La reconciliación

1dagurAlemania se quedó con el oro al derrotar en una final muy despareja a España por 24 a 17, liderados por un espectacular Andreas Wolff que consiguió la friolera de 16 paradas (48%) los germanos volvieron a encabezar un podio, cosa que no lograban desde el último Mundial que organizaron en 2007.

De esta forma el conjunto teutón logra una reconciliación con el público del Handball, porque seamos sinceros, hasta este momento me caían muy mal los alemanes, se que ellos duermen tranquilos (como decía Patricio Contreras a su esposa en Made in Lanus “los yankis se juntan a llorar dos horas porque vos no los tragás). Siempre fui un gran admirador del Handball alemán, de su Liga, de su trabajo en las categorías de base, y de los grandes equipos que ha sabido formar. De hecho quería realmente que la generación de Kretszchmar, Kehrmann, Baur, Schwarzer y compañía logre algo importante como el Mundial o el oro olímpico, pero aquel Mundial de 2007 fue una verdadera mancha. Alemania llegó muy diezmado por varias bajas importantes, Schwarzer estaba retirado y fue convocado de urgencia porque no tenían pivote y Kretszchmar no pudo jugar por una lesión en el brazo, hubo mas de un fallo dudoso y más de un partido para indignarse, pero en definitiva son cosas de las que lamentablemente el deporte no está exento.
Luego, mucho más acá en el tiempo, la “clasificación” al Mundial de Qatar, y esa fue la fractura definitiva, me alejé por completo de los teutones, no sin disfrutar de Gensheimer por supuesto, pero me dejó de interesar como les vaya, y cuando en Qatar sufrieron un arbitraje localista pensé “todo vuelve”.

Hoy el partido empezó con un dominio muy claro de Alemania, pero con excesiva rudeza en la defensa, y otra vez mi subjetividad me permitía pensar “claro, ahora pegan como burros, ojalá España los pasé por arriba”, pero esta vez los árbitros daneses estuvieron más que bien, y ante cada mano fuera de lugar los alemanes desfilaron al banco de suplentes.
Corría el partido y no podía dejar de admirar el sistema defensivo alemán, disuasión, flotación, deslizamientos y la titánica tarea de controlar a Julen y obstruir las líneas de pase que el talentoso Entrerríos siempre teje con él.

1wolffCierto es que España tuvo un partido para el olvido, fundamentalmente en lo que se refiere a efectividad frente al arquero. Y aquí podemos debatir, ¿España no tuvo el día o Wolff tuvo el mejor de su vida? Creo que Wolff sin duda tuvo una actuación deslumbrante, y fue a partir de ahí que los españoles entraron en un círculo vicioso de no meter goles, apurarse, elegir mal, volver a fallar, recibir el gol, volver a apurarse, tirar de donde no conviene, y transcurridos los minutos el reloj se vuelve enemigo y la cabeza cada vez trabaja más. De hecho en el segundo España puso varias veces a sus jugadores en posiciones más que beneficiosas, pero una y otra vez se toparon con el lobo feroz. Rivera y Tomás de una semi final espléndida no pudieron, y las caras de preocupación se fueron adueñando del equipo rojo.

Alemania por su parte comenzó a manejar el partido a gusto y placer, cuando podía salía de contra, cuando no jugaba muy bien el ataque posicional, sus extremos Dahmke y Reichmann fueron una garantía, Hafner que llegó a Polonia el día jueves para cubrir lo que fue la baja de Weinhold fue clave en la semi y ayer en la final. Strobel muy correcto en la conducción y Pekeler que habitualmente vive de carnicero se dio el lujo de anotar algunos goles.
La defensa alemana y la mala gestión del ataque español, incluso con un jugador más por varios períodos lograron que el conjunto de Manolo Cadenas atraviese lagunas de casi 8 minutos sin meter goles.

Alemania firme a su estilo era una maquinita, jugaba las superioridades con arquero jugador (siempre del lado del cambio obviamente), y nunca perdió una pelota que lo complique en ese aspecto. Los lanzamientos externos obligaban a los Hispanos a salir y descuidar el pivote, los germanos encontraban cada vez más caminos al arco de Sterbik, que vale decir tuvo un gran partido también, sin él el resultado podría haber sido bochornoso.

Con el correr de los minutos las caras de preocupación de los españoles pasaron a caras de desilusión, a los 10 minutos del ST el partido estaba completamente roto y España ya no albergaba chances de recortar la ventaja. Sumido en un pobre juego  de ataque tal y como le sucedió con Dinamarca, el candidato al oro veía como su sueño se escurría entre los números del tablero electrónico.

Alemania supo sobreponerse a las bajas previas y a las que se dieron durante el torneo, un equipo que es capaz de ganar un torneo sin 6 titulares es indudablemente un equipo con mucho trabajo, variantes y recambio. De cada debilidad hizo una fortaleza y de cada oportunidad un éxito. Sigurdsson preparó de forma perfecta el partido, desactivó por completo la bomba que supone Julen Aguinagalde y ahogó cualquier intento de lanzamiento externo, Maqueda y García cometieron demasiados errores, cayendo una y otra vez en el embudo que proponía la defensa alemana.

Con un gran juego y encontrando jugadores de la liga más competitiva del mundo todos nos amigamos con Alemania hoy, que demostró que por algo es la plaza más importante de nuestro deporte a nivel mundial, un equipo jóven que recién está comenzando su camino al éxito. Chapeau.

No comments yet.

Join the Conversation