Terminó un gran año para la LHD

Terminó el Clausura y Ferro se volvió a consagrar campeón, en un torneo que tuvo mil idas y vueltas, sorpresas y regresos pero sobre todo el crecimiento del handball femenino en Argentina. La clasificación a Rio de La Garra se premió con la televisación nacional y abierta de la Liga de Honor femenina, esa misma donde compiten la mayoría de las integrantes del seleccionado mayor y una apertura al acompañamiento del mismo.

Gentileza: German Paez

Gentileza: German Paez

Parece que Ferro se volvió hegemónico, en los últimos años se consagró campeón de casi todo lo que podía. Desde el 2012 obtuvo tres Apertura (’13, ‘14, ’15), dos Nacionales A (’14 y ’15), un Nacional B (’13), un Clausura (’15) y jugó tres finales, dos Super 4(’14 y ’13) y un Nacional B (‘12). De alcanzar un título más podría alcanzar el historial del club en la rama femenina, o sea igualar en tres años la cantidad de torneos que tiene en su historia (Metropolitano ’87,’88, ’92, ’93, Clausura ’02, y Nacional ’87, ’88, ’92,’ 93). La única espina hasta ahora tanto del club como de este plantel es el Super 4, que se disputará en Marzo del año próximo. A esto se le suma la construcción del nuevo gimnasio que llena las expectativas no solo de los propios sino también de los ajenos.

Ferro se coronó campeón este sábado tras vencer 40 a 12 a un golpeado Mitre, que no pudo reaccionar por la cantidad de bajas que sufrió, por su actualidad en la tabla y que solo pudo convertir doce goles. Aunque la diferencia sea abultada, mucho es mérito del momento de Sol Carratú y Cia, que fueron la valla menos vencida con un promedio de 17 goles en contra por partido. Pero el punto clave e incisivo fue con Vilo donde venció por la mínima. Un encuentro que se definió por aciertos y errores, simple, el que menos se equivocara y el que más acertara. Ambos jugaron el partido como una final y si bien por momentos el poderío de Caballito fue mayor, Vicente López nunca lo dio por perdido pero no alcanzó a darlo vuelta sobre la hora.

El otro equipo estrella del 2015 fue el ya mencionado Vicente López que a poco tiempo de ascender dio pelea en las dos partes del año por el título. Con un plantel con muchas Juniors, Amelia Belotti y Valentina Kogan pudieron sumar experiencia a un equipo que se mantuvo arriba siempre rotando. Si bien el último tiempo no pudieron contar con la arquera de La Garra demostró potencia siendo el equipo más goleador del torneo. Aunque no consiguió el primer lugar, el balance para Germán Barceló es positivo: “Fue un año espectacular. Este torneo se cierra con una clasificación al Nacional A. Hace poco estábamos en la zona B y ahora estamos en la zona A, que no es poca cosa estar entre los mejores equipos del país. Así que estamos muy contentos. Es un buen cierre a pesar de todo porque pudimos haber salido campeón hoy también por cómo se dio el torneo. Fue un año en evolución.”

Este sábado se enfrentó con Mariano Acosta y venció 30 a 25 en un partido que fue peleado y solo hacia el final alcanzó la superioridad definitiva. ”Es un partido que costó pero que pudimos resolver bien nosotras, muy cerrado, gol a gol. Creo que la clave estuvo en la concentración, había pelota dividida y nos tirábamos al piso de cabeza “planteó Eugenia Albanesi, la capitana del Vilo.

Mariano Acosta por su parte cerró un año por encima de las expectativas. El ascendido comenzó con un objetivo de ganar la cantidad mínima necesaria para poder mantener la categoría. No solo logró eso sino que también clasificó al Super 7 y al Nacional B, casi clasifica al Nacional A en su primer año en Liga, y dio muchos batacazos bajando punteros lo que lo transformó en temerario para varios equipos. La derrota con Vilo el sábado dolió porque generaba más expectativas pero el equipo de Leticia Brunatti tendrá mucho para trabajar de cara al año que viene ya que no es más un equipo desconocido y que con la incorporación de Laura Arancio sumó juego. Para la arquera Florencia Rossini: “Creo que estamos bien. A principio de año nuestro objetivo era mantenernos en la categoría, no solo eso sino que clasificamos al Super 7 y al Nacional B, así que fue un año excelente “.

El que casi alcanzó a Ferro dos veces en este cierre fue Luján, que dio pelea hasta la última fecha, ya que matemáticamente era posible y lo enfrentó también en la final del Nacional. El equipo de San Martin jugó la última fecha contra Cid Moreno y venció 34 a 25. Fue probablemente el que demostró un sistema de juego más claro y contundente siendo el segundo más goleador. Una defensa sólida, un buen contragolpe, un posicional que se potencia con el ingreso de Antonela Mena y una Romina Dreisch, que lució a pesar de las lesiones, fueron las claves de este Luján que sólo cayó con el campeón y con Estudiantes.

Estudiantes con más y menos altibajos fue otro que asomó durante este Clausura. Con el último partido contra Villa Modelo a disputarse este viernes en City Bell, el pincha se encuentra en proceso de recambio. Este año no contó con Magdalena Decilio, que se encuentra decidida a retornar el año próximo,  pero tuvo el refuerzo de Manuela Pizzo, que volvió de Brasil, y un gran momento de otras jugadoras como Maya Acosta y Lucila Dinolfo, que fueron convocadas a la Selección de Femebal, y bajo la dirección de Agustín Orqueda desde principio de año.

El Bicho quería sumar a toda costa y venció 28-22 a un Cideco que comenzó peleando ambos torneos y no le alcanzó. Argentinos Juniors con algunas integrantes del Beach tuvo empates importantes como con Estudiantes y Sedalo, ganó a los rivales que debía pero cayó con los equipos punteros. Mientras que Cideco con un siete inicial que impone respeto no consiguió mantener el físico en las segundas partes, peleó partidos y muchos los perdió en el final. Así que deberá reponer aire de cara al año que viene.

Quilmes le ganó a Dorrego 30 a 22, y es uno de los que fue de menor a mayor. Con la incorporación de Elke Karsten en mayores pudo encontrar otro ritmo que le permitió logros como vencer a Vilo y empatar con Ferro. Apuntó al Super 7 pero cayó con otros equipos con el mismo objetivo y eso lo dejó con pocas posibilidades de clasificar, a pesar de tener el partido pendiente con Mariano Acosta. Por otro lado Dorrego cierra un torneo difícil, con solo tres victorias y dos empates que influenciaron todo el torneo. El primer empate con Vilo le costó a las de Barceló la punta, y el empate con San Miguel consolidó la permanencia del mismo.

San Miguel festeja, pasó de tener un comienzo malo a mantener la categoría por completo. Cayó con Sedalo en la última por la mínima 22-23, y espera algún refuerzo con expectativas para el año que viene pero se va con el premio de la goleadora del torneo para Paula Visentin con 98 anotaciones.  Sedalo es otro que fue en escala con el regreso de Luciana Mendoza y Nanu Totolo, le ganó a Cideco el clásico y lo sacó de la pelea. Ahora trabaja las expectativas por la Copa Femebal en la semifinal con Lujan, con quien cayó la última vez que se vieron en la octava fecha pero por la mínima. Abajo el descenso estuvo peleado, Cid Moreno no pudó con San Miguel pero la victoria con Argentinos fue definitoria mientras que Villa Modelo  no pudo reponerse de las bajas que sufrió de jugadoras que consiguieron el ascenso.  Ahora vuelve Lanús a Liga de Honor, un club que está acostumbrado a la categoría y queda ver qué sucede en el repechaje entre Unlu y Mitre.

Micaela Sobrado

No comments yet.

Join the Conversation