Loco un poco nada más…

1locoUna vez superada la conmoción o la sorpresa de la noticia inicial creo que esta cuestión de Hernán Montenegro anunciando su llegada al Handball merece un análisis más profundo que puede dispararnos distintas reflexiones. Sin animo de jugar a filosofar o tampoco buscar la redondez del círculo, pero a ustedes en sus clubes les habrá pasado lo mismo, habrán hablado más o menos pero seguro mencionaron el tema.

El hombre detrás del deportista

Evidentemente no soy un erudito del Básquet, pero el Loco Montenegro es un personaje tan conocido y entrañable que atraviesa las esferas de todos los deportes. Un tipo contestatario y que nunca se calló, coherente y que siempre luchó por los derechos de los jugadores, aunque eso le valió que lo marginen de un proceso de la Selección Argentina. Profesional desde muy chico y un verdadero trotamundos, el Loco es una persona egresada de la llamada «Universidad de la Vida», un jugador drafteado en la NBA cuando era como viajar a la luna en bicicleta y que jugó en muchísimos lugares del mundo con una variedad y calidad de anécdotas impresionante.
Que un jugador de estos kilates se acerque al Handball pese a no haber jugado nunca no puede ser más que una experiencia positiva. Además con el prestigio que tiene y el revuelo que ha generado la noticia está claro que planea tomárselo en serio y dedicarse. Francamente no se si podrá jugar o no en Liga de Honor, lo que si se es que estos deportistas que han sido profesionales tanto tiempo tienen el fuego sagrado intacto, inextinguible pese al paso del tiempo.

La realidad detrás de la noticia

Que un jugador anuncie que se va a practicar otro deporte generalmente puede ser una nota «de color», como lo fue cuando Jordan cambió a los Bulls por jugar1borja al Baseball. Incluso hay un antecedente en el Handball con Borja Fernández, el pivote sub campeón del mundo fue jugador de Básquet y Valero Rivera lo convenció de cambiar la zona pintada por juego interno del Handball (mal no le fue).
Pero en este caso además del color que pueda tener la nota, revela la falta de presencia en los medios de nuestro deporte. Mal que nos pese somos un deporte minoritario y salvo por las hazañas de los Gladiadores que afortunadamente suceden bastante seguido, las noticias del Handball escasean mucho. El anuncio de Montenegro movió el ampérimetro de los medios más que ninguna otra del medio local, eso es innegable.
Puede ser que exista algún sector del Handball a los que le moleste la situación, es decir que un ex basquetbolista de 49 años pretenda jugar al Handball quizás indique que justamente al Handball le falte nivel, aunque de hecho aún no sabemos si jugará el senior, o en Liga. Pero creo que a la mayoría la noticia nos cayó bien, en primer lugar por lo expuesto anteriormente, Montenegro es un tipo a quien sacarle el jugo de su experiencia en cualquier situación y dos, la relevancia y la difusión que su presencia le otorgaría a nuestra liga local.
Es el momento de planificar seriamente un avance del Handball tanto metropolitano como nacional, mejorar en infraestructura, capacitación de entrenadores, captación de jugadores y la difusión del Handball es prioritario, si se logra esto en un período de tiempo la llegada de un ex basquetbolista será simplemente una nota de color, pero mientras sigamos con la estructura de clubes deficitarios con números que no cierran por ningún lado, y donde el jugador debe poner cada vez más dinero para poder jugar está claro que el Handball sólo aparecerá en los medios cuando alguna estrella de otro deporte decida practicarlo.

El jugador detrás de la noticia

Es casi o totalmente imposible aventurarse a realizar un análisis de lo que puede pasar con Montenegro jugador. En principio hay un detalle que también marca el nivel de la Liga, con sólo firmar la planilla el Loco se convertirá en el jugador más alto de la Liga de Honor (y me atrevo a decir que de todos los clubes de Argentina, aunque no tengo datos precisos, que dicho sea de paso no existen ni hay donde buscarlos). En un deporte donde la talla es determinante la llegada de un pivote de 2,06 tiene que ser positiva, podría recibir pelotas a casi dos metros y medio de altura.
La edad del loco también es un tema a tener en cuenta, y en eso se diferencia fundamentalmente del caso de Borja Fernandez. Montenegro pese a estar en buen estado y haber entrenado en la élite durante mucho tiempo no deja de tener 48 años, una edad como mínimo complicada para un deporte tan rápido y con tanto contacto físico como el Handball. Seguramente tras un tiempo de entrenamiento la incógnita se develará.
Yo creo que a grandes rasgos los jugadores de Basquet tienen una gran ventaja y una desventaja con respecto a los jugadores de Handball (habrás más, pero a groso modo entiendo que estas dos cuestiones son fundamentales). La ventaja son la calidad de los desplazamientos defensivos y su capacidad de anticipación / disuasión, el básquetbol al ser un deporte mucho más riguroso con el contacto físico y con las faltas personales obliga a los jugadores a desplazarse mucho y bien, la movilidad de piernas es envidiable, de esta forma llegan a interceptar, disuadir, cerrar y anticipar de forma muy eficaz. La desventaja claramente está dada por el lanzamiento, en primer lugar es un gesto técnico que en el Basquet prácticamente no se usa (salvo algún pase largo de contra ataque, cosa que tampoco es muy frecuente) y en segundo la forma de conseguir puntos es diametralmente opuesta a la del Handball, el lanzamiento es de precisión en un 100% y en el Handball la potencia también es determinante, si bien va combinada de la precisión y en otros casos están los llamados recursos donde hay habilidad y precisión y nada de potencia (roscas, tendidas).
Será un desafío más que interesante ver la inserción de un ex basquetbolista en un equipo de Handball.

No comments yet.

Join the Conversation