El post Panamericano

1tecnoFinalizó un torneo Panamericano diferente, un torneo que rompió el molde de todos los anteriores desde todo punto de vista. Desde que se anunció que se haría en Tecnópolis, el sorteo en el planetario y los anuncios en la difusion auguraban una gran produccion.
En la cuestion deportiva tanto Argentina como Brasil llegaban en plena preparación olímpica, lo que suponía una motivacion aun extra. En Chile hacía su presentación Mateo Garralda, toda una leyenda viva de nuestro deporte, con Groenlandia, Puerto Rico y Uruguay buscando dar el gran salto que los posicione como nuevo equipo fuerte y como nunca antes era el número máximo de participantes para un torneo continental.

El afuera

La sede en Tecnópolis cumplía a la perfección con ser un lugar equidistante y de fácil acceso, eso quizás fue lo único que nos había quedado pendiente en aquella organziación de 2012 donde fue todo muy bueno pero el torneo era muy trasmano, incluso para los equipos participantes. Aquí llegar era sencillo, estacionamiento amplio y gratuito.
Las dos canchas muy buenas, y la principal con capacidad para 10 mil personas con sábado y domingo repletas. Tablero central de nivel NBA y buena visibilidad de todos lados. Mucha facilidad para el trabajo de prensa.

El Handball

Dentro del 40 x 20 que es lo que más nos importa obviamente fue un torneo atípico completamente, sencillamente porque los grandes candidatos no desplegaron un gran volumen de juego. Tanto Brasil que fue campeón como Argentina que tuvo más problemas no pudieron jugar bien ni con la contundencia de otras ediciones.
schulzEmpecemos con lo nuestro, Argentina sufría al comenzar el torneo dos bajas mas que importantes: Diego Simonet, el ancho de espadas y Gonzalo Carou capitán, referente y quizás el mejor defensor de la historia del handball argentino no estaban disponibles. Esto generaba problemas varios en ataque y en defensa, Sebastián Simonet por ejemplo tuvo pocos minutos de descanso y obviamente la falta de desequilibrio individual que otorga el Chino es irremplazable.
Los primeros partidos no fueron parametro para nada puesto que los rivales no daban la talla como para sacar alguna conclusión demasiado certera. El partido contra Groenlandia fue un golpe muy duro, el equipo nacional nunca pudo entrar en partido y nos pasamos 55 minutos esperando que de vuelta una historia que nunca cambió. El equipo del norte jugó sencillo y muy bien y aprovechó el apuro y la falta de juego argentina, resolvió con mucha sencillez la defensa profunda que pretendía contrarestar los lanzamientos externos que tanto daño hicieron.
Pero como un mal dia lo tiene cualquiera el partido con Chile daría revancha, y todo dependía del equipo de Gallardo que necesitaba 6 goles para clasificar. A priori algo muy posible, si bien Chile venía demostrando un gran nivel de juego. Fue victoria por la mínima y sufriendo, esta vez ya con Gonzalo Carou que daba garantías en defensa.
La semi final contra Brasil fue probablemente el mejor partido de Argentina en el torneo, logró tener a Brasil con poco goleo pero a su vez tenia muchos inconvenientes en ataque y excesivas pérdidas. Fue derrota pero se jugó bien. La final con Uruguay estuvo resuelta con un parcial de 8-0 al principio.

Las buenas noticias fueron los buenos rendimientos de jugadores no tan habituales, Pablo Simonet hizo un GRAN torneo, haciendose cargo muchas veces del ataque y yendo para adelante con talento y potencia. Los arqueros otra vez en gran nivel, Fernando Garcia salvó la ropa contra Groenlandia y Matias Schulz tuvo excelentes actuaciones contra Chile y Brasil.
La actitud de Carou de jugar como sea es emocionante, y lo que se brinda por el equipo también.
Como puntos negativos podríamos remarcar el poco juego con la segunda línea. Sebastian Simonet es el que más juega con el pivote, fuera de eso llegan pocas pelotas. Los extremos lanzan demasiado poco en el posicional, sobre todo teniendo en cuenta su gran efectividad. Hoy Fernandez y Pizarro son dos extremos sólidos, efectivos, con nivel europeo podría decirse, pero reciben muy poco juego. El lanzamiento del extremo es clave para abrir la defensa y tener variantes. Será un punto a mejorar de cara a los JJOO.

Brasil por su parte ganó el torneo, si bien es cierto que tuvo muy pocos momentos de zozobra en cuanto al resultado (solo unos pasajes ante Argentina y otros 1maikcontra Chile) el conjunto dirigido por Jordi Ribera no mostró un juego aceitado ni vistoso. Al igual que Argentina los primeros partidos no fueron medida para nada, incluso llegaron a convertir 50 goles lo que habla de la desigualdad de nivel. Si se vio a los brasileños en un nivel increible desde lo físico, diriamos que a nivel europeo, con los laterales muy grandes, fuertes y potentes, extremos rápidos, explosivos y fuertes y los pivotes de una gran envergadura y una potencia envidiables.
Probó en varias oportunidades atacar con 7 jugadores, aparentemente en Rio varios equipos irán con esa tendencia, pero no le dio ningún tipo de resultado. Me atrevo a decir sin haber revisado todas las situaciones de 7vs6 que perdió mas de las que ganó.
Tuvo pocos movimientos para que Toledo pueda explotar su potencia en el 1vs1 y el lanzamiento, Joao jugó poco como para poder disfrutar de su calidad y muchas veces le faltó continuidad al ataque posicional. Muy bueno el juego con la segunda linea, me atrevo a decir que Chiuffa fue el mejor jugador del torneo y un excelente y aceitado juego de contra ataque, que fue la via por la cual el conjunto canarinho termino “matando” los partidos, errores del rival o recuperaciones y salida fulminante tanto de Borges como de Chiuffa en primera oleada. Maik siempre juega la primer pelota en los 10 metros propios de la cancha y saca un pase recto, tenso y preciso al primer receptor que está en mitad de cancha o superandola, lo que garantiza una subida escalonada, rapida y efectiva.

El conjunto revelación y el gran ganador del torneo fue sin duda Chile, de la mano de Mateo Garralda desde el banco y con la conducción magistral de Emil 1salinasFeutchmann el conjunto trasandino desplegó un interesante nivel de juego y logró el mejor resultado de su historia en torneos continentales. En la zona superó con comodidad a Groenlandia y jugó un partido casi perfecto contra Argentina, tras llegar a estar 8 goles abajo no se apresuró, siguió trabajando el ataque posicional y desplegó un juego con variantes y una buena defensa que les permitió tener en jaque al entonces vigente campeon hasta 8 segundos del final. Vale decir que la actuación de Felipe Barrientos ese día rozó lo milagroso.
Chile mostró un juego tan efectivo como vistoso, numerosas combinaciones en ataque, combinaciones en ambas lineas y mucha inteligencia para leer las defensas rivales. Erwin Feutchmann mostró un nivel tremendo, muy fuerte en el 1vs1 y con un lanzamiento interesante. Rodrigo Salinas es el mejor americano en ese puesto, un jugador determinante, con caracter y capacidad. Salinas, compañero de P.Simonet en Benidorm, reemplazó ¡y como! a Oneto, y no sólo no se sintió la ausencia del referente si no que lo coronó como mejor pivote del torneo.
Para destacar la actitud del equipo de Garralda que aún con el empate era primero e igualmente fue por todo a intentar ganarle a Argentina. Quizás el punto flaco del conjunto rojo fue la falta de recambio, aún no tiene dos jugadores de la misma jerarquía por puesto y eso en un torneo largo pasa factura. Trajo un pivote jóven de buen tamaño y la cosa pinta muy bien para el conjunto chileno.

Groenlandia mostró lo de siempre, algunos jugadores de estirpe europeo, buen lanzamiento y excelente técnica individual. Poco recambio, pero juego sencillo y bueno. Quizás pagó los platos rotos del sistema quedándose fuera de semi finales por diferencia de goles, el -8 contra Chile fue demasiado.
Puerto Rico mostró un crecimiento importante, con Hiraldo y Nazario como grandes figuras fue uno de los preferidos de la gente.
Estados Unidos sigue sin despegar, pese al paso del español Garcia Cuesta por allí está claro que el deporte sigue sin interesar en el país del norte (mamita cuando les interese), pensemo que el “soccer” hace años que intenta despegar y asi y todo no logra despegar. Está claro que si no se propone un cambio en la captación y el desarrollo seguirán viniendo de paseo, pese a la presencia de un jugador desequilibrante como Hynes que juega en Alemania el nivel del equiop en general fue muy pobre.
Colombia mostró poco en el torno, sin embargo destacar al lateral izquierdo de 1.93 y solamente 19 años con mucha proyección. Un jugador que debería hacer 1GROlas valijas hoy mismo e ir a probar suerte en el viejo continente, talento y potencial le sobran.
Mexico trajo un equipo muy joven, aun no queda clara la progresión del conjunto verde. Viene participando hace un tiempo pero no parece haber una linea de porgreso, al menos en lo que a resultados se refiere.
Canadá bajó muchísimo su potencial de acuerdo a años anteriores, de aquel entusiasta y jóven equipo que en 2004 logró clasificar al mundial superando en el 3er  y 4to puesto nada menos que al local Chile, a este que se presentó en Bs As no hay nada. Tuvo estrepitosas derrotas y mostró un nivel bajo.

Fue un torneo espectacular, ojalá sea el primero de muchos que vendrán.

 

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation