Oro para Brasil, gloria para Argentina

Migueles

La chicharra sonaba y le daba la victoria a Brasil, una victoria que podría haber sido albiceleste en un partido cerrado y muy disputado. Sufrimos, vibramos, nos emocionamos y fundamentalmente volamos con la imaginación a través del relato radial de Hernan De Lorenzi con su querido Handball de Primera, ni siquiera fotos pudimos ver, por eso nos “imaginamos” a Fede Pizarro volando con su zurda mágica vestido de celeste y blanco, pero bien podrían haber jugado con la camiseta azul o con la blanca, realmente no lo sabemos porque el partido fue “invisible”, tan sólo un loco apasionado que dejó a su familia y a su trabajo nos permitió seguir palpitando una final histórica.

Argentina comenzó mucho mejor, con grandes tareas de Fernando Garcia en el arco y Federico Pizarro en el goleo, nos contó la radio que lo de Crevatín en defensa fue como en las mejores épocas, tomando el relevo de Carou en esa tarea. Durante todo el primer tiempo el conjunto de Dady Gallardo (al que también nos imaginamos gritando y dando indicaciones, ya que reiteramos que no lo pudimos ver) fue superior, tanto que llegó a tener hasta 3 goles de ventaja.
La descalificación de Vinicius, el pivote titular de Brasil, nos traia buenas sensaciones y las exclusiones que caían para el lado de los de Jordi nos hacían disfrutar de unos Gladiadores que justificaban su reinado continental. El cierre del primer tiempo fue una pena, Argentina malogró un lanzamiento cuando quedaban pocos segundos en el reloj y esto permitió una contra furibunda de Chiuffa para cerrar 14-13, que podría haber sido más amplia ya que Argentina había dominado ampliamente.

A esta altura y mientras corríamos para hacer todo lo que no habíamos hecho por estar petrificados frente a la radio/computadora pensamos y fuimos concientes de la gran tarea del conjunto nacional, porque seamos sinceros, a priori la posibilidad de traer pocos de los europeos favorecía absolutamente a los verdeamarhelos, Argentina sólo pudo contar con Fernando Garcia de los que actúan en el exterior, por lo que Carou (clave en defensa y ataque), Sebastián Simonet (el que nos hace jugar), Pablo Simonet (la revelación del pasado mundial), Matías Schulz (de tremenda temporada en Asobal y una pesadilla para Brasil), Federico Vieyra (una garantía en la derecha) y ni hablar del ancho de espadas Diego Simonet, debieron quedarse con sus respectivos equipos, y además Vadalao y Patrianova pudieron reforzar al scratch. Entonces antes del partido lo de Argentina sería una selección mucho más local que nunca contra un Brasil más parecido al de siempre. Esto sin contar el factor público, ya que salvando 10 o 12 encabezados por el entrañable Buba, el público rugía con cada gol o cada parada de Maik como si se estuviese jugando en Copacabana.

Zemanta Related Posts ThumbnailEl segundo tiempo fue igual en intensidad, Argentina no aflojó nunca y siguió pisando fuerte, dando a entender que no importa si son europeos o locales, los Gladiadores siempre salen a dar batalla, y se puede ganar o perder, pero siempre se deja todo en la cancha con la celeste y blanca. El Negro García agigantó su figura, parando todo e incluso siendo determinante en inferioridad numérica, Crevatín lideraba la defensa junto a Pablo Portela y en ataque Pizarro seguía sumando goles importantes, junto a la conducción de Mariano Castro en el centro. Entrando a los últimos 10 minutos y aprovechando varias situaciones de superioridad numérica Brasil logró ponerse 22-21, pero Argentina logró la paridad y hasta lo pudo ganar en la última cuando Maik le paró la pelota decisiva a Sergio Crevatín.

El suplementario sería un suplicio, una situación injusta paras los que amamos el Handball y bancamos a los Gladiadores, sufriendo a más no poder a través de la radio, rogando que no se caiga la transmisión, saltando de la silla y pedaleando en el aire, nos sacábamos los auriculares con cada gol de Brasil porque el estruendo del público era insoportable. Fue 25-23 para Brasil, pagamos muy cara una exclusión sobre el final y si bien fue cerrado esta vez la moneda cayó para el lado de los de Jordi.

Habrá revancha en 3 meses nada más, en el Panamericano de Uruguay, donde Gallardo podrá contar con sus Gladiadores europeos, pero quedó muy claro que esta camiseta no tiene dueño, que esta camiseta Argentina va más allá de jugar ahí o acá, los que entran rinden y hubo varios jugadores que rindieron y nos representaron con hidalguía absoluta. Otra actuación para el recuerdo de la Selección Argentina de Handball, no ganó, pero fue más.

Párrafo aparte para la organización, LAMENTABLE, impresentable tener que seguir este partido por radio, y no es que la organización de Odesur ante dificultades técnicas para televisar optó por la radio, si no que decidieron no televisar y como dijimos en el primer párrafo si no hubiera sido por las ganas y la “locura” de Handball de Primera hubiéramos tenido que mendigar algún tuit de algún alma caritativa que nos informe del partido. Lo cierto es que nos quedamos sin ver un partido épico, un partido inolvidable y para analizar y aprender ¿cuántos chicos hubieran ido hoy al club buscando Handball si el partido se hubiera televisado en vivo en lugar de revivir los goles de la Premier League? ¿Cuánta difusión hubiera ganado nuestro deporte si se hubieran visto las alternativas de un partido de alto vuelo?
¿Cómo puede ser que la Federación Panamericana e incluso la IHF permitan esto? El torneo femenino por ejemplo contó con el último campeón del mundo, y no se vio por televisión. ¿Es concebible eso en un deporte que quiere crecer? ¿Alguien se imagina la final de un torneo continental de Futbol o Basquet sin TV? Increíble, no sólo pensando en los que amamos el deporte que nos dejaron sin la chance de acompañar a nuestra selección, si no que se trunca el crecimiento y la difusión, una situación ilógica e incoherente.

*Incluso tuvimos que poner fotos viejas, tras navegar MUCHO en Internet ya que no conseguimos ninguna. No quisimos utilizar las que usaban en forma personal los jugadores o cuerpo técnico y como si esto fuera poco miren este enlace que le da el partido ganado a Argentina UNA LOCURA, un torneo olvidado por los medios

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation