La punta del iceberg

1pizaComo cuesta expresarse tras un final así, aún después de varias horas, de haber digerido que Croacia es bi campeón olímpico, que Argentina no tiene a Diego Simonet, aún así es muy complejo no lamentarse el cierre.
Hablar de justicia o injusticia en el deporte siempre es relativo y superficial. ¿Se le puede pedir más a este equipo? Si y no. Nos hubiera encantado una victoria, y de ahí catapultados a la ilusión de lograr avanzar y de esa forma mejorar lo hecho en Londres. Al mismo tiempo el equipo dejó todo, se vació en pos de conseguir una victoria que hubiera sido histórica.
¿El cierre? Con el diario del lunes siempre es más fácil, si salía bien todos nos golpeábamos el pecho y hasta nos poníamos la careta de Dady, recuerden «el que no arriesga no gana», y los Gladiadores arriesgaron, y salió mal. Argentina cerró con dos pivotes y sin arquero, perdió la pelota y con estas reglas insólitas eso se traduce en clara situación de gol, lo que le dio a Croacia que estaba contra la espada y la pared de repente la posibilidad de ganar.

Grandes rendimientos en el equipo nacional, jugando de igual a igual, no se si tengo que recordarles que del otro lado estaban Duvjnak, Strlek, Sliskovic, Stepanovi, etc. Pero los nuestros no sólo no fueron menos, fueron mas.

1coloresMe pregunto que es lo que hay que hacer ahora, hablo de lo extra deportivo. Porque este equipo es como una pasta de dientes, siempre tiene un poco más. ¿Sabremos capitalizarlo? ¿Que está haciendo el Handball argentino para lograr que el próximo juego olímpico sea mejor? ¿Estamos preparando la generación que le sigue a los Gladiadores? Hablo de eso, algunos me dirán que no es momento de este análisis. Yo digo que si, sencillamente porque estos chicos nos hacen irnos calientes por haber perdido con Croacia, hace 20 años perdíamos por 20 y nos sacábamos fotos. Porque recordémosle a algún desprevenido que a Croacia ya se le ganó en 2003, y luego ese proceso de entrenador y jugadores siguió sin ningún tipo de apoyo, la época donde quisimos ser «los Tigres del Handball».

Este es el momento de plantearse un crecimiento, un plan de capacitación nacional, si no es una Liga Nacional con franquicias al menos regionalizar la competencia de una forma donde los jugadores del interior jueguen exactamente la misma cantidad de partidos que en Buenos Aires y que haya la misma cantidad de jugadores. Porque tener muchos federados en la Ciudad Autónoma pero muy pocos en Chaco no sirve, o no termina de cerrar.

En esta época donde hasta la abuela se sienta a ver cualquier deporte uno ve al Basquet y de un equipo de 10, porteños hay sólo uno, en el Vóley tanto masculino como femenino, algunos más, pero en el Handball argentino Vidal, Sans y Haro son deportistas emblemas, porque han podido superar esta centralización. Y ellos nos podrían contar muchas historias, de lo que significa venirse hasta acá a entrenar sin ningún apoyo. Los deportistas del interior en nuestros equipos nacionales son la excepción y no la regla. No digo que los porteños no puedan estar, digo que tenemos que darle a todos las mismas oportunidades.

Si logramos tender un puente entre las escuelas y los clubes, si somos organizados y honestos en la capacitación de entrenadores, si nos ponemos de acuerdo en formar en los jugadores en la base en lugar de perseguir campeonatos de infantiles de los que solo queda ese pasacalles en el club seguramente en dos o tres JJOO esto de plantarle cara a las potencias será un lugar común. Porque recordemos, muchos de estos chicos han dejado todo de lado y se fueron a Europa persiguiendo justamente este sueño. Diego y Seba Simonet a Torrevieja fue un sacrificio de ellos, no hubo un proyecto detrás, no hubo alguien que dijo «estos pibes andan bien, que vayan a juntar experiencia», porque hoy todos queremos ser el Chino que juega la Champions, pero pocos vemos el camino que hizo.

Planes de altura, captación, capacitación, mejorar la competencia, los fixtures, los torneos Nacionales de clubes y de Provincias, son todas cosas que debemos tomar de modo serio, no hay que tirarle todo por la cabeza a este equipo de la Garra y los Gladiadores, ellos han demostrado que con su responsabilidad de equipo y jugadores cumplen y con creces, ahora les toca a los de afuera.
Este año tuvimos Panamericano de Clubes y de Selecciones, dos eventos soñados en cuanto a la difusión, Hace años era impensado. Vamos por más.

La metáfora del iceberg es muy conocida, se ve una piedrita, pero debajo hay un mundo. Esto es igual, hoy vemos el partido contra Croacia, ¿Qué estamos haciendo para seguir en ese nivel durante 10, 20 o 50 años?

Bruno Ferrari

No comments yet.

Join the Conversation