El último acto de magia

1ivanoY un día dijo adiós, Ivano Balic decidió ponerle fin a su exitosa carrera como jugador de Handball, y no transcurrieron ni 24 horas y ya lo estamos extrañando. El central croata que nos delumbró con un Handball artesanal y creativo se despidió con su club HSG Wetzlar, pese a los intentos de los dirigentes de retenerlo y de que al menos siga 6 meses más, la decisión de “maravilla fue irrevocable”.

Una vez el sabio de Manolo Laguna dijo “los jugadores que leen el juego son importantes, pero los que lo escriben son los imprescindibles” y eso es justamente lo que hacía Ivano Balic. Un jugador único e irrepetible, capaz de cambiar la ecuación de un partido de un plumazo, que jugaba y hacía jugar, un verdadero maestro de orquesta, de esos que se ven muy de vez en cuando con la capacidad de entender todo y más.

Lo conocimos en 2003 cuando Croacia se consagró campeón del mundo en Portugal, curiosamente perdiendo con Argentina en el partido inaugural. En aquel entonces un jovencito de pelo corto que alternaba con el histórico Goluza comenzaba a deslumbrarnos, con una capacidad asombrosa de asistir y jugar siempre para el lado que pedía la jugada, ya llamaba la atención la rutilante aparición de “Maravilla”. Claro que en ese contexto de Dzomba, Sola, Lackovic uno pensaba que Balic era “uno más” del semillero croata, pero no, Ivano estaba predestinado a cambiar el destino de nuestro deporte para siempre.

1aivanoportlandEn 2004 cuando en la Liga Asobal la situación económica era tan diferente como irreal el genio llegó al Portland San Antonio, donde coincidió nada menos que con Jackson Richardson. Era la epoca de la magia, cada encuentro había una nueva perla del croata, y eso hablando sólo de lo visual, de las acciones que nos deslumbran, pero si uno se echaba hacia atrás y admirada desde arriba la cuestión táctica comprobaba que hacía todo bien, que siempre pasaba para el lado de la superioridad, que sabía cuando soltar, cuando fijar y cuando lanzar, cuando responder por detrás o penetrando, algo tan simple como JUGAR BIEN al Handball, que cuesta tanto hacer y también enseñar. Fue en ese momento donde Luismi López le puso el apodo de “maravilla”, deslumbrado por el buen juego del croata el relator español se deshacía en elogios ante cada exhibición.

Fue este verano durante el Mundial de Qatar que Balic anunció que se retiraría de las canchas, fue en ese mismo momento que la dirigencia del Wetzlar comenzó a intentar convencerlo de que se quede, de que siga, de que siga regalando magia como en cada encuentro. Al igual que los fuera de serie, Ivano fue encontrando su nuevo rol, mermado físicamente y sin la velocidad de antaño siempre se las ingenió en base a su capacidad para jugar en el más alto nivel. Declaró que se estaba divirtiendo, que ya no podía correr como antes pero que sentía que podía ayudar al equipo y a los jugadores más jóvenes, otro claro gesto de su capacidad intelectual además de su capacidad deportiva.

Siempre que un deportista de esta estirpe dice adiós es inevitable sentir un vacío, pero en este caso es más que eso. Da la sensación de que con Balic se va una forma de jugar, de entender y de sentir el Handball. Quedan pocos jugadores con esa filosofía, esa indiosincracia y ese desparpajo para jugar, lejos de las ataduras, esos “desobedientes” que los entrenadores tanto necesitan, que saben y ven más que el propio entrenador. Balic se une en el salón de la fama a jugadores como Dujshebaev, Wislander, Wenta, Vujovic y Jackson Richardson, capaces de sorprender a los propios compañeros con un pase de magia.
Una forma única de entender el juego, una armonía y un deleite para los espectadores y una enseñanza permanente para los chicos.

1aivanoEl Handball al igual que muchos deportes, sobre todo los de contacto se ha vuelto extremadamente físico, lo que no es necesariamente malo. Pero está claro que sin una capacidad y estado físico importante es imposible sobrevivir en el alto rendimiento, hoy los mejores del mundo deslumbran por su capacidad pero a la vez por la capacidad de jugar 60 minutos sin desgaste, como lo hacen Karabatic, Cañellas, Duvjnak y Hansen. Antes de esto además de físico hubo magia.
Hoy el mago se va, tras la última función queda el escenario vacío. No se si quedan en el mundo del Handball jugadores con esa capacidad, yo creo que centrales creativos y osados son pocos, Zorman, Bombac, Csazar y Simonet, que viva el Handball.

Bruno Ferrari

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation