Como pez en el agua

Zemanta Related Posts ThumbnailMe encontraba en la plaza de Luján, un lugar hermoso si los hay, que tiene esas plazas de pueblo muy grandes y espaciosas, incluso cuenta con un estanque con un puente muy lindo. Me asombré mucho cuando en el estanque había peces como los de las peceras pero bastante más grandes, mi amigo me explicó que eran los mismos peces pero que crecían de acuerdo al ambiente en el que vivían. De esta forma si estaban en una pecera quedaban chiquitos y si estaban en un estanque se volvían grandes.

Algunos años después me di cuenta de que ese concepto de «crecer de acuerdo al medio o entorno» también se aplica al mundo del deporte. Hay jugadores que juegan bien, otros que juegan mal y otros que son como esos peces, que se vuelven enormes de acuerdo a su entorno.

Creo que Diego Simonet es un buen ejemplo de eso, cuando era chico en Ballester se veía que tenía cosas de crack, pero bueno algunos dirían que era femebal y que se yo. Luego llegó la época de San Caetano, donde Diego descolló y fue ídolo. Claro esos «refutadores de leyendas» de los que habla Alejandro Dolina nos dirían que era un liga buena pero no Europa, y que se yo.

Luego llegó la etapa de Torrevieja, pero claro era un equipo chico sin aspiraciones bla bla bla, Diego la rompía y deslumbraba

No se sabía si el paso a Ivry era hacia adelante, un equipo de la zona baja, que luchaba por mantener la categoría y de ninguna forma podría hacerle sombra a Montpellier y PSG, sin embargo una vez más el Messi del balonmano mandó a callar a los refutadores

Y bueno, llegó el momento de pasar a un equipo grande, el Montpellier donde jugaría con Accambray, Guigou y Omeyer, los expertos bi campeones olímpicos, claro seguro tendría pocos minutos, no sería tan importante en uno de los grandes de Europa, y sin embargo (como dice Sabina) el Chino lo hizo otra vez, titular, figura, tiene a la gente en el bolsillo y en unos meses escribió el manual del Handball argentino en Francia

Montpellier Diego Simonet 2013 from chino_simon4 on Vimeo.

Y a esta altura los refutadores no están, se escondieron abajo de una frazada a pesar del calor, pero la pregunta es ¿Hasta dónde llegará? ¿Que pasaría si lo paramos en el medio de Karabatic y Lazarov? Sencillo, al igual que los peces en Luján, se agigantaría cada vez más.

No comments yet.

Join the Conversation