Arrancar por el techo

1pizaEl mundo del Handball nos viene sacudiendo con algunas modificaciones que no dejan de llamar la atención, a las modificaciones reglamentarias de las que ya hemos debatido largo y tendido se suman una serie de nuevas “medidas” a nivel nacional e internacional que nos hacen pensar seriamente sobre cual será el rumbo de nuestro deporte, si podrá finalmente erigirse como una modalidad top y acomodarse entre el básquet, el rugby y el voley en el segundo escalón tras el fútbol a nivel mundial o si seguiremos pululando por ahí, solo con difusión en países puntuales de Europa y luchando como el Quijote contra los molinos de viento.

A nivel internacional sorprendieron con el anuncio de la eliminación del pega de un año a esta parte. El uso del adhesivo es una tradición en nuestro deporte y no sólo una costumbre a la que los jugadores estamos arraigados, si no una forma clara de mejorar la calidad del juego, los lanzamientos son mejores en todo sentido (potencia y precisión) cuánto mejor se pueda adaptar el balón. Las razones no quedan demasiado claras, “se pierde mucho tiempo limpiando la cancha” y “los padres no dejan ir a los chicos a jugar porque se manchan con pega” no parecen argumentos sólidos para dejar de utilizar un producto que sin dudas permite jugar mejor, que es en definitiva lo que todos queremos, o al menos los que jugamos queremos. En otros deportes como el Rugby lejos de prohibirlo se evolucionó y se lo utiliza en forma de spry (nos han contado que en los 80 en Europa también se usaba el pega en aerosol), y en el salto con garrocha por ejemplo el adhesivo es indispensable para la toma de la pértiga.
¿Pero donde radica el problema? La IHF no dice que no se jugará mas con pega, dice que se incorporará un balón autoadherente, es decir una pelota a la que nomolten haga falta ponerle pega, que será “pegajosa” por así decirlo, Bien, uno podría pensar “genial, seguiremos disfrutando de los misiles de Hansen y las roscas de Juanín García” pero ¿y el tercer mundo? Porque está claro que Handball no es solo mundiales y Champions League, eso es sólo la cresta, la cúspide, a donde los jugadores llegan tras haber jugado en canchas y clubes bien diferentes, en general, al Lanxess Arena. ¿Todos los equipos entrenan en un gimnasio? ¿Todos a cubierto? ¿Cuanto duraría esa pelota en tu club? Y fundamentalmente ¿Cuánto va a costar cada pelota? Porque como siempre parece que este es un deporte para ricos.

El otro anuncio que no deja de sorprender es que no se permitirá que los árbitros y oficiales muestren tatuajes durante los partidos. Volviendo a la época de la prehistoria nuevamente el Handball da una muestra de intolerancia e involución impresionante. Sobre todo al meterse con las cuestiones personales de la gente, lo que hay que evaluar de un arbitro es su capacidad para dirigir un partido, no si muestra o no un tatuaje. El mundo está lleno de gente con tatuajes, cada uno hace lo que le gusta y lo que le parece con su cuerpo, eso no debería ser un impedimento para llevar adelante ninguna función.
Justamente en el deporte donde Stefan Kretszchmar nos deleitó con su magia vienen a pedir que se tapen los tatuajes, una costumbre que no es ni siquiera moderna, los pueblos originarios, los maoríes y los vikingos se tatuaban, pero se ve que ellos tenían más respeto por sus libertades que nosotros.

Y dentro de un orden de cosas bastante similar ayer se conocieron las exigencias en cuanto a uniformes para poder participar del próximo Nacional de clubes a disputarse en Comodoro Rivadavia. Resulta que claramente en una búsqueda de “profesionalizar” y también evidentemente homogeneizar colores en pos de evitar confusiones perceptivas, se dictan una serie de requerimientos como: imposibilidad de combinar equipos, por ejemplo no se puede usar camiseta marca pirulo y short mengano, todo pirulo. Todos los jugadores deben tener las medias del mismo color, y no puede haber logo en alguno si y en otro no. Si los jugadores usan remeras térmicas, mangas, o gemeleras deben tener todos las del mismo color.
Y en esto volvemos al tema del balón autoadherente, estas son exigencias que para el PSG son detalles, como la ropa la provee una multinacional sólo hay que mandar un mail y listo, pero a nivel local, ¿quién se hace cargo de todas estas exigencias? EL JUGADOR. Porque como siempre ninguno va a salir a plantarse y a decir “me pongo la remera térmica que tengo o la que me puedo comprar” que es lo que corresponde para un deporte amateur donde el jugador PAGA ABSOLUTAMENTE TODO. Seguramente para poder participar los jugadores van a tener que una vez más sacar plata de su bolsillo y hacerse cargo.
A nivel internacional las térmicas y mangas por ejemplo buscan justamente eso, diferenciarse, tener un producto atractivo que vender, y no es tan sencillo creer que una marca auspicie a todos. De hecho en Francia Karabatic juega con Mc Davids y Abalo y Guigou con Select, y juegan la Champions y la final olímpica sin problemas, ¿cuál es el sentido de esta normativa?
A veces da la sensación de que queremos ser profesionales pero en lugar de preocuparnos por capacitar a los entrenadores y los dirigentes, por poner parquet en las canchas y tener material adecuado nos pasamos a la letra chica. El Handball argentino no va a mejorar cuando los jugadores usen las medias del mismo color, va a mejorar cuando en cada ciudad tengamos una cancha de parquet desde donde se pueda televisar, donde para dirigr Liga de Honor haya que hacer 5 niveles de capacitación y no sólo estar en la puerta del club cuando la comisión no tiene a quien poner.
Es como construir una casa y empezar por el techo, si no hay cimientos lo de arriba se cae.

There are 1 comments. Add yours

  1. 24th septiembre 2016 | Hector says: Responder
    excelente nota Bruno!!!!

Join the Conversation