Mas o menos

weinholdCuánto nos ofendemos cuando dicen que el Handball es fútbol con la mano, de ahí surgió la frase “El Handball es ajedrez con pelota” y si bien es cierto que es un tanto exagerada, también es cierto que al ser un deporte de posesiones la incidencia de la táctica colectiva en el resultado de los partidos es determinante. Un equipo puede estar plagado de estrellas pero si no tiene aceitado un sistema colectivo dónde saber a que jugar seguramente no logre grandes resultados, esto quizás sea lo que le ocurre al PSG a dónde llegaron muchos jugadores nuevos y la interrupción por uno y otro torneo internacional hacen que aún no puedan ensamblar las piezas de ese rompecabezas plagado de enormes jugadores.

Volviendo al tema de la táctica colectiva, hoy tocaremos un tema que es determinante en el Handball moderno y es la gestión de las situaciones en superioridad e inferioridad numérica. Cualquier entrenador y jugador desea no tener jamás una exclusión, pero sabemos que es imposible. Se pueden limitar al máximo las sanciones por protesta, de hecho los grandes equipos no las tienen, ese tipo de sanciones corresponde más bien a un entorno amateur. Mitos y verdades Lo primero que hay que desterrar es la idea de que atacar con un jugador más es súper sencillo y defender con uno menos es imposible. La superioridad numérica es claramente una ventaja, pero aquello de que “cada uno ataca a uno y queda uno libre al fin” no es soplar y hacer botellas, por más que razonado así parezca cierto y sencillo.

Superioridad numérica ofensiva

Cuando un equipo tiene un jugador más lo primero que debe tener en cuenta es que no es obligatorio meter 5 goles en ese lapso de dos minutos, que contará con una ventaja, pero debe trabajarla y generar situaciones propicias. Muchas veces algunos equipos por apurarse o por seleccionar mal terminan tomando lanzamientos desde situaciones desfavorables e incluso perdiendo la pelota. Entonces muchas veces ganar la superioridad numérica 1 a 0 será exitoso, seguramente que si el equipo obitene un parcial de 3-0 será mejor, pero los otros también juegan, y en Handball 1 más 1 no siempre es 2. Una vez que entendemos que hay que trabajar el ataque, al igual que todos los ataques, se debe buscar finalizar por zonas de mucha angulación, por lugares donde sea más fácil conseguir el gol. A veces un extremo mete el gol en superioridad y cuando vemos el video nos damos cuenta de que en realidad está tomando un lanzamiento que perfectamente podría haberse dado en igualdad, la superioridad numérica es una oportunidad para lanzar de lugares que no son tan frecuentes en igualdad de condiciones. Entonces si será el extremo quien finalice la situación deberá hacerlo con mucho ángulo de lanzamiento y con comodidad, la pelota no puede llegar sucia ni lanzar desestabilizado, ya que en esa situación perdemos la ventaja que tenemos. Preferentemente y en la medida de ser posible la superioridad debe buscar finalizar por el centro y desde 6 metros, el lugar donde universalmente es más sencillo meter goles.

Evitar situaciones de 1 vs 1, cuando existe una superioridad numérica jugar 1vs1 es un error conceptual que no sólo no es beneficioso si no que puede generar la pérdida de la pelota. Muchos jugadores se ven tentados por el mayor espacio, pero jugar tacticamente bien implicaria tener continuidad y calidad de fijaciones para lograr un lanzamiento claro sin necesidad de forzar una situación que como dijimos con anterioridad podría darse normalmente en un 6vs6. Cuantos menos defensores haya para defender el ancho será más dificil, pero en ese momento el ataque debe ser muy paciente e inteligente, es mejor mover la pelota y tardar un poco más que forzar una situación y arriesgarse a perder la superioridad. Con amplitud de carreras, continuidad de juego, calidad de pase y fijaciones claras se debería lograr un lanzamiento claro.es más que obvio que los jugadores no van a “fijar” si no que atacan duro a los espacios buscando su gol, nunca se debe dar la información al defensor de que sólo se va a pasar la pelota porque es ahí donde la cuenta no cierra y nunca se encuentra el espacio. El atacante debe saber desde infantiles discernir en que situaciones pasar la pelota y en cuales progresar o lanzar, eso logrará la máxima atracción con el defensor ampliando el espacio para el compañero, hasta encontrar esa situación de 2 vs 1 y el siguiente lanzamiento 1 vs 0.

Movimientos prefijados, es bueno para comenzar que los equipos tengan una situación entrenada para jugar la superioridad numérica. Y no hace falta descubrir América o ser Maximov, aquella clásica de “tirar para afuera” donde las carreras de los jugadores generan un 2vs1 lateral-extremo del lado contrario bien ejecutada funciona, y si no me creen revisen como jugó las superioridades el equipo español y el danés en el último mundial Junior. Aquí hay otra cuestión, muchas veces nosotros los sudamericanos creemos que el Handball europeo es una ciencia inalcanzable, y cuando nos ponemos a analizar en profundidad con una lapiz y un papel nos sorprendemos, porque las situaciones tácticas son relativamente sencillas, la diferencia la hace la técnica y la táctica individual de los jugadores, que han tenido una formación de base impecable (seguramente no fueron campeones en infantiles pero aprendieron a no tirar si los marcan de a dos o tres).
Otra situación que da resultados es poner el pivote entre 1 y 2 para jugar 3 vs 2 pivote, lateral y extremo vs primero y segundo de la defensa. En ese caso central, lateral y extremo del lado contrario tendrán carreras contrarias para ampliar ese espacio.
Desdoblar un primera linea y jugar con dos pivotes sobre los segundos es muy efectivo. Uno de los dos laterales iniciará con una carrera dura hacia el centro y deberá decidir si tomar el lanzamiento (siempre que sea efectivo desde ese lugar), pasar al pivote si el segundo salió a tomarlo, o darle al extremo si el exterior cerró con el pivote (que es lo que debería suceder).
Como ven estas tres situaciones más que sencillas y que están al alcance de todos son muy básicas, la diferencia la haran los equipos si y solo si los atacantes saben discriminar en que situacion tomar el lanzamiento y en que situacion pasar, con calidad, a la carrera y siendo peligroso. Lograr un atacante que haga eso puede llevar 5 años de formación, pero sin duda es provechoso.
Atención no se trata de tener una “jugadita”, se trata de tener una situación de inicio donde siempre lo importante es saber definirla. Aquí el mejor ejemplo es el de “dale un pez al hombre y lo alimentarás por un día, enseñale a pescar y lo alimentarás para toda la vida”. El entrenador podría elaborar una situación cerrada que de resultado, pero sería eso, una situación cerrada con una sola resolución en donde una mínima falla dará el fracaso de la situación. Y otra vez cuidado, también la situación se debe plantear en pos del éxito que pueda tener, no todos los equipos pueden tener el poder resolutivo de los croatas, y si es así cada uno deberá adaptarse a la realidad.

Finalizar sin movimientos prestablecidos, mejor aún, o de la situación que elija el central en ese momento, pero esto es un escalón aún más alto que lo anterior. Los jugadores deben resolver de acuerdo a lo que haga el compañero para buscar le mejor situación de finalización. Es para mi el summun del Handball, entrenar al equipo en la semana y que en el partido los jugadores puedan resolver libremente de forma correcta.

Superioridad numérica defensiva

El primer concepto que yo transmitiría es que no por ser un jugador más está garantizada la recuperación de la pelota, es de perogrullo pero suele pasar, sobre todo a nivel Carrara 2psicologico me atrevo a opinar, que muchos jugadores tienen la sensación de que son ellos los que sobran en esa situación y no toman responsabilidad defensiva. Cuantas veces vemos situaciones donde defensas con 1 jugador más permiten situaciones de 1vs1, error tremendo. Siempre debe haber superioridad numèrica donde se encuentra la pelota, se debe bascular de la misma forma que en igualdad, para los pases largos siempre hay tiempo (siempre que estén previstos y tenidos en cuenta). Los defensores exteriores son muy importantes para llevar la defensa hacia el sector de la pelota.
“Densidad defensiva” es importante que cada atacante vea que tiene dos defensores delante, el ataque se debe sentir impotente ante el movimiento y la agresividad. La situación de uno más es propicia para tomar profundidad y ser agresivo sabiendo de las ayudas. Otro error sería no salir, quedarse plano con la seguridad de ser un jugador más y permitir al ataque primero la libertad para mover la pelota y consumir tiempo y segundo un lanzamiento externo.

En este punto creo importante definir que es defender, seguramente nos podremos más o menos de acuerdo, pero hay dos definiciones tan clásicas como certeras

1) Evitar el gol
2) Recuperar la pelota.

Yo siempre elijo la segunda, porque incluye a la primera también. Si la defensa recupera la pelota está al mismo tiempo evitando el gol. Y esto se relaciona al concepto anterior, una defensa con uno más debe ser agresiva e intentar recuperar la pelota, no sólo replegarse y tirarse atrás, eso permite mucha libertad al ataque y propicia situaciones de gol. El ataque debe sentirse incómodo e imposibilitado de jugar con libertad.

Mixta si, pero ¿por qué? Es muy frecuente en estos tiempos ver que ante la superioridad numérica el equipo defensor opta por tomar en hombre a un atacante. Es un recurso perfectamente válido, pero a mi criterio (siempre subjetivo y nunca infalible) debe haber un plan, una intencionalidad táctica. ¿Por qué tomamos hombre? ¿Por qué sobre ese y no sobre otro jugador? Si esas preguntas tienen respuestas adelante, si no quizás el hecho de sacar un defensor no hace más que terminar ampliando el espacio para el 4 vs 5 y será perjudicial. Se se pretende que otros jugadores tomen la responsabilidad en lugar de ese que está marcado será una buena decisión. Si entendemos que es muy peligroso y que aún en inferioridad puede meter el gol también será acertado. Lo importante para todas las cuestiones tácticas es que tengan un justificativo, no hacer por hacer.

Redoblar los esfuerzos, reforzando la idea con la que comencé el párrafo. Tener un defensor más es una situación muy provechosa, entonces será clave correr mucho más, ayudar, disuadir, ya que será más probable recuperar la pelota. El ideal sería interceptar un pase e irse sólo de contra ataque, pero no siempre ocurre. El entrenador podría plantear situación de más profunidad de un defensor y disuasión para generar pases largos, que son más fáciles de interceptar, anticipar para obligar a tal o cual atacante a tomar decisiones, por supesto sobre el atacante que nosotros creamos menos capaz.

Inferioridad numérica ofensiva

Es necesario hablar en este apartado del arquero jugador, una tendencia que en los últimos años ha tomado mucha fuerza. Es frecuente que ante la inferioridad un equipo decida jugar con arquero jugador esta situación. Cosas importantes a tener en cuenta para esto (además de las reglamentarias por supuesto)

1) El jugador arquero siempre debe jugar o finalizar del lado del banco para poder hacer el cambio, hay que tener en cuenta que metiendo o no el gol ese atacante debe salir rápido para evitar goles fáciles.
2) Darle importancia al jugador arquero, en aquella célebre serie entre Berlin y Ademar los alemanes debían remontar 11 goles e iniciaron el partido con arquero-jugador, o doble sea jugando 7vs6 en ataque. Pero si uno analizaba friamente tenía más efecto psicológico que deportivo, ya que el jugador con pechera hacía un cruce lejos de 9mts y salía al cambio. O sea que en la práctica el ataque se desarrollaba 6vs6, la medida tenía un efecto más de “vamos a por todas” que de táctica concretamente. Entonces para concluir la idea, si un equipo elige jugar la situación de arquero-jugador (que es arriesgada) debe estar dispuesto a finalizar incluso con ese jugador si hace falta. Poner arquero jugador para hacerlo salir corriendo sólo generará trastornos y situaciones indeseadas. El equipo asume el riesgo y ataca 6vs6.
3) En partidos europeos se ve mucho como los extremos juegan una circulación simultánea, uno se queda como pivote y otro sale al otro lado, claramente la idea es generar confusión en zona central y hacer bajar a los defensores para propiciar un lanzamiento externo. También es frecuente la “circulación falsa” el extremo circula pero cuando llega al segundo vuelve a salir rapidamente buscando recibir un pase del central en caso de que el exterior haya hecho mal el cambio de marca. En el ambito local estas situaciones no son frecuentes. Al igual que el arquero-jugador, pocos equipos lo utilizan.

En situaciones más ortodoxa de 5 vs 6 el ataque debe evitar

+ Finalizaciones rápidas, el momento del ataque es el ideal para hacer correr el reloj
+ Evitar desdobles que dejen a compañeros sin apoyo (a menos que se trate de una clara situación de desmarque)
+ Evitar salteos y pases largos (a menos que sean para asistir claramente) ya que propician las intercepciones
+ Jugar estaticos, es importante recibir en movimiento y ser apoyo potencial del jugador con pelota. No alejarse y participar
+ no finalizar por el sector donde están los mejores defensores, ante la desventaja numérica se debe intentar al defensor con el que creamos hay mayor posibilidad de superar.

Inferioridad numérica defensiva

Lo dicho en el primer párrafo no sólo no es imposible si no que si se hace bien puede ser beneficioso, está claro que la defensa con uno menos es una situación de desventaja, pero debe trabajarse y tenerse en cuenta para que esto no sea un impedimento, si no una posibilidad. Es muy frecuente en los entrenamientos que ante el planteo de la situación de inferioridad numérica el defensor tenga una actitud de entregado, y eso todo lo contrario, defender en inferioridad es un arte, es una capacidad que debe ser entrenada.
En inferioridad numérica un equipo debe tener igualdad en el sector de la pelota, por ejemplo si la pelota la tiene el extremo izquierdo la defensa bascula hacia ese lado, asumiendo el exterior contrario la situación de 1 vs 2 contra lateral y extremo. Está claro que esa situación es temporal y se modifica con el movimiento de la pelota.
Un equipo con uno menos debe tener bien claro desde que lugar prefiere que le lancen y de que lugar no deben hacerlo. Cerrará los espacios en consecuencia, contraponiendose a lo buscado por el equipo en onfensiva intentará evitar los lanzamientos de zona central y que estos sean tomados por un extremo con poco ángulo o un primera línea a distancia, por supuesto que no siempre se puede.

Un defensor en inferioridad numérica debe:

+ mejorar la velocidad y calidad de desplazamiento, hay que correr el doble para suplir la ausencia del compañero
+ cerrar los espacios en zona central, perfilarse claramente ofreciendo siempre el lado débil al atacante
+ disuadir el pase y retomar rapidamente la posición, siempre mover los brazos evitando posibles pases y dificultando al máximo la ejecución del pasador
+ no jugarse a robar un pase a menos que tenga la seguridad de hacerlo, disuadir es una cosa, robar otra y quedar a mitad de camino siendo uno menos una verdadera tragedia. Siempre es mejor no robarla, quedarse y ayudar.
+ ayudar al compañero, propiciar dar la falta para cortar el ritmo de juego del ataque. Si se acude en ayuda es importante trabajar sobre el brazo del oponente para dar la falta, ya que si además de la superioridad existente el defensor queda a mitad de camino o deja el brazo libre del pasador la situación será demasiado sencilla de resolver para el ataque
+ no anticiparse para salir de contra ataque, una cuestión que muchos exteriores tienen trabajada y pactada deberá sublimarse, siendo uno menos es mejor esperar el potencial rebote y asegurar la posesión de la pelota que arriesgarse a salir primero y que el equipo quede 6 vs 4 en lugar de 6 vs 5.
+ Asumir situaciones de 1 vs 2 siempre teniendo en su campo visual al atacante y la pelota, para poder prevenir posibles pases largos. Siempre lograr que el tome el lanzamiento sea el que tiene menor angulo o bien el menor efectivo de los dos (si contamos con ese información).

Este es un simple y humilde análisis, los hay mejores y más completos, espereo que les haya gustado y les sirva

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation