Que nos dejó Artaleku

Muchas veces la vorágine de lo cotidiano no nos permite analizar con claridad algunas situaciones. De la misma forma que cuando uno está nadando y saca la cabeza para respirar puede apreciar el valor del oxigeno, cosa que cuando anda por ahí ni siquiera percibe, estos Gladiadores han elevado el listón a un punto donde si uno es un distraído o relativamente nuevo en este asunto corre el riesgo de marearse.

En primer lugar decir que el TIE (Torneo Internacional de España) Domingo Bárcenas es un torneo tan tradicional como prestigioso que se realiza desde hace (xxx) y cuenta siempre con destacadas presencias de equipos de nivel además obviamente de los locales, en la cúspide de nuestro deporte desde hace décadas, crisis mediante de su Liga y todo los españoles jamás se han bajado del barco de la calidad y el buen juego.
El mero hecho de la participación de Argentina ya es motivo de satisfacción e indicador de donde está parado el conjunto nacional, jugando de tu a tu con los mejores equipos del mundo.

Hablando del juego específicamente podemos decir que el andar del equipo de Dady Gallardo fue un tanto irregular. Estuvo a tiro de la victoria y ganando por varios momentos contra Qatar, fue superado ampliamente con España y rescató un importante empate ante Polonia en un buen cierre de partido, lo que es un dato alentador.

Contra Qatar fue un partido mentiroso, ni Dady ni Valero quisieron mostrar demasiado, puesto que en la tercera fecha del mundial se cruzarán en un decisivo encuentro que podría definir la posibilidad de avanzar a octavos y también decidir el futuro rival.
Argentina arrancó impreciso, con poca movilidad en ataque pero sólido en defensa y con buenas salidas de contra. Fede Pizarro se mostró en un estado de forma impresionante, al igual que durante todo el año. Es curioso lo del zurdo de UNLu porque lo que genera al verlo jugar es “¿cómo este pibe no es figura en Asobal o está jugando la Champions?”, claro que yo desde esta cómoda reposera no soy quien para juzgarlo. No hubo tantas respuestas del arco como en otras oportunidades y Argentina terminó el segundo tiempo chocando contra Saric, que es indudablemente el factor determinante para resolver a Qatar. Si en la zona los Gladiadores no pueden resolver ante el bosnio todo será cuesta arriba, porque por fuera del ex arquero del Barcelona podríamos decir que Argentina resolvió bien las demás fases del juego ante los asiáticos. Inclusive el cuco de Rafael Capote fue bien controlado, aunque claro está esperamos que por los porotos esté un poco más intenso. La salida con dolor de Pablo Vainstein ante una embestida absolutamente desubicada del egipcio Benalí fue sin duda lo más preocupante.

Contra España el conjunto nacional mostró una cara bastante pálida, ante un comienzo arrollador de los Hispanos, Dady se vio obligado a solicitar tiempo muerto con el partido 0-6. Claramente el resultado no es relevante pero tampoco se puede dejar progresar un partido así. A partir de ese momento Argentina ajustó y se metió en partido, en defensa siempre bastante sólido, controlando a jugadores de la talla de Cañellas o Dani Sarmiento, tuvo mas inconvenientes con la segunda línea, el pivote Figueras hizo un desastre y los extremos lanzaron mucho y de buena posición. El segundo tramo de la segunda parte fue duro, España rompió el partido en base a una gran defensa y las intervenciones de Pérez de Vargas y sacó una diferencia por demás exagerada, que no es la que existe entre ambos equipos.
Lucas Moscariello volvió a destacar con una gran actuación y demostró que claramente, por si quedaban dudas, el tema de jugar afuera es determinante. El Chino Simonet aún no encontraba rodaje y se fue con una cara de fastidio tremenda. Deschamps cerró con un 2/2 interesante y Julián Souto Cueto demostró que está para grandes cosas. Sigue pareciendo que la conducción pasa exclusivamente por Seba Simonet, sin menospreciar a ninguno de los primeras líneas.

Contra Polonia llegaron los únicos puntos que Argentina sumaria en el torneo, un equipo europeo que venía de salir 4to en los JJOO y que si bien afrontaba varias ausencias siempre es un rival durísimo. Argentina mantuvo un trámite parejo, sólido en el golpe por golpe y cerró muy bien, cosa que es determinante en cualquier nivel. No se apuró y eligió la mejor opción para abrochar un empate que sirvió y mucho. Sin duda lo mejor del encuentro fue el rendimiento de Diego Simonet, que convirtió 6 goles y se llevó el MVP, pero fundamentalmente un mejor sabor de boca de cara a lo que se viene.

Concluyendo: Argentina no se fue con lesionado de gravedad, como por ejemplo lo hizo Polonia que pierde a Mariusz Juriewickz (clave), rotó y dio minutos a los “menos habituales” y consolidó minutos de juego ante potencias mundiales, clinc caja. A partir del 11 arranca el Mundial y esa será otra historia, de Artaleku nos vamos con buenas sensaciones.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano

No comments yet.

Join the Conversation