Volver a vivir

1rcLa sensación que nos dio la derrota de La Garra ante Cuba fue que las chicas no merecían quedarse sin la posibilidad de ser olímpicas. 

. Independientemente de como se dio el partido, además de los errores propios y las virtudes de las cubanas, la tristeza inundaba a todos y a cada uno de los amantes del Handball en Argentina.
Y es que concientemente todos sabíamos del esfuerzo y la preparación que este equipo y su cuerpo técnico habían hecho durante todo este tiempo, postergando incluso la competencia de clubes y a los clubes mismos. Pero también habíamos dicho que el concepto de «justicia» o «resultado moral» en el deporte no existe, y en el de alto rendimiento mucho menos.

La posibilidad, mucho menor que albergaban las chicas argentinas era repetir aquel heroico partido de los Odesur, pero esta vez derrotar nada más ni nada menos que al campeón del mundo, era la única y la última chance de conseguir el boleto olímpico.
Pero un detalle que a casi todos se nos escapaba, quizás por la misma tristeza albergada, era la posibilidad de que Cuba pierda con Uruguay, pero no, claro ¿que estamos diciendo? Si Cuba le había ganado a Argentina mostrando unas cualidades técnicas envidiables, y Argentina había superado con claridad a las charrúas en el debut. Pero así como en la película Héroes «nunca se debe subestimar a los alemanes», en este caso fue «nunca des por muerto a los uruguayos», y las chicas celestes salieron a jugar su partido, con el correr de los minutos parecía que Uruguay hacía pie, y todos de una u otra manera esperábamos la reacción de Cuba, de ese equipo que estaría en Río 2016.

Sin embargo el partido transcurría y Uruguay no sólo ganaba si no que empezaba a dominar a Cuba en las fases del juego y le metía parciales de +4 y +5, pero claro quedaban 15 minutos, ¡15 minutos! Que tomando un café con amigos son un instante pero en un partido donde te jugás el pasaje olímpico parece toda una era geológica. El partido no terminaba más, y faltando 10 Cuba se pone a uno, adiós, y bueno, fue lindo mientras duró, lástima que nos ilusionamos, pero luego del TO Cuba no sólo no empató si no que perdía y por más. Fuimos más uruguayos que nunca, amamos a Francescoli y dijimos que si, que Gardel había nacido en Uruguay.

Pero como en un cuento de Fontanarrosa ahora pasaba otra cosa, las chicas orientales no jugaban sólo para ganar o acceder a semis, ¡jugaban para ganar el

1garra grupo! y si le sacaban 8 goles sería el equipo uruguayo el líder del grupo y Argentina seguía cruzando con Brasil, entonces en ese momento nos sacamos la camiseta de Rubén Paz y nos acordamos del Che Guevara, ¡empezamos a gritar los goles de Cuba! Locura total. Termina el partido, pasamos de la tristeza a la euforia, del llanto a la alegría, de estar sepultados a ser primeros de grupo, Cuba pasó de estar en Rio a quedar afuera de semi finales, y nosotros de alentar a Uruguay, a Cuba, y después otra vez a Uruguay.

Pero ojo, quedaba el partido con Chile. Esa media hora entre uno y otro partido nos hizo recordar que las trasandinas habían perdido solo por 3 goles contra las caribeñas y que serían un hueso más que duro de roer. A ver si los nervios, la presión y el cambio de escenario nos jugaban una mala pasada otra vez. Ni me lo digas, mejor apagamos la tele y la prendemos 22,30, no imposible,a mirarlo y volver a sufrir.

Pero esta vez la garra mostró todas las uñas, tras un 4-4 Argentina pudo ir rompiendo el partido, no hubo equivalencias,y las chicas de Peruchena empujadas por el resultado y por todos los argentinos redondearon un gran partido.

Argentina jugará el miércoles a las 21.30 contra Mexico, si gana será olímpica por primera vez en la historia. Allí estaremos.

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation