El don

cogoHemos hablado y lo hemos comentado en la cancha, hasta me di el gusto de decirselo personalmente, Andrés Kogovsek tiene un don, tiene un ángel especial que lo acompaña en la cancha de Handball.

El sábado la cita era con Andrés, el Handball argentino se reunía para despedir en gran forma a uno de los más queridos y grandes jugadores que se han puesto la camiseta celeste y blanca de la Confederación Argentina de Handball. Ni el calor, ni la pileta, ni la transmisión en vivo impidió que Ballester esté repleto.

No había información oficial sobre si Kogovsek iba a jugar mucho o poco, noscogo2 imaginamos que entraría los últimos 10 minutos, sin embargo entró en calor y estuvo como uno más del plantel. Restando 1 minuto 40 segundos para concluir el primer tiempo Dady lo mandó a la cancha, y a los 15 segundos del ingreso llegó una pelota limpia al extremo para que Andrés se reencuentre con el gol y su querida camiseta. Uno diría «que suerte» «que bueno que haya podido meter un gol», en defensa sale una contra rapidísima y cae en las manos de Andrés, quien convierte su segundo gol en nada más que 40 segundos. Cierre del primer tiempo, algo tiene este tipo.

Juega un rato del comienzo del segundo, sale y obviamente entra sobre el final para terminar el partido en cancha, faltando 30 segundos mientras atendían a Scovenna por un dolor en el hombro, Capurro junta a sus hombres y les dice «mantengamos el balón, no lancemos rápido y evitemos la pérdida». Andrés robó la pelota a 9 segundos del final y marcó el último gol del encuentro, indudablemente hay algo especial.

En Estados Unidos se dice «the gift», acá «tocado por la varita mágica», los más místicos «tiene un angel» lo que está claro es que cuando alguien es buen tipo y dedica su vida a algo el universo conspira para ayudarlo.

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation