Hacer escuela

1claseSiempre en la búsqueda de intentar entender esta realidad de nuestro Handball local y de poder buscar, aportar o simplemente filosofar sobre posibles soluciones o alternativas que modifiquen esta realidad donde por un lado hay muchos clubes y jugadores en Buenos Aires, pero lugares del interior donde se compite muy poco, donde el Handball sigue siendo un deporte caro en el que el jugador se hace cargo ABSOLUTAMENTE de todo y es el único sostén de la actividad y donde vemos que el nivel podría ser mejor si se ajustaran algunas cuestiones.

Hay dos contrastes que quizás nos puedan nublar la vista, una es la Selección Mayor masculina, y esa capacidad de jugar de igual a igual que no deja de sorprendernos, encabezados por un talentoso Chino Simonet que no deja de deslumbrar partido tras partido y cada día se afianza más como figura mundial de nuestro deporte, por otro la realidad de la Liga local, algunos equipos con muchos jugadores de la selección lo que dispara el nivel y otros penando para sobrevivir, y una cuestión un tanto más alarmante es los resultados que se vienen dando en los enfrentamientos en categorías inferiores, pero no por el resultado porque está claro que en menores y cadetes un resultado no es definitivo, si no en la diferencia abismal de trabajo que existe entre nuestro país y el vecino Brasil.
Los brasileños ha delegado en Jordi Ribera el crecimiento del deporte en su país, el español coordina prácticamente todo, difunde su método de trabajo, capacita entrenadores, brinda herramientas para crecer y recorre el vasto territorio realizando “campamentos” donde recluta más de 100 jugadores con potencial por categoría, es de esta forma que las selecciones de Brasil se realizan entre más de 500 jugadores, lo que obviamente genera dos cosas: mucha calidad y muchos jugadores trabajando en el alto nivel.

Pero lo que hoy me convoca es un tema del que no hemos hablado ni leído mucho, en Argentina nos quejamos de la falta de capacitación de entrenadores, de la falta de planificación, de la falta de recursos, de lo poco o nada que vuelve a los clubes de todo lo que estos pagan, pero hay un tema importante que está pasando por alto.
Hoy me quiero detener en la relación escuela – club y de como ese puente podría fortalecer muchísimo al Handball argentino. En Argentina tenemos dos problemas con respecto a esto, el primero la Educación Física en general, y el segundo como en esta área se aborda nuestro deporte. Son dos cuestiones absolutamente trascendentales.

La primera cuestión es ¿la clase de Educación Física es realmente “nutritiva” para los alumnos? ¿se abordan las capacidades coordinativas y el desarrollo de las

2clasemismas en los chicos? ¿Hay una planificación y un seguimiento de los alumnos que permita una mejora motriz? Y en este caso no hablamos de formar un jugador de ningún deporte, hablamos de la libertad de saber correr, de poder coordinar segmentos corporales, de aprender y sentir la posibilidad de disfrutar de la actividad física en cualquiera de sus múltiples formas. Seguramente algunos se ofendan, y otros puedan aportar más, pero con lo (poco) que conozco sobre el tema Educación Física podría decir que en general no se trabaja bien en las clases, muchas veces son espacios más recreativos (que es importante) sin ninguna proyección o evolución, en otros casos los chicos a veces ni tienen la clase o lo hacen en espacios deficitarios, por pequeños, porque resbalan o son peligrosos.
De esta forma muchos chicos se acercan a los clubes y nos damos cuenta de que no saben correr, no saben saltar ni lanzar, entonces el trabajo del entrenador del club no empieza ni siquiera de cero, si no de mucho más atrás. ¿Cuántos entrenadores dan una parte de EFI (Educación Física Infantil) en sus entrenamientos para atacar estos males?

La otra cuestión es como se aborda el Handball desde el espacio de la Educación Física, y esto sin duda es un punto clave, ya que si la formación de la escuela es1claseef buena, divertida y agradable el paso al club y a la competencia formal sería sólo una cuestión de tiempo. Pero muchos profesores no están capacitados en como dar una clase de Mini Handball, si hablamos de que muchos entrenadores no tenemos información o capacitación, imaginemos a un profesor que nunca jugó o quizás nunca ni siquiera vió un partido de Handball ¿de que forma encara su clase de Handball? Muchas veces optan por imitar el modelo adulto, o repasa rudimentariamente aquello del 6:0 que vio en el profesorado, entonces todos los chicos corren detrás de la pelota, los partidos salen con mucha suerte 1 a 0, no se trabaja sobre ninguna de las capacidades ni de los atacantes ni de los defensores y el resultado es claro, eso a los chicos no les gusta.

Y aquí abro un párrafo aparte para menciona a todos aquellos profesores que SI trabajan y muy bien, para todos aquellos Colegios que son grandes semilleros de muchos clubes y a esas cátedras de Handball de los profesorados que son realmente muy buenas. Pero me refiero a un proyecto global, debería ser de interés nacional que en los profesorados de de una buena clase de Handball, esos alumnos de hoy mañana serán los profesores no sólo de nuestros hijos si no también de nuestros potenciales alumnos que irán a los clubes con el sueño de ser un Gladiador.

Nos contaron que una de las principales fortalezas del modelo exitoso francés es el trabajo en la escuela, autores como Mariot que desde la década del 90 hablan de mini handball, de defensa individual y de la progresión de la enseñanza y de la importancia del JUEGO en la etapa formativa son IMPRESCINDIBLES para comprender porque Les Experts son indestructibles, hay mucho detrás de Onestá y Karabatic, y no son excepciones, son la regla. Hoy en nuestro país tenemos una camada de jugadores que nos lleva a los primeros planos mundiales, que nos hace delirar empatando con Dinamarca o ganándole a Suecia, pero ¿se está trabajando para un recambio exitoso? ¿o los resultados se irán con Schulz, Simonet y Carou?

Es como mínimo para pensarlo ¿no creen?

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation