Imaginemos un Handball mejor. (Paso 2: Infraestructura)

aereaEs complejo desarrollar esta idea sin herir susceptibilidades, por eso no haré nombres propios ni mencionaré ni clubes, instituciones o mucho menos personas. Pero hay un tema que es extremadamente alarmante y que aleja a nuestro deporte de la posibilidad de crecer y hacerse fuerte. Hablo de la infraestructura, de las canchas, de los clubes y los lugares en donde se juega al Handball. Seré extremadamente cuidadoso y aclaro antes de empezar que este post no tiene ninguna intención de denigrar, agredir o menospreciar a nadie ni a ninguna institución. Es realmente llamativa la cantidad de canchas en mal estado que encontramos en los torneos metropolitanos, canchas en las que es imposible hacer pie. Desvirtúa absolutamente el espectáculo, los jugadores terminan deslizándose como tenistas en el polvo de ladrillo y parece más un juego de suma de pases que Handball. Las canchas suelen estar sucias o directamente ser superficies patinosas donde es realmente peligroso jugar un deporte como el Handball. Otras canchas parecen no tener las medidas reglamentarias, si sos extremo muchas veces te habrás encontrado haciendo equilibrio para no caer al abismo de lateral, entre el área y la línea de banda hay un escaso metro donde apenas se puede estar. Y hay canchas directamente anti reglamentarias, con pendiente tal que si uno deja la pelota estacionada en la mitad de cancha está comienza a rodar hasta uno de los extremos. Hay otras canchas que tienen superficies o relieves que las invaden aereamente, o cables que la cruzan imposibilitando el juego aéreo. Hay un tema también muy grave que son las superficies duras. Están absolutamente desaconsejadas para la práctica de deporte de impacto como el Handball, para que se den una idea en Europa desde los años 70 que está prohibido jugar en ellas. Muchas de las lesiones que sufren los jugadores argentinos se deben a los años y años de machacar contra el piso duro, eso termina destrozando las articulaciones a la larga o a la corta. Hay realidades tan diferentes como clubes en la Federación. Está el club que tiene fútbol y tiene la suerte de que “le llueve” un gimnasio espectacular para que la primera de fútbol use cuando llueve, o aquel que vendió a un jugador y con eso levantaron un gimnasio. Otros realizan una excelente gestión y con sponsors y mucho esfuerzo realizan una reforma teniendo una hermosa cancha. Algunos otros hacen su mejor esfuerzo y si bien no consiguen cambios significativos de espacio o superficie tienen su lugar lindo, prolijo, con tribunas para sentarse y tal. Pero lamentablemente y esto hay que decirlo hay cancha que están exactamente igual hace 20 o 25 años, sólo se las pinta cuando las líneas son inteligibles y no mucho más. Ustedes dirán que en el Handball no hay dinero y es absolutamente cierto, los clubes y los jugadores hacen malabares para cada mes poder recaudar el dinero que exige la Federación y lo que corresponde a sueldos y arbitrajes, queda un escaso margen para invertir en infraestructura. Pero también es cierto que hace un tiempo (los experimentados se acordarán) se dijo “en tantos años la categoría mayor solo podrá jugar en gimnasios techados”, algunos pusieron el grito en el cielo, otros no tuvieron más remedio que alquilar y lo siguen haciendo, pero de un tiempo a esta parte todas las categorías mayores tanto masculinas como femeninas disputan sus partidos en canchas cubiertas, y está claro que debe ser así. Si realmente queremos dar un paso al frente, si queremos tener un producto atractivo para la televisión y un deporte para que los padres traigan a sus hijos es hora de invertir en infraestructura. Porque seamos realistas, hay canchas que no están del todo buenas, pero incluso hay clubes que tienen tremendos problemas de espacio para entrenar, categorías que entrenan toda su vida en media cancha, sin poder ver las fases de contra ataque y repliegue más que en los partidos. Eso es una aberración ¿Cómo van a aprender a jugar los jugadores si no tienen el espacio adecuado? El Handball no tiene espacio, ni físico ni figurativo. Será cuestión de sentarse a pensar en un plan a largo plazo, donde los clubes pongan su parte, la Federación acerque sponsors y por qué no aporte algún espacio propio, pero es hora de dar ese salto de calidad. Tableros grandes y visibles, vestuarios con agua caliente y si pudiéramos soñar con el parquet al menos en un tiempo razonable sería una bendición. bochaNo es ser exigente, es querer crecer, no existe otra forma de poder evolucionar que si no es en todas las esferas. Hay canchas en las que no se puede jugar, por supuesto que quizás en Liga de Honor no es tan frecuente, y que además hay estadios como el de Quilmes, Lomas, Ballester y Estudiantes (entre otros) que nada tienen que envidiarle a los pabellones europeos. Pero seamos honestos, la realidad que vamos a mostrar por televisión es una partecita muy sesgada del Handall metropolitano. Es imperioso un cambio, modificaciones, aunque sean pequeñas cosas en principio. Debemos dejar de conformarnos, no puede ser decir que mañana es en tal cancha y esa patina, la otra es chica, en esa con los extremos es muy difícil, en la otra ojo la contra porque hay un cable que la cruza, no es serio y no permite al mismo deporte desarrollarse en toda su expresión.

Los clubes de Handball también deben ser lugares atractivos para la familia, hay instituciones que lamentablemente son sólo una cancha de Handball, y no hay espacio para nada mas. Llega el club visitante con el micro para jugar inferiores y las categorías que no juegan muchas veces no tienen espacio ni siquiera para entrar en calor. Estará claro a esta altura que no propongo que estos clubes humildes salgan a comprar hectáreas de terreno o a dinamitar manzanas para tener su espacio, es lógico que no. Pero también coincidirán conmigo que hay realidades que a mediano y largo plazo se deben comenzar a modificar porque de otra forma el Handball siempre será un deporte escolar, al menos en cuanto a infraestructura, que no es poco.

Bruno Ferrari

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation