Sebastian Simonet a fondo

Seba

Entrevistar a Sebastian Simonet, aclaro, me genera un gran gusto porque toda su clarividencia y sapiencia que vemos dentro de la cancha, la puede transmitir con palabras fuera de ella. Dueño de mucho vocabulario y una precisión descriptiva, permite que se puedan ahondar distintos temas sin que uno se canse de leerlo.

Seba tiene una particularidad: hace tanto tiempo que está en la élite del hanbdall argentino y jugando en Europa que parece que tiene más edad que la real: 28 años, con lo que creemos que aún le queda rosca para rato pero se hizo inevitable consultarle sobre su futuro.

Por último, me permito destacar su grandeza. Para algún distraído, este fin de año para él fue a las corridas. Llegó casi a fines de Diciembre; se sumó a los entrenamientos con la selección; compartió (seguro que poco) tiempo con su familia; pasó Navidad; se casó; año nuevo y en los pocos días libres que ha tenido se tomó el tiempo de atendernos. Una nobleza digna de imitar y que valoramos mucho.

Ahora lo dejo que hable a él…

Qué fin de año movidito te ha tocado…

Si, fue un fin de año terriblemente movido. Desde que llegué a Buenos Aires hubo sesiones de doble turno, preparativos, amigos de afuera que venian de vacaciones y al casamiento, y la verdad que tuve poca pausa. Por suerte tuvimos ahora un par de dias de vacaciones y nos pudimos ir a relajar y desconectar de todo eso.

– ¿Cómo ha sido esta primera etapa con el Ivry en Segunda?

Por ahora todo marcha muy bien. Lástima ese último partido que perdimos, pero sino todo va bien. En la segunda fecha ya vamos a recibir al equipo que va primero, si logramos ganarles, todas las puertas se nos abren. Ojalá que asi sea.

– ¿Cuánto te afectó el descenso en la temporada pasada y cuáles crees que fueron las causas principales?

10445916_813846085334862_8996269546359569971_n Afecta muchísimo a la cabeza, sin dudas. Aunque el momento más duro fue el final de temporada. Jugar un par de partidos ya sabiendo que descendiste, es algo feísimo. Por suerte, me considero un tipo práctico y muy adaptable a las distintas situaciones, y fue lo que me paso, a mí y al club. Las naves se movieron y enseguida apuntaron para volver a 1era división.

Creo que no hubo suerte con los fichajes. Pablo, cuando mejor estaba se nos lesionó. Los laterales titulares no funcionaron como todos esperábamos, y tuvimos que jugar y depender mucho de lo que hacían los jóvenes, y en LNH eso se paga. Jugamos por momentos muy bien, pero no supimos cerrar los partidos en los que llegábamos igualados al final, y ahí soy yo el que siento un poco la culpa.

– Respecto al descenso, la moraleja es: “retroceder, nunca, solo tomar más impulso y volar más alto…”

Se pueden aplicar muchas moralejas a una situación como esta, muchos dichos y muchas palabras de ánimo, pero si toda la estructura del club (dirigentes, jugadores, entrenadores e hinchas) no tiran para el mismo lado, y no sienten el GOLPE, todo va a volver a donde hay que estar.

– A casi 3 semanas del mundial, ¿cómo llegas personalmente y como ves al equipo?

Después de sufrir mucho del hombro, al nivel de tener que pasar en impulsión y no armar el brazo (ni hablar de tirar al arco), me recuperé casi del todo, y me siento muy cómodo y fuerte.
El equipo resurgió, tuvo ese torneo que habia que tener, que fue el de Canelones (NdeR: Panamericano 2014 con victoria en la final a Brasil por 11 goles) y se siente confiado, con mentalidad ganadora. Sabemos que tenemos un desafío ENORME por delante, quizás la zona más complicada que alguna vez le tocó a Argentina, quizás parecida a la del 2003, pero esperamos que la historia, al final, sea otra.

– ¿Cuáles crees que serían los rivales a vencer en esta zona tan difícil?

Desde ya Arabia Saudita. Pero después, es imposible que salgamos a elegir nuestras victorias. Estamos en un nivel en el que vamos a tener que dejar el 100% en cada uno de los partidos. No nos podemos dar ese lujo, porque la diferencia de gol cuenta, porque tenemos equipo, y porque ya nos respetan. Hay que tirar la caña, y esperar sacar algo. En una de esas sacas un buen dorado, no lo sabemos. En Suecia 2011 nos llevamos una buena trucha.

– ¿Qué te produce ver a tu hermano Diego en la elite del handball francés y podemos decir que Mundial? ¿Cuáles son para vos las claves de su juego que lo han llevado hasta acá?

Orgullo. Porque se lo mucho que se rompió el lomo y lo que sufrió por sus varias lesiones cuando era chico. Todo lo que le está pasando es totalmente merecido, nadie le regaló nada y al final, ser un buen tipo, termina pagando.
La clave estuvo en su primer año en Montpellier. Sacarse la fama y la mufa de las lesiones. Se cuidó como nunca, se entrenó como hay que entrenarse, y tuvo un año de continuidad. Hasta ese año, era la promesa del Handball Frances y en un par de meses se transformó en uno de los principales maniquíes de la vidriera de la LNH.

Está rápido, aprendió a hacer jugar sin olvidarse de su capacidad goleadora (algo que me faltó a mi), y ahora está defendiendo.

Siempre Diego y Pablo te resaltan como su espejo o su maestro: ¿es algo que te nace naturalmente o asumiste ese rol por el solo hecho de ser más grande?

Creo que estando lejos de la familia, y siempre teniéndolos cerca, uno lo asume por instinto. No solo adentro de la cancha. A veces se que me paso, o soy bastante rompe pelotas, pero nunca llegamos a pelearnos por algo así. En este momento, no se me ocurre una sola cosa que les pueda enseñar que ya no sepan, se me fue de las manos.

Vemos a tus viejos muy pendientes de ustedes: ¿cuán importante es el apoyo de ellos en lo que hacen?409324_3261847150139_1780247878_n

Nosotros somos muy familieros y siempre tuvimos el apoyo y una mano en la espalda de nuestros viejos. Ahora estando lejos, y ya con mas consejos de la vida y de recetas de cocina que de handball, siempre están: en un llamado durante la semana para ver como andan sus cachorros, o el mítico mensaje al grupo de chat familiar: “Están todos sanos?” al que se responde (aunque estemos hechos torta) “Si viejos, todo bien, no se preocupen”.

Si bien creemos y esperamos que te queden muchos años más de handball en Europa… ¿dónde proyectas tu vida a largo plazo? Ballester o algún equipo de la Liga puede ilusionarse con tenerte en su plantel en algún momento o vas a echar raíces en Francia?

Me preocupa que me lo pregunten tan seguido, pero realmente no lo se. Todo dependerá de los contratos, de mi estado físico, que por ahora me ayuda, de seguir con continuidad y sin lesionarme (en 4 años en Ivry, solo me perdí 1 partido de liga por lesión). Ya se verá. Además hay que consultar con la flamante esposa, que desde que me fui a Arrate con 18 años, y me fui a 54 torneos con la selección, me banca siempre y me cuida cuando llego con 10 golpes por partido a casa. Veremos, no estoy ni apurado ni tampoco es algo tan lejano.

– Por último… se puede soñar con otro batacazo como el de Suecia?

Este equipo ya no sueña mas, este equipo tiene los pies sobre la tierra, y no sería una locura ver a Argentina en Octavos.

 

;joaquin:

Cordobes. Futbolero. Bielsista desde y para siempre.

No comments yet.

Join the Conversation