Con H, de homofóbico

1hbf
Desde que comenzó este espacio quisimos contar con una mujer que pueda decirrnos como es jugar al Handball en Argentina, pero no de canchas y pelotas número 2. Si no que nos cuente como se vive un deporte dentro de otro, porque si el Handball en Argentina necesita más reconocimiento el Handball femenino lo necesita aún multiplicado por 2 o 3.
Es cierto que la gesta olímpica de La Garra dio un empujón de exposición muy importante, pero aún resta mucho camino por recorrer. La clasificación olímpica conseguida en Toronto puso a las chicas argentinas en un lugar de privilegio antes inimaginable, y la participación en la máxima cita del deporte obviamente es un aliciente, con eso llegaron los pases de algunas a España y eso también generó que la aguja del amperimétro se moviera, un poco mas.

Pero es cierto que el deporte femenino no escapa de la cultura machista, patriarcal y heterosexual en las que crecemos, nos desarrollamos y morimos.
Por una cuestión de infraestructura las inferiores damas juegan siempre los dias domingo, ¿es imposible pensar en que juguemos todos los días sábados? ¿Será que tenemos tan pocas canchas, tan pocos árbitros y tan pocos entrenadores que hay que partir en dos días? Entonces tenemos medio deporte.

Se dice con zorna que el Handball femenino “no es handball y no es femenino”, por supuesto todos los machos ríen a carcajadas. Las mujeres a lo largo de la historia han tenido que sudar la gota gorda para poder siquiera participar en las competencias deportivas. Siempre con mucho sacrificio, compaginandolo con otras actividades, siempre sufriendo el prejuicio de que si son madres ya no podrán hacer deporte y etc.
Algunos basan sus prejuicios en que el Handball femenino no es atractivo porque la mujer no tiene la misma fuerza que el hombre, los lanzamientos son más débiles y no cuentan con ese instinto de lucha (sic) que “naturalmente” (más sic) tiene el hombre. Esta cuestión que hoy está puesta en la mesa de discusión con la cuestión de la Educacion Sexual Integrada es falsa absolutamente, lo que no hay entre el hombre y la mujer es igualdad, va mucho más allá de la testosterona. Nosotros a nuestras hijas y hermanas les regalamos muñecas, y cocinitas, las vestimos de rosa y no las dejamos ensuciar, ¿con una pelota? NO seas “machona” queres!!!. Entonces esas chicas que sólo van a danza clásica, o con toda valentía a gimnasia artística cuando se encuentran con un deporte como el Handball en la escuela corren con una desventaja de años, la nena no lanza más despacio, es el varón que tiene años de tirar piedras, pelotas y subirse a los árboles, porque eso es lo que “está bien” para los machitos. El contacto cuerpo a cuerpo está prohibido para las nenas, pero sin embargo hay varios padres que celebran que su hijo de tigre se haya agarrado a piñas en el colegio “porque hay que saber defenderse” (lluvia de sic). Otra frase que encontramos en el imaginario machista popular es “a las nenas no se les pega” con el dedito en alto, no, a NADIE se le pega, ni a las nenas ni a los varones, ni a las mascotas, el tema es el uso de la violencia, no el género.

Afortunadamente esta cuestión va cambiando, el fin de semana pasado hemos visto la Final Four femenina, un espectáculo realmente FASCINANTE, que si no tiene más trascendencia es solamente porque son mujeres, porque seamos francos, si la final entre Veszprem y PSG va a penales como aquella vez Flensburg – Barcelona con la tendida de Wanne todos nos volvemos locos.

Hay otra cuestión que desde hace un tiempo me hace mucho ruido, y es la homosexualidad en nuestro deporte. Vamos creciendo y como somos hijos de machos y héteros creemos que la homosexualidad no existe, pero después nos damos cuenta de que si, pero claro solo en el lado femenino. Nos mofamos de que como las mujeres son “machonas” forman pareja, porque por supuesto, macho homosexual no hay NINGUNO, nadie jugó con un gay, nadie es gay, nadie compartió el vestuario con un muchacho al que le gusten los muchachos, eso si es cosa de chicas.
Cuando Valentina Kogan nos contó por la radio que iba a ser mamá el mundo dio un paso adelante, muchas manifestaciones de cariño y alegría hacia la1vk
arquera de La Garra, porque los machos para eso son bastante cobardes, los que masticaban bronca no salieron a criticarla, lo hicieron por privado o en el asadito de machos del club.

El mundo cambió, hoy pide oportunidades iguales, todos desde nuestro lugar debemos luchar por la igualdad, las cuestiones arcaicas se deben ir con los prejuicios por la misma alcantarilla.
La mujer y el hombre fisiológicamente no son exactamente iguales, eso está claro, pero tienen que tener las mismas oportunidades. Saludo y celebro la valentía con la que todas las mujeres practican deporte, con el amor con que las madres dejan a sus hijos tres horas con sus parejas o abuelas para ir a jugar al Handball, y agradezco públicamente a Valentina Kogan por ayudarnos a todos a abrir la cabeza, ser madre no es una cuestión de género, es una cuestión de amor.

Bruno Ferrari

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano

There are 5 comments. Add yours

  1. 13th Mayo 2016 | carlos says: Responder
    Estimados, el handball no es la excepción a la regla. basket, tenis, futbol, etc, en sus ramas femeninas NO TIENEN LA MISMA DIFUSION NI PAGOS QUE LAS RAMAS MASCULINAS. El mercado, manejado por la televisación nos marca esto. El rating femenino es inferior . ME GUSTA??? NO, BAJO NINGUN PUNTO DE VISTA. Solo el hockey, por ser un deporte de origen femenino es superior al masculino.
  2. 11th Mayo 2016 | Gastón says: Responder
    Excelente!!!!
  3. 11th Mayo 2016 | Naty Alfonso says: Responder
    Muy buena nota Bruno. Estoy de acuerdo con Tomas tambien. El Handball Femenino necesita el doble de apoyo, el pasaje olímpico es un logro monumental. Pero no nos podemos quedar con eso. Necesitamos que se acompañe el crecimiento, que se lo fomente desde la mas temprana edad y hasta que las velas no ardan. Las mujeres tenemos que lidiar con mil y un prejuicios y "prioridades" antes de poder practicar un deporte. Que papá se vaya a jugar o entrenar a la noche, no es un problema. Ahora si se va mamá, es terrible! Tengo el placer de pertenecer a las Mamihandball Stepinac de Hurlingham. Nosotras no somos un club, simplemente somos mujeres que nos juntamos a disfrutar del handball, que nos tomamos ese momento para realizar una actividad fisica. Y es muy dificil despegarse del rol que te imprime la sociedad. Pero a su vez, defendemos ese espacio, lo compartimos y es un enorme placer ver como crece la actividad y la categoria (Maxihandball, mayores de 30, 40, 50...) Ojalá se siga en este buen camino, y no solo me refiero al handball, sino a la apertura de mentes. Sos feliz con alguien, que importa de que genero sos... Se feliz! Te gusta el deporte, que importa de que genero sos... Disfrutalo! Y sin ninguna duda, Valentina una genia total. Lo mejor para ella y su familia.
  4. 11th Mayo 2016 | Maria says: Responder
    Hola soy jugadora y madre de tres niñas y después de tener a cada una de ellas volví a entrenar e intentar jugar en un deporte que amo siempre con la mirada de que hago jugando si soy madre y con el escaso apoyo por dejar a mi hijans por ir a joder con la pelotita
  5. 11th Mayo 2016 | Tomas says: Responder
    Bruno, estoy de acuerdo en el 99,9% de tu nota, solamente disiento en una palabra: Igualdad. Se que cuando empieces a leer te va a llamar un poco la atencion, pero mi rumbo es otro. Lo que hoy necesita el Handball femenino es EQUIDAD. Hoy siento que el handball masculino ya se hizo su lugar y tiene bases muchisimo mas fuertes que el femenino, entonces si se da el apoyo en partes iguales seguiran creciendo de forma despareja, hoy hay que brindarle mas apoyo al handball femenino, darle mas oportunidades que al masculino, no la misma cantidad, el doble. Equiparar el prestigio que tienen una y otra rama del deporte para poder llegar a repartir igualdad de condiciones. Al menos yo manejo esa utopia. No se como, no se cuando, no se de que forma efectivamente hacerlo, solo soy un jugador aficionado del deporte que quiero, al igual que todos los que practicamos, que este deporte gravite tanto como el tenis y el basquet, sabiendo que nunca va a poder manejar ni un 10% de gente y presupuestos que maneja el futbol en Argentina. Sin mas que decir, te saludo cordialmente.

Join the Conversation