Cotidiano


1saimonsDesgraciadamente en esta vida muchas cosas cuando se vuelven cotidianas pierden su magia, o el interés que nos generan. Es inevitable que aquello que nos deja de generar sorpresa o ansiedad se vuelva como mínimo «normal». Quizás sea esta una de las mayores dificultades de la vida en pareja, todo aquello de extrañarse, de hacerse un hueco desesperado para cenar o salir al cine va quedando de lado, por supuesto que aparecen nuevas formas de amor y que hay matrimonios y parejas mas que felices. Pero lejos estamos de ser una revista del corazón o analizar las relaciones, voy por el lado de lo ingratos que nos volvemos ante los reiterados éxitos de nuestros deportistas.
El primer ejemplo y más recurrente es Messi, sigue habiendo gente que lo resiste o lo critica, la comparación permanente con Maradona ¿es mejor? Como Maradona jugó con el tobillo como un melón es mejor que Messi «que sólo juega bien en Cataluña», ese tipo de cuestiones tan inverosímiles como ficticias principalmente nos prohiben disfrutar a uno de los mejores jugadores de la historia, al mismo tiempo que ponen de manifiesto todo el desconocimiento deportivo del publico en general.

Por supuesto que no estamos acá para hablar de Messi, pero si del «Messi du Hand», el crack Diego Simonet. La semana pasada fue galardonado como Mejor Central de la LNH, una distinción impresionante.

Al mismo tiempo su hermano mayor Sebastián Simonet fue premiado como MVP de la PRO D2, o sea el mejor jugador de la Liga, un torneo que como pudimos apreciar a lo lago del año es tan dura como igualada y competitiva. 

Me da la sensación de que no somos conscientes de lo que estos premios significan, o la verdadera dimensión que tienen. Quizás creemos que son como los premios que nos entregan en nuestro modesto club en la cena de fin de año, que seguramente son muy importantes en lo sentimental para nosotros.
Pero para que entendamos la magnitud del asunto basta con ver quien es lateral izquierdo en ese equipo selecto, Mikkel Hansen, el jugador mejor pago del mundo y no decimos el mejor sólo porque existe Nikola Karabatic. O sea que Diego Simonet está a ese nivel en la consideración mundial, por más que nos llamen exagerados, sabemos que es así, partido tras partido el Chino demuestra estar a la altura de los mejores y parece no tener techo en su crecimiento exponencial.

La LNH a partir de la caída de ASOBAL, de la política de repatriar jugadores y de una inyección presupuestaria en general se ha posicionado cómodamente como el segundo mejor torneo del mundo, sólo superada por la Bundesliga que es como la NBA de nuestro deporte. Hace un par de años que los equipos de la LNH anuncian más y mejores contrataciones, que el nivel de juego sube notoriamente y que los equipos franceses van mejorando su colocación en los torneos continentales, por eso que Diego Simonet sea el mejor central y Sebastián el MVP hablan a las claras de su gran nivel, de una excelente temporada.

1sebaivrySebastián pudo dejar atrás los problemas de hombro que acarreaba, y desde el mismo momento en que se confirmaba el descenso de Ivry se preparó como nunca para liderar a su equipo a la elite nuevamente. Esta vez pudo contar con un aliado fundamental como su hermano menor, Pablito superó una grave lesión y volvió a jugar en gran nivel. Seba fue el líder espiritual y el entrenador dentro de la cancha, partido tras partido, conduciendo a un equipo que jugó bien y demostró mucho carácter para sacar chapa en canchas muy difíciles y sostener la punta del torneo durante muchísimo tiempo, en una liga que se muestra año a año más dura y competitiva. Tuvo la madurez para hacer el parate justo durante el Mundial y ponerse en modo Gladiador, con la camiseta celeste y blanca tammbién la rompió y condujo a un equipo brillante que otra vez hizo historia, y hasta se lamentó no haberle podido ganar a Francia (¿el mejor equipo de todos los tiempos?).

Por su parte desde su llegada a Montpellier el Chino Simonet no deja de sorprender a propios y extraños, si bien su presidente y sus compañeros confiaron de1chinese movida en él, partido tras partido el crack sigue demostrando más y mejor nivel. Con goles, asistencias, cierres de partidos y sobre todo menos lesiones que otras veces Diego deslumbró a todos, su club rápidamente le ofreció la renovación, y en esto ambos hermanos se parecen. Ambos son gente de palabra y leales a su camiseta y a la gente que confió en ellos. Durante el Mundial por Sebastián llegaron ofertas de la LNH, pero el mayor eligió cumplir su contrato y por ende su objetivo de volver a primera. Y si el Chino fuera egoista podría haber esperado cumpir su contrato y ver ofertas, pero se siente a gusto y retribuye la confianza depositada en él.

Una cuestión tampoco menor en ambos hermanos es su vínculo con el equipo nacional. Cuando los Gladiadores sacudieron al mundo en Suecia 2011 aquel periodista que por primera vez pronunció lo de «Messi du Hand» decía «si estos jugadores permaneces fieles a su bandera, Argentina podrá tener un gran equipo en unos años» y está en lo cierto, porque en Europa es algo bastante común que un jugador se nacionalice en pos de lograr una mejor carrera, sobre todo esos nacidos en países con poco potencial a nivel selecciones como Rutenka. Y también está sucediendo que muchos renuncian a jugar con su equipo puesto que el calendario los agobia y prefieren resguardar su físico para jugar con el club, que es al fin y al cabo es que les paga el salario, estos son los casos de Glandorf, Du Rietz y más, que pese a quedarle muchos años por delante eligen priorizar el trabajo en el club.
Los Simonet podrían elegir quedarse de vacaciones tras una temporada durísima que incluyó Champions, ascenso y Mundial de Qatar, sin embargo ya están preprándose para Toronto ¿somos conscientes de esto?

Y como si todo esto fuera poco, en sus pocos (poquísmos) días libres arman un Campus para compartir sus conocimientos y difundir nuestro deporte, no se puede pedir más.

Este post seguramente no aporta muchos datos significativos, es más bien una declaración pública de gratitud. Que nunca se nos haga costumbre ver a estos jugadores tan alto, seamos conscientes cada día, y seamos agradecidos también. Gracias, o mejor dicho merci.

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation