Yo salgo en la foto

equi-1Es difícil dimensionar, casi tan difícil como escribir estas lineas. Los Gladiadores estuvieron tan cerca, estuvimos, porque Argentina somos todos, pero hoy mucho más. Con el empate ante los prodigios daneses todos quieren el crédito, hoy ante un rival muy fuerte como Polonia yo quiero resaltar algo muy sencillo y que quizás la adrenalina no nos permite descifrar.
Esta generación de jugadores y este cuerpo técnico ha logrado que estemos molestos por peder con Polonia, y por un gol. Estos Gladiadores hacen que analicemos las superioridades y las exclusiones, porque casi le ganamos a un equipo como Polonia, un país que le dio nacionalidad a Bogdan Wenta y que hoy cuenta con jugadores como Jurecki y Lijewski, ¿usted amigo es del fútbol? Imaginense que le digo que le jugamos de igual a igual al Milan, al Chelsea, porque Polonia no es ni más ni menos que esto, una potencia con una tradición tremenda en Handball.

Llegamos al estadio muy temprano, queríamos asegurarnos un lugar privilegiado para poder compartir lo que es este Mundial, y lo que está haciendo Argentina en Doha. Hoy los polacos entraron a matar o morir, con el cuchillo entre los dientes y no dudaron en pegar de más, aún a riesgo de sufrir exclusiones. Polonia era consciente de que hoy podía perder, contra Argentina, lo que pegaron esos muchachos no tiene nombre, lo que sufrió Carou y luego Crevatín en el juego interno estuvo más cerca de la lucha grecorromana que de nuestro deporte.

Podríamos seguir llorando por la leche derramada, podría decirles que en los últimos cinco minutos la camiseta de Argentina no tiene la misma banca que la de Polonia, eso es así y se sabe, la eterna historia de David contra Goliat. Pero antes de seguir también deberíamos decir que Argentina sufrió la descalificación de Diego Simonet con todo lo que eso significa para el ataque, es como perder la llave para abrir la puerta, podés entrar por la venta, pero no es lo mismo.

1t-4Vamos a ser inteligentes y a centrarnos en una cosa, hoy los Gladiadores llegaron al estadio con la intención de ganar, los polacos con la intención de meter un 10-0 de parcial para que el mundo se olvide del empate ante Dinamarca. Los primeros 5, los primeros 15, el primer tiempo y el segundo Argentina jugó de igual a igual, le plantó cara a un equipo más grande, más alto, con más kilos y experiencia. Pero hoy hubo jugadores que se recibieron de grandes jugadores, de jugadores de elite, capaces de llevar 60 minutos de partido en el lomo sin que les pese, el primero y principal el señor Sebastián Simonet. Estuvo 60 (120 si sumamos el partido del viernes) minutos a cargo de la conducción del equipo y nada menos que ante una potencia. Alteró sistemáticas con ampliaciones de espacio y además de colaborar con 5 goles muy importantes hizo jugar a todo el equipo, un ataque esto, el otro traigo a Vieyra al medio, después amplío para el chino, la siguiente tirar para afuera para que llegue a Pizarro, como si fuera ajedrecista o estuviese en el sillón sentado en la casa.
¿Erró un penal? Dos cosas 1) sin Seba no hubiéramos tenido opciones en ninguno de los dos partidos, 2) los penales los erran los que lo tiran, hay que tener mucha actitud y valentía para pararse en esa línea ante Szmal; y si no preguntenle a Thiago Silva que siendo el capitán de Brasil en el mundial de fútbol se quedó sentadito arriba de una pelota mirando como sus compañeros sufrían contra Méjico.

Federico Pizarro demostró que es un jugador clase mundial, no quiero saber por qué no juega en Europa pero lo que si se es que podría jugar en la élite del Hanbdall sin problemas. Sus dos goles sobre pasivo demuestran un estado de forma superlativo y a la vez fueron claves para que el equipo encuentre aire justo cuando más ahogado estaba.

Gonzalo Carou es a esta altura lo que fue Mascherano, insustituible, trabajador, solidario, humilde y el jefe de la defensa. Estuvo todo el partido metido, dicen que cuando hay turbulencia en el avión hay que mirar a la azafata, si está tranquila no pasa nada, si se pone nervioso algo fuera de lo normal está ocurriendo. Hoy hubo momentos difíciles, fallos arbitrales inexplicables y Gonza siempre con palabras y gestos de aliento, transmitiendo tranquilidad no sólo a sus compañeros si no a todos los argentinos que vimos el partido.

Federico Fernández aportó gol y sobriedad, muy efectivo, a la altura de un partido trascendente y determinante. Agustín Vidal y Sergio Crevatín volvieron a aportar y mucho, la rotación funciona, Adrián Portela ingresó muy bien e incluso ganó una pelota perdida ¿eso no vale un gol? No sale en el diario, pero suma al equipo. También Juampi Fernández fue muy importante, consiguió un gol y una exclusión con un jugador menos y estuvo muy fino como lateral derecho.
Hoy Leonardo Querín aportó también en ataque, y lejos de ser el defensor rocoso que dicen hizo gala de unos desplazamientos extraordinarios, Jurecki que en la Final Four pinta a cualquiera hoy chocó y sufrió con el ex – Quilmes.

Saber que este grupo no se conforma es lo que reconforta, lo que llena el corazón, verlos ahí abajo, fajándose con los polacos. Seguramente en este nivel hay errores que se pagan caro, pero hoy Argentina está a ese nivel, al mejor nivel del mundo.
Antes sucedían dos cosas básicamente, primero de esos errores finos que hoy quizás cuestan un partido antes un conjunto argentino ante europeo y en mundial tenía más de veinte, y otra que hay que ser realistas, antes los polacos, los daneses eran dioses, inalcanzables, hoy estamos de igual a igual, y aunque nos quieran sacar de la cancha no pueden.

La emoción no me deja pensar con claridad, no estoy para analizar, tengo algunas anotaciones y veré el video para hacerles un análisis, pero hoy sólo quiero agradecerle a estos jugadores.
Y no se como suena esto, pero decir que Dady Gallardo está no se si en su mejor momento, pero creo que el planteo, la evolución de la defensa y la rotación de los jugadores es excelente. Hoy guardó a Carou y a Simonet para el final, y llega con opciones y con sus dos jugadores claves frescos y descansados.
No digo que Dady necesite mi venia, ni que soy veedor de entrenadores, simplemente es muy bueno ver un trabajo serio y tan profesional de un entrenador, así como vemos lo que sucede en el Handball europeo.

El martes viene Arabia, estamos a muerte con este grupo. Y en la selfie de Dinamarca a todos nos gustaría estar, yo en esta de Polonia me pongo primero, siempre quiero salir en la foto con este equipo que deja la vida, y que pone al Handball argentino a la altura de los mejores del mundo. Los Gladiadores no son una excepción, son una realidad, hoy los europeos no pueden descansar contra nosotros, si no juegan al máximo la pasan mal. Otra vez gracias.

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation