Invisible

4nacionesEl tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos… decía o más bien cantaba Luca Prodan. Y es así, el tiempo pasa, crecemos, somos menos rápidos, tenemos menos pelo, pero da la sensación de que algunas cosas nunca cambian. Y lo peor es que parece que nos acostumbramos, o al menos perdemos la capacidad de asombro. Durante mucho tiempo reclamábamos más y mejor competencia para nuestras selecciones nacionales, eso de un tiempo a esta parte cambio y mucho, para bien. Hoy pese al esfuerzo económico que implica movilizar a los jugadores “europeos” la Selección Argentina (de mayores y las inferiores también) tienen competencia y de calidad. Los Gladiadores han realizado giras por Dinamarca, Islandia, Francia y demás lugares de alta competitividad, lo que indudablemente realza el nivel del equipo y le permite llegar en mejores condiciones a los torneos internacionales. Hace 15 o 20 años cuando Argentina jugaba con una potencia quizás lo lógico era tratar de perder por poco, hacer experiencia y después del partido conseguir autógrafos o fotos con los ídolos, hoy se juega de igual a igual y la competencia con los mejores es cuasi moneda corriente. Hoy en una nueva oportunidad de disputar un torneo internacional muy importante, nuestros Gladiadores se enfrentarán a Egipto y Argelia, dos selecciones top africanas y al clásico rival: Brasil. Una chance inigualable de jugar al mejor nivel y contra equipos muy preparados. Pero lo triste llega de las líneas para afuera, el torneo al igual que los Odesur no sería televisado por ningún medio. Y aquí es donde digo, el tiempo pasa, nos ponemos viejos y algunas cosas nunca cambian. Lejos de caerle a los medios de comunicación, a los grandes y los pequeños yo me pregunto ¿Cómo puede ser que la Federación Internacional y la Panamericana permitan que esto suceda? Supongamos que la IHF no, que en El Cairo están ocupados con otros asuntos, ok, pero ¿la Panamericana? Y lo pongo entre signos de interrogación porque realmente reflexiono en público. Si yo fuese una Federación Continental de un deporte que necesita crecer, subir escalones y pelear espacios a otros deportes mucho más asentados y difundidos, aprovecharía cada oportunidad para mostrar el Handball ¿o estoy loco? Se realizará el Cuatro Naciones en Brasil, automáticamente hay que gestionar los medios para que un torneo de esa envergadura salga en VIVO para todo el continente, acomodar horarios para que la gente vuelva a su casa y pueda verlo, en horarios seguro no de los mejores porque habrá fútbol, pero GARANTIZAR la difusión. Todos los jugadores de esos 4 equipos estarán toda la semana en Brasil y podrán acomodar sus horarios a los de la televisión. Pero no, nuevamente la falta de organización y la desidia nos deja sin poder verlo. Aquí hay un tema muy claro, podemos esperar que Hernán De Lorenzi salude a sus hijos y salga corriendo a relatarnos los partidos, o que una cadena como TyC decida en pos de ser amplios en su grilla televisar el Handball (cosa que seguramente le reditúa cero, mal que nos pese) o podemos exigirle a la dirigencia que se calce los pantalones largos y se ocupe de darle difusión a un torneo importante. Esto no se trata de ver las atajadas de Schulz, los goles de Hubner o la rudeza defensiva de Argelia, se trata de que un nene que vuelve de la escuela cuando busca Cartoon Network encuentre un partido de Handball y le diga “mama quiero jugar a eso”, se trata de que nuestros chicos que son apasionados puedan ver a sus ídolos por la tele, se trata de que mientras don Jorge y doña Juana comparten el mate luego de la jornada laboral en ese zapping aparezca el Handball, y que sirva al menos para que vean 5 minutos por curiosidad. ¿Que empresa invertirá en un deporte invisible? ¿Cuántos chicos cambiarán al fútbol o al básquet por el Handball si sólo lo conocen por algún apasionado profe de escuela? Es realmente indignante ver como una y otra vez no nos dejan entrar a la fiesta, como tenemos que asomarnos por arriba de la medianera para cogotear el partido ¿Hasta cuando seremos invisibles?

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation