La interpretación en su máxima expresión

1excluyeMuy a riesgo de ser quemado en la hoguera me propongo opinar sobre un tema que siempre está presente en cualquier debate sobre nuestro querido handball y que una y otra vez se pone sobre la mesa, muchas veces sin llegar a conclusiones muy acabadas o sin terminar con una solución. El arbitraje, esa pasión de algunos y centro de críticas de muchos otros.

Comenzaré diciendo, porque me parece lo más justo, que de un tiempo a esta parte el espectador, el jugador y a veces el entrenador ya no quiere justicia, no se habla de justicia si no de «NO ME PERJUDIQUEN», no importa la sanción siempre y cuando no perjudique a mis intereses personales. Y un poco más allá en la escala zoológica están los que quieren «INJUSTICIA A MI FAVOR», son los que celebran un penal a favor aunque no haya sido, o los que cuando les dan un gol que no es se hacen los distraídos «uy no lo vi» «para eso hay un árbitro», y a los que me tildan de romántico incorregible les recuerdo que el SEÑOR Cachito Vigil fue a decirle a un árbitro en pleno mundial que le habían dado un gol que no era, en la buena y en la lona siempre hay que ser buena persona.

Teniendo en cuenta esta atmósfera que rodea a todo el mundo arbitral, y sabiendo que el virus de ganar está implantado ya desde la categoría infantiles podemos suponer que arbitrar un deporte tan rápido y de tanto contacto como el Handball no puede ser una tarea sencilla.
Pero que sucede si además de ser complejo, de que el ambiente no lo hace fácil el mismo reglamento conspira contra el arbitro, éste termina siendo un quijote contra los molinos de viento, ya que ni las mismas reglas lo ayudan.
En el reglamento del Handball hay demasiadas cosas que son interpretativas, y obviamente cada arbitro al ser una persona diferente lo interpreta diferente, parece muy complicado tomar un criterio claro sobre determinadas situaciones. El juego pasivo ¿por qué no un reloj? A cambio de eso ahora le agregamos al árbitro que debe contar los pases, o sea ante la señal de juego pasivo el árbitro debe estar viendo la pelota, que los jugadores no se peguen sin la misma, las faltas técnicas y además contando los pases, ni hablemos si hay dos mixtas y debe monitorear esas situaciones tan particulares «che pero ya hicieron 4!!!» gritarán del banco, «pero si Juancito la tocó dos veces». Me parece que así no, que hay que facilitarle las cosas, no complicárselas.

Las faltas tampoco son absolutas «según el efecto que produzcan» es uno de los tips a los que debe atender el colegiado, y está clarísimo que un empujón no tiene el mismo efecto ante un jugador de 40kgs que sobre uno de 130kgs, si bien el empujón puede ser el mismo ¿es posible medir la fuerza in situ? ¿en medio del partido? ¿Si soy más grandote está bien que me peguen más porque genera «menos efecto»? En estos casos el criterio debería ser absoluto, si no el árbitro debe estudiar puntillosamente a cada defensor y a cada atacantes ANTES de cada partido para preveer que efecto puede producir el contacto entre ambos.

artiboTambién hay dos tipos de sanciones que me llaman la atención, y me llevan a pensar que «inconcientemente» el mismo reglamento prevee la complejidad de arbitrar y prepara sanciones específicas ante las protestas. La cuarta tarjeta amarilla, potestad solamente del entrenador no existe en ningún otro deporte, en los demás las sanciones por protestar (que por supuesto existen) son iguales, en el Handball entendemos en la previa que el entrenador va a protestar y entonces le guardamos una 4ta amarilla, que puede recibir incluso en el minuto 59 de juego, me llama poderosamente la atención.
Otras veces nos llenamos la boca hablando sobre como en el Rugby la palabra del árbitro es sagrada, no estoy de acuerdo en ese concepto, creo que lo TRASCENDENTAL es no faltar el respeto, pero pedirle a un jugador/entrenador que no proteste ninguna situación a lo largo de 60 minutos donde se juega muchas cosas es prácticamente ridículo, de hecho a nivel mundial vemos como los grandes popes desde el banco protestan, y el arbitro lo toma con naturalidad, tampoco va corriendo al banco a decirle ampulosamente «a mi no», son cosas del juego, siempre y cuando reitero se mantengan las formas de respeto y buenos modos ¿está mal consultar un fallo? ¿está mal expresar una opinión? ¿es el árbitro un ser místico al que no se le puede decir nada? No creo.

La otra sanción que me sorprende es la de 2 + 2, una sanción que sólo se utiliza cuando el jugador es sancionado y sobre ese fallo protesta. O sea si el defensor empuja al lateral y acto seguido golpea al central en el rostro (ventaja mediante) se va dos minutos, pero si hace un mal cambio y le protesta al arbitro sale dos minutos, más otros dos minutos. ¿se castiga más duramente la protesta que la agresión? Creo que a esta altura está claro que es mucho pero quedarse con 4 jugadores por dos minutos que con 5 durante 4 minutos, el daño podría ser casi irreparable a nivel del resultado del partido. Ni tocaremos el tema de cuando el árbitro se equivoca en una exclusión y ante la protesta del jugador lo vuelve a excluir, entiendo que no sucede a menudo y menos a nivel mundial.

En categorías formativas al árbtiro se lo carga de una responsabilidad tremenda como la de ver, entender y sancionar los sistemas defensivos. Uno podría pensar, no hay ninguna necesidad de que un entrenador haga trampa al plantear un sistema defensivo, por ejemplo en lugar de 4:2 defender 4 atrás y dos personales arriba, sin embargo sucede. Y el árbitro que en categorías formativas también se está formando no sólo debe conocer el reglamento si no también debe saber de táctica, prácticamente al nivel de los entrenadores puesto que entender un sistema defensivo y tener tips sobre su funcionamiento requier un estudio y una experiencia importante (por ejemplo ver si en el 3:3 hay cambios de marca en la primera línea o no). Parece una tarea demasiado ardua para un principiante.

Escuchamos a menudo en nuestro ámbito de competencia «no hay árbitros» «faltan árbitros» «son demasiados partidos y demasiadas canchas» ¿en otros deportes pasa lo mismo? ¿Faltan árbitros de Basquet o Voley? Realmente no lo se, pero poner a dirigir a chicos que han hecho un cursito intensivo tampoco parece ser una solución atinada, corremos el riesgo de que se encuentre con una realidad dura, o que se desilusione y abandone el arbitraje para siempre. Promocionar el arbitraje de Handball como «una opción con salida laboral» tampoco suena muy feliz, así hay estudiantes de Educación Física que jamás han visto una pelota de Handball y se hacen el cursito, luego no son capaces de comprender nada de lo que sucede, porque está claro que para tomar parte como árbitro o como entrenador es condición INDISPENSABLE haber jugado, no haber juagado bien, ni haber sido una estrella, simplemente haber experimentado ponerse los pantaloncitos cortos, saber como es que te peguen en la cara, que te hagan un penal y la ventaja que sacás si hacés más de tres pasos, caso contrario es imposible interpretar las reglas de juego.

Yo vuelvo a insistir que hasta Menores debería jugarse con un arbitro provisto por el equipo local, un jugador Junior o dos que conduzcan un partido sin tablero donde la competencia pase por realmente aprender a jugar y no por salir campeón o último. De esa forma no hay presiones, no hay finales del mundo y de paso se detectan a aquellos futuros árbitros.

Claro que este es un tema en el que opino solamente como participante, no es el arbitraje mi especialidad, pero los invito a compartir y debatir, quizás podamos acercarnos a una situación mejor.

Bruno Ferrari

There are 2 comments. Add yours

  1. 13th noviembre 2015 | leo says: Responder
    Estoy totalmente de acuerdo. Y creo que con las nuevas reglas, más que una solución complicaron a los árbitros, como por ejemplo contar los pases en pasivo. Hay que ponerse de todas las veredas, de los jugadores, entrenadores y también del lado de los árbitros. Es un deporte muy rápido y de mucho contacto, el regamlento deja mucho al criterio lo cual convierte en una tarea difícil el arbitrar.. Y hay que sumar que en categorías formativas se debe observar/enseñar/corregir/sancionar las defensas.. ¿? Me pregunto: Es una tarea del árbitro? Está tan implantada la idea de ganar que nos olvidamos de lo real, entonces el árbitro hasta empieza a jugar el papel de.. "Exageró? Inventó la falta?" y ahí nace otro problema. Ojalá todas las soluciones que se busquen sea para mejorar tanto el arbitraje como el deporte en general. Pero soluciones reales.. No es fácil estar en el pantalón del árbitro.. Y muchos terminan dejando. Cursos cortos o intensivos a chicos de 17/18 años que salen a dirigir solos, que tienen que mirar las defensas en inferiores, que dirigen categorias más avanzadas como cadetes y juveniles también solos, que tienen de asistentes en la mesa a padres ¿? los cuales muchas veces no saben nada, que los DT en vez de enseñar a los chicos les meten terrible presión que se olvidan que el árbitro también se está formando (ni siquiera respetan la formación de sus alumnos, menos la de un árbitro), que como la mesa no sabe nada el árbitro debe anotar todo (como si el deporte te diera el tiempo del fútbol por ejemplo) para después corroborar, etc. Soy árbitro y la verdad me encanta.. Pero discutimos entre colegas sobre situaciones de juego, discuten colegas más avanzados sobre lo mismo.. Por qué yo no me puddo equivocar? Si mis colegas más avanzados ni se pueden poner de acuerdo entre ellos? Ni entre los DT se pueden poner de acuerdo sobre situaciones de juego!! En fin.. Una humilde opinión para reflexionar. Saludos.
  2. 13th noviembre 2015 | Tony Wisli says: Responder
    Solo puntualizar un detalle respecto a las tarjetas amarillas : ademas de ser independientes las de los jugadores y las del cuerpo técnico ( equipo : 3 amarillas al conjunto y a partir de ahí todo son 2 minutos; jugador: 1 amarilla, 2 minutos, 2 minutos y roja; cuerpo técnico : 1 amarilla al conjunto, 1 solo 2 minutos al conjunto y luego todo rojas), hay algo que la mayoría desconoce. El reglamento no pbliga al árbitro a, despues de 3 amarillas al equipo, sancionar con 2 minutos (salvo si el jugador ya tiene tarjeta). El reglamento RECOMIENDA no sancionar con más de 3 tarjetas, dejando a criterio arbitral la posibilidad de enseñar una 4, p incluso 5 tarjeta, si así lo considera, con el consiguiente "caos" que podría crearse solo por aplicar correctamente el reglamento. Un saludo.

Join the Conversation