar el contra ataque (simple y en 2da oleada), llegar rapidamente al centro de nuestra defensa para evitar zonas de gol con amplitud, evitar el lanzamiento y como óptimo recuperar la pelota.

Hay cuestiones muy importantes a tener en cuenta a la hora de replegar, es muy importante “cerrar el medio” por eso no importan los puestos específicos en defensa, si no llegar pronto a cubrir las zonas por donde el equipo rival nos puede convertir el gol. No hacer cambios defensa – ataque mientras el otro equipo está contra atacando, la prioridad siempre debe ser volver rápido para evitar el gol. Intentar cortar con faltas tácticas, faltas Zemanta Related Posts Thumbnailinteligentes que demoren o neutralicen el contra ataque rival y no tengan riesgo de exclusiones. Los jugadores que están en la zona contraria a la que se produce el lanzamiento deben ser los primeros en volver, por ejemplo si el lateral derecho penetró entre 1 y 2, y asistió al extremo los primeros en replegar deberían ser el extremo izquierdo y el lateral izquierdo, y obviamente los zurdos que actuaron en el lanzamiento llegarán praticamente últimos. (Esto se modifica obviamente si ha habido un desdoble o hay una orden estricta de esperar el rebote).

Se puede tener un sistema de repliegue perfectamente entrenable, y hay cuestiones básicas que son importantes trabajar. El otro día en el post de Diego Simonet recordábamos aquel memorable equipo de Valladolid donde jugó y brilló Eric Gull, en ese equipo dirigido por Juan Carlos Pastor el contra ataque era llevado en dribbling por Chema Rodriguez. Si nos tocara enfrentarlo una buena estrategia sería tomarlo personal inmediatamente cuando se produzca la pérdida de la pelota, por un jugador determinado o bien por el más próximo a su posición. De esta forma se neutraliza la mejor arma rival. Otra cuestión importante es si enfrentamos a arqueros que son grandes pasadores directos de contra ataque, podría ser útil decirle al pivote que se quede obstaculizando esa posible salida larga para no facilitarle la tarea al arquero. Es muy importante para todo esto conocer como el equipo rival trabaja el contra ataque, de esta forma nuestro sistema de repliegue no será siempre igual. Por ejemplo en el célebre equipo de Luján Viscovich y Jung subían magistralmente la contra, intentar cortar ese circuito hubiera sido una buena opción de repliegue.

gabrielAsí como el arquero es el primer atacante puesto que es capaz de dar un pase largo al extremo para que convierta el gol, también debe ser el primer encargado de defender, estando en 6-9 metros para disuadir el posible pase largo de su colega. Es muy importante esta cuestión, muchas veces los arqueros están clavados bajo los 3 palos sin conocer su importancia.

Si enfrentamos a un equipo como Ballester de Elio Fernandez, o al Mitre de Daniel Betti es importante saber que se debe replegar no sólo luego de perder la pelota si no también luego del gol, puesto que los equipos que juegan al contra gol intentarán conseguir goles fáciles y rápidos en base a tener superioridad numérica sacando rápido del centro. No hay tiempo si quiera de festejar o ponerse contento, es imperioso el retorno.

Ya saben amigos, replegar es mucho más que el típico “baja rápido” es una fase muy importante y que ante la velocidad y el dinamismo que va cobrando nuestro deporte se vuelve imprescindible.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation