Argentina Campeón Panamericano

champsQue complejo hacer un analisis de esta generación de jugadores a los que todos los argentinos les debemos mucho, les debemos alegría y fundamentalmente les debemos la difusión que le dan a nuestro deporte, la cantidad de chicos que se acercan a los clubes para ser como Simonet, Schulz o Carou no tiene precio.
Anoche en medio del conflictivo Pay Per View vibramos, reimos y gozamos con la transmisión de Handball de Primera. El post no será ordenado, hay varias cosas que tratar. Lo deportivo estrictamente donde Argentina fue superior al punto de ridiculizar a su rival, lo organizativo que dejó bastante que desear y lo político que incluyó la medida de transmitir el torneo con un sistema pago, no alegando falta de recursos si no promoviendolo como una forma de recaudar dinero, incluso el presidente de la Federación Uruguaya fue más allá y dijo que va a sugerir a la Federación Panamericana que todos los organizadores tomen esta medida para poder de esa forma recaudar fondos. Una medida inaudita si se piensa en la difusión que tanto necesita el Handball americano.

Este Panamericano tenía varios condimentos extras, se disputaba en medio del Mundial de Futbol, otra decisión más que cuestionable ya que incluso algunos partidos se pisaban con los de fútbol y del mismo país, con lo que si había chances de que la gente se acerque a ver Handball quedaba por tierra. Hubo por los octavos de final del futbol cambios súbitos de horarios y además la baja de última hora de Venezuela, cosa que complicó a los organizadores. La cancha estaba ubicada a 45 km del alojamiento, lo que parece realmente un desproposito para los jugadores, por más cómodos y bien instalados que se encuentren.
Humildemente y desde mi cómodo lugar creo que a la hora de organizar un torneo continental no sólo hay que pensar en lo micro de la situacion competitiva si no también considerar el macro del deporte en el continente. Me explico mejor, el alojamiento y la comida para los jugadores fue excelente, muy bien, es importante. Pero de ninguna forma coincidir un evento tan ignoto como un Panamericano de Handball con el evento de mayor difusión mundial (por encima de los JJOO) es claramente un ERROR, está más que claro que perderá audiencia y difusión, no hay forma de competir con el monstruo del fútbol. Debería haber sido antes, aprovechar la abstinencia y el espacio que podría haber habido incluso en la televisión, de esta forma el Torneo quedó condenado a ser sepultado por James Rodriguez, Messi y Robben.

La final de los Juegos Odesur todavía estaba latente, Argentina no había podido contar con sus “extranjeros” pero sin embargo nos dejó una gran imagen, jugando de igual a igual y los brasileros se lo llevaron sobre el final y por escasa diferencia. Esta final sería obviamente diferente, ambos equipos en todo su potencial, con los mejores jugadores en cancha y los Gladiadores con el plus de tener al Chino Simonet luego de su tremenda temporada en Montpellier.
En general en estos torneos Brasil llegaba con muchísima diferencia a favor y Argentina yendo de menos a mas (recuerden Guadalajara por ejemplo), sin embargo en esta edición el conjunto de Dady Gallardo arrasó de principio a fin, y le sacó más de 10 goles a todos sus rivales, incluído Brasil en lo que fue una paliza histórica, de la que no hay precedentes en los tiempos modernos.

sebaEl partido fue de Argentina de principio a fin, si bien en la primera mitad tuvo la paridad logica de una final los Gladiadores estaban muy bien en defensa, con un Matias Schulz brillante y un Diego Simonet demasiado desequilibrante, los brasileros le vieron el 6 de la espalda durante los 60 minutos. Argentina se fue al descanso 15 a 12, con 3 goles de luz que auguraban un buen segundo tiempo pero ni el más optimista de los seguidores podían imaginar el BAILE que se venía. Gran conducción de Sebastián Simonet en el medio del ataque, como siempre siendo el termometro del equipo.
En la segunda mitad con una defensa magistral liderada por Carou y Crevatín, Matias Schuzl cerrando el arco y contragolpe fulminante Argentina fue construyendo una victoria histórica. Brasil estuvo 10 minutos sin meter goles. En ataque el juego fue muy rápido, con combinaciones más que interesantes y un fly que fue una verdadera delicia. Una gran tarea también de Federico Pizarro desde el extremo, muy sobrio para definir, con variantes y buenas ejecuciones. Y claramente la capacidad de desequilibrar de Diego Simonet hicieron estragos en una defensa brasileña que tuvo un segundo tiempo para el olvido.

Sabemos que el grupo de jugadores es muy unido, incluso los jugadores que no pudieron viajar están muy pendientes y presentes dentro del plantel. La preparación fue muy buena, incluso Diego Simonet resignó jugar el prestigioso partido de la Selección Mundial en Egipto para poder prepararse en gran forma para el torneo. El entrenador Eduardo Gallardo era muy optimista, y ni bien empezó el partido tuvo la sensación de que su equipo volvía a ser aquella máquina que fue en Suecia 2011.
El de Brasil no es un partido fácil, cuenta con muchos jugadores en Europa y con otros que jugarán la Super Globe y que son profesionales en sus clubes de Brasil, cobran un sueldo y se dedican a entrenar exclusivamente. Para esta ocasión estaban todos, o sea que no hay ninguna situación anómala o extra, Argentina le dio un baile de novela a un gran equipo, que incluso le había ganado los dos últimos enfrentamientos directos (Mundial 2013 y Odesur) e irá al Mundial de Qatar 2015 nuevamente como campeón Panamericano.

Aqui las imagenes compactadas por Pablo Monti de lo que fue la gran final. Si ven una ráfaga con el 6 es el Chino Simonet, metanle slow para poder apreciar las cosas que hizo el central de Montpellier que metió 11 goles. Carou como siempre en el trabajo silencioso y que no destaca, un autentico Gladiador.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation