Radiografía del Handball cordobés

acordoba¿Por dónde empezar a analizar la situación del handball de Córdoba? Como en todo, siempre es recomendable empezar destacando los aspectos positivos. Al fin y al cabo siempre sale con mayor facilidad lo negativo.

En primer lugar quisiera aclarar mi situación de relativa  objetividad. Es decir, por situaciones personales (Nota: dos cirugías de mano y una de tendón de Aquiles) he estado menos involucrado en las situaciones del “día a día” del handball local, por lo que me permito escribir desde cierta distancia. En segundo lugar distinguiría antes de hablar “el Handball de Córdoba”, de la institución Federación Cordobesa de Handball. En lo personal me propongo hablar de lo primero ya que, para mí, son temas que deben analizarse de modo diferente y con otros parámetros.

Dicho esto, empiezo por lo positivo. En ese sentido, siempre me llama la atención cuando se habla o consolida Córdoba como la segunda federación del país (con sana rivalidad por dicho título con Mendoza) siendo que la provincia cuenta con menos de 1500 jugadores federados. Casi el 10% de los jugadores de Fe.Me.Bal, y teniendo muchas veces importante protagonismo en los Nacionales de Clubes. Todo esto habla de la calidad de los jugadores con los que se cuenta y de la preparación de muchos de los profesores de la Liga.

Por otro lado, en el último tiempo se ha empezado a trabajar más y mejor en lo que a selecciones provinciales respecta, lo que se ha observado en mejores resultados en los Argentinos de Selecciones y en los Juegos Binacionales, llegando a finales y logrando el título respectivamente. Por último  la proliferación de equipos o instituciones que de a poco se van sumando a las diferentes ligas, oriundas de distintas ciudades, es un signo de que en la provincia se va popularizando el deporte.

No obstante claramente hay cosas que necesitan mejorar y en primer lugar está la Infraestructura. Córdoba no cuenta con canchas, y menos con instalaciones de calidad. Este aumento de equipos inscriptos, sumado a la falta de espacios donde jugar, hace que cada fin de semana colapsen profes, padres, árbitros y cualquier esquema de partidos que pueda planearse. Para ser bien claros: Sólo un club cuenta con cancha de parqué, el resto de la fecha se juega en piso de mosaico, en instalaciones poco cuidadas o con techos que se llueve si el clima no acompaña.

Por otra parte veo que los profesores están muy solos y las instituciones afiliadas no cuentan con una estructura de apoyo que los acompañe, o una comisión directiva que les resuelvan los pormenores de la actividad. Ni hablar de un manager deportivo. Salvo contadas excepciones, los profesores de los equipos son además delegados, dirigentes, médicos, preparadores físicos. La figura del dirigente (con mala prensa producto del ejemplo del fútbol) es cada vez más necesaria. Y para desempeñarla correctamente hay que capacitarse, decididamente.

Por lo anterior creo que el panorama es un poco confuso En decir, en la provincia hay buen material y gente con pasión por el deporte que hace esfuerzos enormes para que sus equipos crezcan. Sólo que pienso que ya eso no basta para desarrollarse. Creo que las instituciones deben empezar a sumar más gente a sus equipos de trabajo, profesionalizarse de a poco en lo que a estructura respecta y realizar planes, estrategias, objetivos, mediciones en pos de un mejor desempeño deportivo, pero sobre todo para que haya un crecimiento sostenido a mediano plazo. Si no el handball de Córdoba seguirá en el amateurismo mal entendido de permanecer siempre en el mismo lugar.

No comments yet.

Join the Conversation